Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 2 de junio de 2014

DIA A DIA
LOS 56 JUEGOS SEGUIDOS DE
JOE DIMAGGIO DANDO DE HIT

TRES DE JUNIO DE 1941

LOU GEHRIG
Al llegar en tren a la ciudad de Detroit el tres de junio de 1941 los Yanquis se enteran que su compañero de varios años y gran estrella del Beisbol, Lou Gehrig, ha fallecido en la ciudad de Nueva York. En el Hotel Book Cadillac de Detroit los jugadores y su manager Joe McCarthy que tanto lo admiraba y quería, parecen no poder creerlo y al reaccionar cada uno de ellos pide en la oficina del hotel envían un telegrama de pésame a su esposa Eleanor y a su padres.


En pocos minutos deciden que Joe McCarthy y el cátcher Bill Dickey, el gran amigo de Lou Gehrig y al que llamaba su hermano, van a dejar el club unos días para ir al funeral  del gran bateador.
JOE DIMAGGIO

EL CABALLO DE HIERRO
El manager hace su reservación para el regreso a Nueva York y Dickey lo haría al terminar el juego de ese día en Detroit. El show tiene que seguir y el vestidor del Yanquis es tan silencioso como un cementerio, ganando esa tarde los Tigres 4-2 con Dizzy Trout (3-1) siendo el pitcher ganador y Steve Peek (2-1) el derrotado.
Joe DiMaggio logra un hit en cuatro veces y llega a 20 juegos seguidos dando de imparable, con un porcentaje de .330. Su único hit lo conecta en la cuarta entrada y es un jonrón, su octavo de la campaña y dedicado a la memoria de Lou Gehrig  con el que jugó  cuatro años.

Los Tigres anotan sus cuatro carreras en la primera entrada con hit empujador de Bruce Campbell, sencillo de Pinky Higgins que produce dos y doblete del catcher Birdie Tebbets que empuja la cuarta.
Yanquis anota su segunda carrera en la séptima con base por bolas a John Sturm, doblete de Red Rolfe y elevado de sacrifico de George Selkirk.  El juego duró solamente una hora con 35 minutos y muchos pensaron en Nueva York que ese juego en Detroit debió haberse suspendido por el fallecimiento de Lou Gehrig el dos de junio.

En Nueva York cientos de personas acuden a una iglesia presbiteriana que estaba a dos cuadras de la casa donde vivía para ver a Gehrig por última ocasión. Gehrig comenzó la temporada de 1939 con Yanquis pero el primero de mayo le dijo al manager McCarthy que mejor lo sentara porque no estaba ayudando al equipo, terminando su racha de 2130 juegos en forma consecutiva en un record que se pensaba iba a durar para siempre. Desde entonces fue atacado por una  parálisis que en dos años lo llevaría al final del camino.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada