Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

sábado, 28 de junio de 2014

DIA A DIA

LOS 56 JUEGOS SEGUIDOS DE
JOE DIMAGGIO DANDO DE HIT

JUNIO 29 DE 1941

EN un domingo muy caluroso en Washington todo el mundo quería entrar al estadio Griffith ya que en el doble juego contra Yanquis podría tener la oportunidad Joe DiMaggio de imponer la marca de 42 juegos seguidos impuesta por George Sisler de los Cafés de San Luis. El boletaje se agotó y hubo más de 31,000 aficionados en un estadio que tenía como aforo 30,000, por lo que varios aficionados estuvieron parados viendo los dos juegos.


JOE DIMAGGIO
El manager Bucky Harris de los Senadores tuvo listos para este doble encuentro a sus dos mejores pitchers, el nudillero Dutch Leonard en el primero y a Sid Hudson en el segundo partido. Todos los pitchers que lanzaban contra Yanquis deseaban ser recordados como el que frenó la marca de DiMaggio.
En el primer juego el nudillero Dutch Leonard estuvo a punto de lograrlo  ya que dominó  al Clipper en los dos primeros tunos, un elevado al central y luego en elevado de faul a la tercera. El juego iba 0-0 hasta la quinta en que Yanquis anotó tres veces con sencillo de Joe Gordon, doble de Phil Rizzuto, otro doblete del pitcher Red Ruffing que fue el ganador y produjo las primeras dos anotaciones. Luego Ruffing anotó en elevado productor de Red Rolfe.
En su tercera vez al bat en la sexta la expectación era tremenda y la cuenta se fue a una bola y un strike. Leonard trató de sorprender a DiMgagio con una recta pero el gran bateador le dio en la nariz a la pelota que se fue rodando hasta la barda de los 422 pies ara un doblete que provocó el alarido de los aficionados que deseaban ser parte de la historia. Con ese batazo llegó  JD a 41 juegos seguidos dando de hit para empatar el record de Sisler. Después anotó en dos pasboles en pitcheos de nudillos.
Yanquis terminó ganando el juego 9-4, dando de jonrón Tommy Henrich para que Nueva York llegara a 24 juegos seguidos dado de vuelta entera. Ruffing puso su record en 8-3 y Leonard en 6-9. Alejandro Carrasquel lanzó los tres últimos innings por Senadores y el venezolano aceptó el cuadrangular de Henrich.
En el intermedio de los juegos todo el mundo quería estar cerca del vestidor del Yanquis para ver de cerca a DiMaggio, quien tuvo que eludir a bastantes personas para entrar al camerino, darse una ducha y ponerse un nuevo uniforme en este día de gran calor.
Cuando iba a comenzar el segundo juego DiMaggio se dio cuenta que había  desaparecido su bat y seguramente un aficionado logró colarse a la caseta y llevárselo el bat. El bat no apareció por ningún lado y DiMaggio escogió uno del mismo peso y longitud.
Si el primer juego fue desesperante hasta que llegó el doble de DiMaggio, en el segundo fue aun peor ya que en la séptima entrada no había conectado de hit, iba de 3-0,  y posiblemente podría ser su última vez al bat. Ya había empatado la marca de Sisler pero ahora quería romperla. Antes de ir a batear en su cuarto turno su compañero Tommy Henrich lo convenció que usara su bat que era igual al que le habían  robado, ya que el mismo DiMaggio se lo había regalado. Y DiMaggio fue a batear con el bat de Henrich en su cuarto turno de la tarde.


El abridor Sid Hudson había sido relevado por derecho  Red Anderson, quien comenzó con un lanzamiento pegado para bola uno. Su siguiente pitcheo trató de encontrar la zona de strike pero DiMaggio lo bateó con fuerza, una línea de hit al jardín izquierdo con los aficionados de pie y gritando al ver que había logrado imponer la nueva marca.
¡42 juegos seguidods dando de hit!.

DUTCH LEONARD

Al llegar a primera base lo felicitó el coach Earl Combs y hasta el ampayer Bill McGowan le dio la mano. Cuando regresó a la caseta al terminar su actuación de corredor sus compañeros le dieron una gran recepción.
Antes había empujado una carrera con elevado, dio línea al short y elevado al central para que llegara el hit en la séptima entrada, el inning de la suerte. Todavá  tuvo un turno en el noveno y dio rola al short. Al batea de 5-1 su average estaba en .349.
Charlie Keller dio su jonrón 16 del año y Joe Gordon su número 12 al ganar Yanquis 7-5. Charlie Stanceu fue el pitcher ganador del juego histórico para poner su record en 3-1 y perdió el relevista Anderson (1-3).



Al terminar el doble juego los Yanquis estaban solos en primer lugar con ventaja de juego y medio sobre los Indios de Cleveland y con cinco  sobre Boston. En unas horas, sin embargo, llegaría una mala noticia para DiMaggio y para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada