Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 25 de junio de 2014


EL LIBRO DE CANANEA

EL SUPER MANAGER

CANANEA REYES

CAPITULO 22

En la temporada de 1986 la era de la nueva pelota vida Comando llegó a su nivel más alto y los Angeles Negros de Puebla lograron  implantar una marca ofensiva por equipos de .347, el mejor porcentaje en más de 100 años de todas las Ligas Menores. En 1985 los Angeles no habían calificado para los play offs, terminando en quinto lugar de la zona sur, por lo que su propietaio, Jaime Pérez Avellá,  los llamó los Angeles Negros por estar de luto debido a lo  sucedido un año antes.
PELOTA COMANDO


Los Diablos Rojos habían ganado el campeonato en 1985 pero en 1986 solamente lograron terminar en cuarto  lugar para calificar a los play offs, pero a 19 juegos y medio del lider Angeles que fue elsuper líder con record de 88-41, teniendo ventaja de 10 juegos sobre los Tigres, de 17 sobre Piratas de Campeche y los Diablos en cuarto puesto con buena ventaja sobre el quinto ocupado por Leones de Yucatán que quedaron a 27 juegos del primer escalón. Después quedaron Córdoba,  Tabasco y Aguila de Veracruz.
En la zona norte los Acereros de Monclova dieron la sorpresa con cinco juegos sobre Monterrey quedando  Aguascalientes a seis y medio y los Tecolotes de Nuevo Laredo  a siete y medio. Después arribaron San Luis Potosí, Torreón, León y Satillo.
Este fue el año en que  Jack Pierce de los Bravos de León dio 54 jonrones para imponer nueva marca de voladas de barda en un año, misma que todavía persiste, y desbaratando la de los 46 jonrones por el gran Héctor Espino  con Sultanes de Monterrey en 1964.
Pierce logró vencer a Nick Castañeda de los Tuneros de San Luis Potosí y  Willie Aikens de los Angeles Negros, aunque Aikens ganó la corona de bateo con un tremendo porcentaje de .454 que es la cifra más alta aparte de los .470 de Guacho Nieto en una campaña corta de 1938.

También en esta temporada el increíble Willie Mays Aikens impulso la cifra record de carreras empujada con 154. Aikens había sido buen jugador   de Ligas Mayores, sobre todo con los Reales de Kansas City y se lució  en la Serie Mundial de 1980 al conectar dos jonrones en dos juegos diferentes de este clásico. Sin embargo luego tuvo problemas con las drogas y fue suspendido por las Grandes Ligas.
Hizo un retorno exitoso en la Liga Mexicana pero cuando iba a ser contratado nuevamente para las Ligas Mayores  tuvo muy mala Serie del Caribe con Venados de Mazatlán y se olvidaron de él. Tras otros años en la Liga Mexicana se supo que Aikens había sido encarcelado en Estados Unidos por traficar con drogas y afortunadamente hace poco tiempo que lo dejaron libre y estaba como instructor de bateo en alguna organización
JAIME PEREZ AVELLA
También los Diablos Rojos se dieron gusto bateando a la pelota Comando en aquel 1986 y tanto Lorenzo Bundy como Nelson Barrera tuvieron grandes años con promedios de .364  y de .350. El problema de los Rojos y de Cananea Reyes estuvo  en el pitcheo y el mejor ganador  lo fue Salomé Barojas con 11, siguiendo Maximino León  con 10 triunfos. Nelson dio 37 jonrones por 40 de Bundy, formando una pareja atómica con los Diablos.


Los Diablos se enfrentaron a los Angeles Negros de Puebla que habían logrado parar un trabuco y aunque  le dieron buena pelea en el primer play off perdieron en seis juegos. Los Angeles terminaron ganando el campeonato al imponerse a los Sultanes de Monterrey en la serie  final por el campeonato. Fue el año que Babo Castillo, aquel pitcher derecho del Dodgers de Los Angeles que le enseñó a Fernando Valenzuela a tirar el tirabuzón estuvo con Monterrey.
RUDY SANDOVAL

Rudy Sandoval, un buen catcher de la pelota mexicana, fue el manager del Puebla y Miguel Sotelo de los Sultanes de Monterrey.
Fue un alto en el camino para los Diablos Rojos que  en 1987 iban a vivir otro capítulo de la pelota viva Comando, posiblemente la bola más viva que se había fabricado para el Beisbol  y que vendía la prestigiada  casa “Fama del Tigre” o “Tigre Deportes” de los hermanos Vela Vélez, con don Miguel en la ciudad de México. Muchos han llegado a pensar, sin embargo, que la pelota japonesa “Mizuno” llegó a ser en su tiempo la más viva en la historia del rey de los deportes y con ella se jugaba en la vieja Liga Arizona-México en donde se conectaban tantos jonrones. 

Actualmente la pelota Rawlings que fabrican para las Ligas Mayores ha superado en viveza a la Mizuno y a la Comando, estableciéndose toda clase de records de jonnrones.
Eran tres hermanos Vela Vélez, todos españoles nacionalizados mexicanos, los que tuvieron las compañías El Tigres y La Fama del Tigre. Por varios años don Miguel Vela Vélez y su parientw, don Jesús Collantes, patrocinaron al equipo Fama del Tigre que jugó en la Liga Metropolitana que cada invierno se llevaba a cabo al desparecer la Liga Invernal Veracruzana. Siempre tuvieron al famoso Basilio “Brujo” Rosell como manager y en una temporada que se celebró en el diamante del Plan Sexenal la Fma del Tigre de la pelota Comando ganaron el campeonato, Fue un gran triunfo para don Miguel Vela Vélez y Jesús Collantes así como para el Brujo.

BRUJO ROSELL

Don Miguel fue un empresario muy destacado en todo México y llegó a ser presidente de la Cámara de Comercio. En un tiempo puso la tienda El Tigre en el centro histórico como la mejor que había en la capital pero con el timepo Deportes Martí se convirtió en la casa de deportes más formidable en la historia de México al comprar el negocio don Alfredo Harp Helú, teniendo sucursales en muchas partes de la capital y en tiendas puestas con mucho estilo, con mucha categoría.
-o-

CANANEA REYES 

Naturalmente la pelota Comando incómodo a algunos más además de los pitchers que sufrieron como nunca al ver como los lanzamientos que tiraban terminaban detrás de la bardas.
Y al haber tanto batazo, tantas carreras, los juegos comenzaron a durar mucho más de los que nos tenían acostumbrados. Incluso en el diario donde trabajaba y de acuerdo con la señora que tenía un restaurante en las afueras del Parque del Seguro, ofrecimos una cena gratis al ampáyer que pudiera terminar los juegos en menos de tres horas.


¿Quién nos iba a decir que años después  inventarían el sistema de muchos relevistas en un juego para que duren por lo memos tres horas si hay suerte y muchos llegan a la cuatro horas?.
La pelota Comando con su viveza confundía algo a los buscadores que venían de las Ligas Mayores ya que muchos bateadores se convirtieron en grandes jonroneros como el caso del joven “Borrego” Sandoval  quien con su gran fildeo se convertía  en un gran prospecto apara las Grandes Ligas.

BORREGO Y ALFREDO HARP

Al paso de los años iban a tener en Ligas Mayores una pelota aun más viva que la Comando  y fueron los años en que se juntó esa viveza a los esteroides que tomaron tantos jugadores y rompieron en la Liga Nacional la marca de Roger Maris y sus 61 cuadrangulares en un año. Pero tanto Mark McGwire y Sammy Sosa así como Barry Bonds que terminó un año dando hasta 73 batazos de vuelta entera, pero todos ellos olvidados por los votantes del templo de inmortales por el problema de las sustancias que luego fueron prohibidas.
Por muchos años la Liga Mexicana jugó con una pelota que no volaba mucho, tanto la Rabbitt de Pinedo Deportes como la Spalding que entró al llega nuestra liga al Beisbol Organizado.
Y de la noche a la mañana cambiaron a la pelota Comando que era un misil y en realidad el que puso la idea tuvo razón ya que al público le encanta sobre todo los cuadrangulares. Y en las Grandes Ligas siguen con una pelota super viva.
En la Liga Mexicana actual se usa la misma marca Rawlings de Grandes Ligas pero no la de mayor viveza. Aun así ahora se ven jonrones hasta en Villahermosa en donde casi no gozaban de los cuadrangulares.

HECTOR ESPINO
Es obvio que la pelota Comando ayudó a los grandes bateadores a poner las nuevas marcas y de no haber llegado es seguro que los dos records sagrados del formidable Héctor Espino seguirían en el libro de la Liga Mexicana, el de los 46 jonrones en una temporada y el de los 453 cuadrangulares en su carrera.

JACK PIERCE

Los que cambiaron mucho al Beisbol fueron los managers que inventaron el sistema de utilizar a muchos relevistas en un juego y en nuestro Beisbol no es raro que un equipo llegue a utilizar hasta ocho pitchers. Este sistema no fue nada benéfico para el Beisbol ya que los juegos comenzaron a alargarse demasiado. Desde hace mucho he tratado de convencer que los pitchers que vienen del bull pen no se les permita a hacer los lanzamientos al llegar al montículo ya que, por una cosa, ya vienen listos para la acción. Y en ningún otro deporte se permite que el jugador que sustituye a otro tenga tres minutos para calentar más.
Eso estuvo muy bien en los tiempos en que los pitchers abridores terminaban sus juegos en un elevado tanto por ciento, pero ahora con pitchers para un solo bateador hacen desesperar a los espectadores.

MIGUEL SOTELO

Al necesitar de tanto tiempo para completar sus juegos las grandes cadenas de TV de Estados Unidos se fueron alejando del Beisbol que tuvo que recurrir al nuevo invento de las estaciones de cable, donde hay que pagar cierta cantidad de dinero por el servicio cada mes. Los Yanquis tienen ahora un tremendo emporio en su cadena de cable YES que está valuada en billones de dólares. Para las estaciones de cable el tiempo no es problema ya que el juego de Beisbol es el producto principal y en ocasiones hasta único que tienen esas cadenas.
Peo para el aficionado que tiene que regresar a sus casas en transportes públicos el factor tiempo es muy importante. Actualmente cuando hay un juego de entradas extras en Ligas Mayores se van la mayoría de los aficionados porque ya son juegos por las cuatro horas. Para el aficionado que está muy cómodo en su casa no hay problema ya que puede terminar de ver el juego desde su cama antes de dormirse, pero para los que están en el parque si es un grave problema.


EL SUPER MANAGER
Incluso los aficionados de antes en el Parque del Seguro Social tuvieron por muchos años un sistema alegre para enfrentarse a los momentos aburridos en que el juego se detiene para que haga sus pitcheos de calentamiento el nuevo serpentinero.
Cada pitcheo lo acompañaban muchos de los fanáticos con un chiflido, al igual que el regreso de la pelota del catcher al lanzador. Era hasta chusco ese tiempo de espera pero de repente se acabó la costumbre y ya el aficionado no usan los fuertes chiflidos en cada pitcheo de preparación. Nadie sabe a ciencia cierta cuando se acabó esa diversión que los equipos podrían revivirla al poner en el sonido local un chiflido fuerte en cada pitcheo y en cada retorno del receptor al lanzador.
Continuará.  
    
     




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada