Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 11 de junio de 2014

EL LIBRO DE CANANEA

EL SUPER MANAGER
CANANEA REYES

CAPITULO 21

SALVADOR COLORADO
LOS Diablos Rojos abrieron la serie del primer play off de  1985 contra los Cafeteros de Córdoba en el parque del Seguro Social y  los aficionados quedamos atónitos cuando el equipo visitante  con Salvador Colorado ganan el primer partido 5-3 con un equipo cafetero que ahora tenía como manager a Afredo Ortiz, por varios años un gran lanzador con el equipo capitalino. Después de todo Salvador Colorado fue uno de los grandes pitchers mexicanos que había en nuestros circuitos.
MAXIMINO LEON
Sin embargo los Diablos se recuperan pronto para ganar 10-7 el segundo  para emparejar  la serie y tomar la proa hacia Córdoba, la ciudad de los 30 caballeros y donde odiaban tanto a los Diablos en la década de los setenta.
El tercer juego es un duelo de pitcheo y el México gana 3-1 con gran pitcheo de Maximino León quien solamente acepta tres imparables en uno de sus mejores juegos de la campaña. Cafeteros vuelve a sorprender al ganar el cuarto juego 3-2 para empatar la serie a dos triunfos por bando, contando con muy ben relevo de Héctor Serafín que termina venciendo  a Vicente Palacios, el pitcher de la gran velocidad que fue muy bueno tanto de abridor como de relevista.

NELSON BARRERA

Los Diablos reaccionan en el quinto juego y ante record de entrada en el Beisborama de Córdoba ganan por 8-2 con brillante serpentina de Ricardo Solís que está en su año y dos jonrones de Nelson Barrera.
La serie regresa al Parque del Seguro y los Rojos finiquitan  al Cafeteros al vencerlo 7-2 con muy buen relevo de Antonio Pulido y con el americano Greg Walker empujando las dos primeras carreras.
Los Diablos lograron ganar la serie  en seis juegos.
-o-


CHITO RIOS
Vino entonces la que fue llamada la “super serie” entre los Diablos y los Tigres, los grandes rivales de la capital. En el primer juego y ante una gran entrada los Tigres iban ganando 7-1 en la séptima entrada  con Chito Ríos lanzando un gran partido así que parecía que el triunfo felino estaba prácticamente  asegurado. Pero los Rojos reaccionaron  en la entrada de la suerte, la séptima, y apalean con fuerza a Chito Ríos. con cinco carreras contra Ríos y los 
CANANEA REYES

Diablos ya están 6-7 a una sola carrera  del Tigres.
En la novena entrada la ventaja seguía  para los felinos 7-6 cuando en la novena entrada y con un corredor en base, el zurdo americano Larry Ray conecta un cuadrangular por todo el jardín central para dar la voltereta al encuentro. Era el segundo cuadrangular de Larry Ray en el partido y se lo conecta al derecho americano Lee Marcheskie que estaba tratando de salvar el encuentro.
En este primer partido Manuel Salinas batea de 5-5 por los Diablos y Greg  Walker comenzó la rebelión de la novena entrada recibiendo base por bolas.
 A través  de sus años los Diablos han sido famosos por venir de atrás y ganar juegos increíbles en las últimas entradas y está es una nueva muestra de ello. Un juego que ganaba el gran Chito Ríos 7-1 en la séptima entrada lograron alcanzar y vencer al gran enemigo felino. Fue uno de esos jonrones de “irse caminando” en el cierre de la novena entrada y la porra roja encabezada por Chabelita Rodríguez enloquece.
Con la firma de aquellos Rojos de su fundador, Ernesto Carmona.
-o-


LUIS FERNANDO MENDEZ
El segundo juego es tan electrizante como el primero pero esta vez le tocó al Tigres venir de atrás y con tres  carreras en la novena entrada lograron ganar para empatar  la serie.
El tercero es un juegazo de 13 entradas y no hay duda que esta era la super serie, ni más ni menos. En la novena entrada los Tigres vuelven a lograr un ataque de cuatro carreras para empatar y mandar el juego a  extra innings, pero Cananea frena la jauría felina enviando al relevo a Luis  Fernando Méndez que hace un gran relevo y Nelson Barrera empuja con rola la carrera de la victoria en el inning 13. El juego se celebró en un domingo lleno de sol y pletórico en grandes emociones.
En la caseta de los Diablos me dice Cananea Reyes que es uno de los juegos más emotivos que ha tenido en su carrera de manager: “Estábamos obligados a ganar después de lo que nos hicieron los Tigres un día antes.”
Los Rojos toman ventaja de dos juegos a uno en la super serie.
-o-
Los Diablos Rojos ganaron el cuarto juego del segundo play off de 1985 sobre los Tigres por 8-4, siendo Vicente Palacios el ganador y Chito Ríos el perdedor, quien recibió una andanada de 14 hits. El norteamericano Larry Ray conectó jonrón de tres carreras mientras Nelson Barrera se la voló po todo el jardín central. Con esta victoria los Rojos de Cananea Reyes tomaron ventaja de tres juegos a uno sobre los Tigres.
Y en el quinto partido los Diablos le dieron  el jaque mate a los felinos al vencerlos 12-6 lanzando el joven Martín Hernández y con relevo de Maximino León. Dos jonrones de Nelson Barrera y uno de Greg Walker fueron los batazos más espectaculares y de esa manera los Rojos aseguraron su pase  a la serie final que sería contra los Tecolotes de Nuevo Laredo.

Los Tecolotes habían barrido al Monclova en la primera serie para enfrentarse al Rieleros de Aguascalientes que barrió también al Alijadores de Tampico. En  el segundo play off por la corona del norte, Nuevo Laredo derrotó a Rieleros cuatro juegos a dos.
-o-
La serie final arranca en Nuevo Laredo y los Diablos ganan el primero 3-1 con gran pitcheo de Francisco Franco (¿?), otra genialidad de Cananea Reyes, con relevo de Luis Fernando Méndez. Pierde Chuy Moreno que era el pitcher estrella de los Tecos.

DANIEL FERNANDEZ

Daniel Fernández arranca con un jonrón sobre la barda del jardín derecho y Lorenzo Bundy sella a la victoria con un cuadrangular en la novena entrada. Un lleno hasta el tope en el Parque La Junta de ve este primer juego.
De una manera Cananea y los Diablos iban por la venganza contra Nuevo Laredo ya que ese equipo los había vencido en la final de la campaña de 1977 cuando Jorge Fitch era el manager y con aquellos jonrones sensacionales de Guerra y Soto contra el gran Aurelio López, que por este 1985 estaba luciendo en Ligas Mayores.
Ya en 1985 eran los Tecolotes de los dos Laredos ya que jugaban uno de los juegos de cada serie en la temporada en Laredo, Texas, en el simpático parquecito Martin Field con pocas butacas y varios palcos que entorpecían la vista de los aficionados, pero no dejaba de ser un escenario muy bien cuidado como acostumbran los americanos. Es algo que padecemos mucho en nuestro México, el mantenimiento de los inmuebles y de otras cosas.



El parquecito americano le dio suerte a los Tecolotes que manejaba Jorge Calvo ese año ya que le dieron una paliza de 12-4 al equipo capitalino, regresando la serie al Parque del Seguro empatada a un triunfo por bando.
Ya jugando en su casa los Diablos ganaron el tercero por 5-4 con pitcheo de Vicente Palacios y dos jonrones del tremendo Lorenzo Bundy. Parecía que el encuentro se iba a suspender ya que cayó un diluvio antes de la hora del partido pero después de una buena espera se cantó el pleybol. Hubo un entradón a pesar de la lluvia y recuerdo que nunca recuerdo haber dejado estacionado el carro tan lejos como esa noche.
El cuarto partido es otro triunfo para el México por 9-4 con serpentina de Maximino León y un cuadrangular de dos carreras del americano Greg Walker.


El quinto  último provocó un gran lleno en el Parque del Seguro Social y los Rojos ganaron 9-2 con serpentina de Luis Fernando Méndez. Los Tecolotes ganaban 2-1 pero en la tercera entrada los Diablos lograron fabricar un rally de cinco para tomar una ventaja que ya no perdieron.
Después que Daniel Fernández  se robó la segunda base en ese gran inning, Armando Sánchez dio hit al jardín izquierdo en que Daniel logró anotar de acuerdo al ampáyer de home, pero el manager Jorge Calvo de los Tecos puso una gran protesta ya que fue una jugada muy apretada. Al rato Greg Walker corona el gran rally escarlata con un cuadrangular de tres carreras.

NELSON BARRERA
En la cuarta entrada Nelson Barrera conectó su sexto jonrón en tres play offs por lo que hasta ese momento fueron los mejores play offs al gran bateador campechano que había comenzado lentamente su carrera pero que al paso de los años se convirtió en un gran jonronero. Ya con la franela de los Guerreros de Oaxaca logró superar a fin de cuentas la marca de cuadrangulares de Héctor Espino que era de 453 para quedar con 455.
La celebración es grande y lo que en abril lucía como una pesadilla al desertar Cananea Reyes del equipo es ahora un gran triunfo para el Super Manager. Es el octavo campeonato en la historia de los Diablos, siendo el primero aquel de 1956 con el inolvidable Lázaro Salazar al frente.


Para Cananea Reyes es el primer campeonato bajo las órdenes de Roberto Mansur y su tercero al frente de los Diablos Rojos ya que había ganado dos en su primera etapa. Y como decía Raúl Velasco todos aquellos domingos, “aún hay más”.
-o-
Desgraciadamente a los pocos días de esta gran celebración en el Parque del Seguro tuvimos el terrible terremoto de 1985 que dejó a tantas familias de luto al haber muchos muertos en la gran sacudida. Por esos días el terreno de juego del gran estadio de Beisbol fue utilizado para colocar  a muchos de los que habían fallecido, sobre todo en la colonia de los Doctores al caerse una buena cantidad de  edificios y se esperaban a que llegara un  familiar a identificarlos.


En la era que podemos llamar moderna fue el peor día en la historia de la ciudad de México.  Hubo varias familias que sobrevivieron al cataclismo y se fueron a vivir a a otra de las ciudades de nuestro México. Un 19 de septiembre para nunca olvidar y cuando la mayoría de los estudiantes iban camino a sus clases.
El Parque del Seguro fue revisado minuciosamente por las autoridades y todavía fue escenario para los Diablos Rojos y los Tigres hasta la temporada del año 2000. Había aguantado la fuerte sacudida de 1957, cuando se cayó el Angel, y la de 1985 que fue más fuerte. Descansen en paz los que fallecieron en ese trágico 19 de septiembre.

Esa noche había dormido en un apartamento que luego he usado como mi oficina en la calle de Edison, en la Colonia Tabacalera, muy cerca de Insurgentes Centro y a espaldas del monumento a la Revolución.  Me despertó el movimiento y escuché como un edificio se caía. Cuando pude salir a la calle finalmente me enteré que se había caído el Hotel Principado que estaba a la vuelta de mi apartamento, un edificio de ocho pisos en que nadie pudo salir con vida desgraciadamente.
Por esos días había venido una Selección Cubana a jugar unos partidos en el parque de la Colonia Petrolera durante los años que el ingeniero Antonio Murrieta promovió el Beisbol Amateur a través de campeonatos nacionales, donde jugó por cierto Vinicio Castilla con la selección de Oaxaca, y juegos internacionales. Esa Selección Cubana, que fue vencida por el pitcher Héctor de la Garza en uno de los juegos, se iba a hospedar en el Hotel Principado  ya citado  pero en el último momento el encargado de apartar los cuartos se cambió al Hoitel Prim que estaba enfrente porque ofrecieron un mejor precio. Gracias a ello los cubanos se salvaron de morir ya que el Hotel Principado  se desplomó totalmente y al Prim no le pasó nada. Así es la vida.

Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario