Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 7 de mayo de 2014

CANANEA 17

EL LIBRO DE CANANEA

EL SUPER MANAGER
CANANEA REYES
Capítulo 17

LOS dos primeros juegos de la serie final de 1977 entre Diablos Rojos y Tecolotes de Nuevo Laredo se celebraron en el Parque del Seguro Social y hubo una división de honores, viajando hacia la frontera para los tres siguientes juegos. Ya en los dos primeros partidos se vio que los Tecolotes iban a ser difíciles de vencer a pesar de que los Rojos entraron a la serie por la corona  con record de ocho ganados y uno perdido en los dos primeros play offs.

CANANEA CON CARMEN SALINAS E ISELA VEGA
Los Tecolotes tenían buena batería, buen poder, y un pitcheo encabezado por el derecho americano Byron McLaughin que había tenido una gran temporada en la Liga Mexicana con marca de 18 ganados y 1.84 en efectividad para ser el campeón en ponches con 221. Perdió la corona de serpentineros ante Horacio Piña del Rieleros de Aguascalientes que terminó  con 1.70. En la temporada normal los Tecos solo tuvieron record de 77-75 el peor de los cuatro  líderes que hubo en caga grupo esa temporada, pero para el final de campaña habían reforzado muy bien al equipo y venció en los dos primeros play offs al Unión Laguna en seis juegos y al Saraperos de Saltillo en seis partidos. También con este Tecos estaba Víctor García, por varios años un pitcher importante en los Diablos y que ahora, de veterano, tuvo un buen repunte en la frontera.

El juego clave fue el cuarto cuando ya los Tecolotes tenían ventaja de dos juegos a uno y con el parque La Junta  presentando un lleno impresionante, los Diablos llegaron a la novena entrada con ventaja de una carrera y con el tremendo Aurelio López en la lomita.
Recuerdo haber visto este partido en un asiento casi detrás del home, un poco hacia primera base, ya que el pequeño palco de prensa no alcanzaba para tantos cronistas que habíamos ido al evento.
En ese cierre del noveno inning un jonrón de Rich Guerra sobre la barda del jardín izquierdo empató el juego y convirtió al parque en un manicomio. El juegos se fue en entradas extras y sobre el mismo Aurelio López vino otro cuadrangular, ahora de Carlos Soto, por el mismo sitio para hacer ganador a un Tecolotes que ya tomó ventaja de tres juego a uno. Fue una de las derrotas más dolorosas para los Diablos en toda su historia y sería la despedida del gran  Aurelio del equipo rojo y de la Liga Mexicana, ya que después se iría a la conquista de las Ligas Mayores para terminar siendo un pitcher de relevo de primera en la gran carpa y ganando con los Tigres de Detroit en 1984. Se convirtió en el segundo lanzador mexicano en ganar un juego de Serie Mundial, con el primer triunfo para Fernando Valenzuela en 1981. Los Tigres ganaron en cinco juegos a los Padres de San Diego.

ANGEL VAZQUEZ CON EL POLIVOZ Y ALFREDO ORTIZ
Después de la derrota sorpresiva los Diablos perdieron el quinto juego y los Tecolotes conquistaron la final y el campeonato de 1977. Ya bastante después  del juego me encontré en la entrada del hotel donde se hospedaban los Diablos a Cananea Reyes y Angel Vázquez que obviamente se reflejaba en sus caras el haber perdido una serie donde eran grandes favoritos.

ANGEL VAZQUEZ Y PEDRO MAYORQUIN CON INVITADOS
Con su inseparable cigarrillo, Angel Vázquez me dijo: “Aurelio no nos respondió y me dijeron que se fue a las tiendas de compras en Laredo, Texas, por lo cual posiblemente estaba cansado en estos juegos a la hora del encuentro.”
Tuve bastante acercamiento con Aurelio López y era bueno para la amistad y el trago con las desveladas que van con ello. Le dije varias veces que era un hombre de hierro ya que no podía pensar que un atleta podía estar tomando en horas de la madrugada y estar listo, fresco como lechuga, para el juego el día siguiente. No creo que el haber ido de compras a Laredo, Texas, en el centro comercial haya sido la causa de su inesperado descalabro al encontrarse con los jonrones de Guerra y Soto. Un juego para el libro de oro de los Tecolotes.
En esos partidos la directiva de los Tecolotes nos acomodó en un hotel de Laredo, Texas, para que estuviéramos  cerca del Mall del Norte y hacer las compras acostumbradas del otro lado de la frontera.

Sería la última ocasión que Angel Vázquez estaría en una final ya que después de la huelga de la mayoría  de sus jugadores en 1980 decidió vender la franquicia, teniendo como compradores a Chara Mansur con sus hijos Roberto y José Antonio.  
Fue 1977 el único año de Byron McLaughlin en Liga Mexicana, un americano muy agradable, y ese mismo verano terminó en Ligas Mayores con los Marineros de Seattle con record de 0-0, donde estuvo también  en 1978 con 4-8 y 4.37,  en 1979 con 7-7, en 1980 con 3-6 y en 1983 pasó a los  Angeles de California con 2-4. Su total en las Grandes Ligas fue de 16-25 con 5.11.
-o-

JAIME FABELA
Lo últimos tres años de Cananea Reyes al frente de los Diablos Rojos en la era de Angel Vázquez no fueron  buenos  a pesar de que se esperaban mejores torneos del tim capitalino. En 1978, un año después de llegar a la final perdida ante los Tecolotes de Nuevo Laredo, quedaron en segundo lugar de su grupo aunque con record negativo y a 25 juegos y medio del primer lugar ocupado por Cafeteros de Córdoba, el gran rival de ese tiempo para el equipo escarlata. Terminaron el calendario con 70-76 pero con ventaja de cinco juegos y medio sobre el Petroleros de Poza Rica para de esa manera calificar.

HORACIO PIÑA
Rieleros de Aguascalientes, con una gran temporada de Horacio Piña con 21 ganados y cuatro perdidos, fue el equipo de mejor record en la Liga Mexicana de 1978 y precisamente  el primer play off fue contra los Diablos Rojos. La serie comenzó en Aguascalientes y terminó en esa ciudad cuando los Rieleros le ganaron el sexto partido al México en un estadio Romo Chávez todavía no renovado. El Ingeniero Raúl Medina estaba  al frente del club rielero y fue ese año en que Piña lanzó un juego perfecto contra los Diablos en Aguascalientes y el directivo lo premió con un coche nuevo de gran estímulo.

HORACIO PIÑA
Sin embargo la Liga Mexicana tenía en su reglamento un inciso en que prohibía premiar a sus jugadores de esa manera y más adelante, Raúl Medina iba  a ser suspendido un año por el carro último modelo regalado a su pitcher estrella. Piña, el mismo que ya venía después de unos años en Ligas Mayores, incluyendo el de 1973 cuando con los Atléticos de Oakland logró un anillo de Serie Mundial al vencer el equipo de la bahía al Mets de Nueva York. El castigo de un año para Raúl Medina fue  criticado por los medios informativos y la Liga Mexicana quedó mal parada a pesar de que los reglamentos se aprueban para que se cumplan.

Para ese 1978 estuvo Ramón “Chita” García como gerente de los Rieleros, el mismo que fue por varios años el principal buscador de los Diablos Rojos y que se enfrentó a un Corito Varona del Tigres al tú por tú como los  mejores buscadores que había en la pelota mexicana.

MOI CAMACHO
Después que Rieleros eliminó al Diablos superó a los Cafeteros de Córdoba en cinco juegos y luego pasó sobre Unión Laguna en la final, ganando el primer y único campeonato que tienen hasta el momento en la Liga Mexicana.
Jaime Fabela, el llamado “gigante de Cuencame”  por el gran narrador Quieto Siller de Aguascalientes, fue el manager de los campeones Rieleros y lo recordamos cuando comenzó su carrera como prospecto de los Diablos Rojos. Fabela solo entrenó con los Diablos y fue unos años después cuando se convirtió en un jugador especial al empujar más de 100 carreras ya con los Charros de Jalisco.
Para Unión Laguna fue otro acercamiento a un campeonato, algo que no han logrado desde 1950, y en 1978 estuvo Moi Camacho como manager.
Fue entonces 1978 el gran año de Aguascalientes y el último play off para Cananea en sus años con los Diablos de Angel Vázquez.
-o-

RENE CHAVEZ
En 1979 los Rojos no calificaron para los play offs y fueron superados por Plataneros de Tabasco en la pelea por el segundo lugar del grupo. Fue una temporada marcada por un feo incidente en el parque de León cuando el pitcher estrella de los Diablos, René Chávez, se molestó con los engaños que le había cantado el ampáyer Concepción Rodriguez para agredirlo, con uno de los spikes llegando a la altura del pecho del hombre de azul.
El incidente se volvió todavía más feo cuando en el programa matinal de Guillermo Ochoa, que tenía una gran audiencia, el mismo Chávez acusó al ampáyer de estar contra él porque le ganó una novia un tiempo atrás. Angel Vázquez trató de que la suspensión fuera de menos de un año para Chávez y un grupo de jugadores de los Diablos fue a una junta de la Liga Mexicana en Monterrey cuando se celebraba la fiesta del Salón de la Fama para pedir clemencia. La presidencia de la Liga Mexicana y demás directivos no encontraron fundamentos para el perdón cuando ya por esos días se habían difundido profusamente las fotos del tremendo ataque de Chávez  sobre el ampáyer. Indudablemente la pérdida de René Chávez fue el factor principal para que Diablos no calificara.
-o-
RICH HINTON Y MARCELO JUAREZ

PARA Cananea Reyes el año de 1980 fue de otro gran éxito  en su carrera y de un mal momento del que luego lo llamó como el peor en sus años en el Beisbol. Lo bueno vino en la campaña invernal de 1979-80 en que logró su tercer campeonato con los Naranjeros de Hermosillo en la Liga del Pacífico y nuevamente fue  a República Dominicana con el equipo sonorense, al mismo lugar en donde cuatro años más había conquistado la Serie del Caribe para México.

ESPINO Y CELERINO
Esta vez las cosas no caminaron igual a pesar de que Naranjeros llevaba aparentemente  un buen equipo con Sergio Robles de catcher, Héctor Espino en primera base, Bump Wills en segunda Germán Barranca en el short y Mark Neahring en tercera estando en los jardines Altar Green, Ray Torres y Gary Gray. Como pitchers de aquello Naranjeros estuvieron Vicente Romo, Babo Castillo, Randy Nieman, Maximino León, Aurelio López, Rich Hinton y el relevista Ray Murillo.
VICENTE ROMO

Hermosillo ganó el segundo juego sobre Bayamón por  5-1 con 
pitcheo de Babo Castillo, el mismo lanzador que le iba a enseñar a Fernando Valenzuela tirar el pitcheo del tirabuzón. La última victoria fue en el juego de despedida con Vicente Romo en la lomita. Tigres de Licey con Del Crandall de manager fue el campeón y marchaba invicto antes de perder sus dos últimos partidos.
Esta vez el torneo se llevó a cabo exclusivamente en el estadio Quisqueya de la capital Santo Domingo y no hay que olvidar que Crandall fue cátcher titular de aquellos Bravos de Milwaukee que manejados por Fred Haney ganaron los campeonatos de la Liga Nacional en 1957 y 1958.
DEL CRANDALL

Recuerdo que los aficionados  dominicanos quedaron molestos con Del Crandall por no haber terminado la serie en forma invicta ya que al ir con record de 4-0 ya habían  ganado el título. Esta vez los Tigres de Licey no tuvieron un real enemigo. Dave Stewart, luego estrella en Ligas Mayores sobre todo  con los Atléticos de Oakland, abrió uno de los juegos por Naranjeros y fue apaleado por Licey. 

CANANEA ESPOSA LOLITA E HIJAS
También iban el zurdo Mercedes Esquer y Frank Quintero.
Cananea Reyes hizo el viaje a Dominicana acompañado de su esposa Lolita y sus relaciones con los Naranjeros de Hermosillo eran my buenas por ese tiempo.
-o-

CANANEA, CARMEN SALINAS Y MAURO RUIZ
ALEJO PERALTA
Ya en la Liga Mexicana de 1980 vino la despedida de Angel Vázquez como gran jefe de los Diablos Rojos, durando ocho años su mandato escarlata. Fue esa temporada en que algunos jugadores llegaron a querer formar un sindicato de peloteros en la Liga Mexicana y las cosas explotaron antes de un juego entre Tigres y Diablos Rojos ante mucha gente en el Parque del Seguro Social. Unas horas ante el gerente Chito Garcia del Tigres había dado de baja al receptor Vicente Peralta  que pertenecía a la nueva unión, misma que estaba dirigiendo Abulón Hernández con ayuda de dos abogados. Vicente Peralta era un cátcher solo regular pero fue la gota que derramó el vaso ya que la mayoría de los jugadores de los Diablos Rojos se negaron a jugar por ese despido injusto.

ABULON HERNANDEZ
Alejo Peralta llegó temprano al Parque el Seguro aquella tarde y se reunió con sus jugadores del Tigres en el vestidor, logrando convencer a todos para que jugaran el partido de esa noche Sin embargo Angel Vázquez no tuvo la  misma suerte al juntarse con sus Diablos y la mayoría manifestó que no iban a jugar.
Pasaron los minutos y no hubo nada que pudiera arreglar la situación, ganando Tigres por forfeit. Los felinos tomaron el terreno de juego y esperaron al primer bateador del Diablos que nunca llegó. Estaba en la caseta de los Diablos donde solo había cuatro o cinco jugadores que lucían  dispuestos a jugar y vi la tristeza total de Cananea, recargado en la baranda en la esquina de la caseta ver el procedimiento del forfeit.
El Beisbol se convirtió en nota de información  general y Abulón Hernández le dijo a Jorge de la Serna de la Televisión del Ajusco las razones por las que no jugaban.
Hubo entonces una asamblea extraordinaria de la Liga Mexicana y varios jugadores de otros equipos se habían adherido a la huelga de los Diablos Rojos. De los 20 equipos solamente siete de ellos se dijeron completos para seguir la campaña con lo que se llamó la  liguilla en que los Saraperos de Saltillo ganaron su primer campeonato.
Diablos Rojos se retiró de la competencia y los aficionados abandonaron el Parque del Seguro por el resto  del año. La gente del Futbol, que siempre habían odiado al  Beisbol, se dieron banquete poniendo por los suelos a nuestro querido rey de los deportes en las páginas deportivas dirigidas por gente del balompié.
-o-

RENE CHAVEZ
La temporada de 1980 había  comenzado con grandes éxitos para los Diablos ya que antes   blanquearon a los Indios de Cleveland que nos visitaron. René Chávez fue el autor de la blanqueada y fue elegido el deportista del mes por una compañía fabricante de pantalones de mezclilla. Estaba siendo el super año para Chávez con record de 15-3 y 1.38 en carreras limpias y en lugar de Pat Bourque tenían al primera base Ed Kurpiel que no fue ni la sombra del anterior estrella, Mr. Play  Off. Jesús Sommers fue el mejor bateador y Angel Vázquez logró una gran contratación con Eleno Cuen que llevaba 10 victorias,  mientras Luis Meré seguía siendo un brazo estelar. Todavía a media campaña hubo la gran fiesta del Circuito de Cronistas en el  fastuoso hotel  María Isabel con grandes atracciones al venir el show en una noche feliz que contrastaría   con la de soledad y la lucha amarga que estaba a punto  comenzar.
Llegaba a su final una era, la del Diablos Rojos con Angel Vázquez y con sus muchos de sus jugadores estelares de muchos años.    

Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada