Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 26 de junio de 2014

Héroes Olvidados

NAJO FUE EL PRIMER
SUPER
ESTRELLA MEXICANO

Han pasado tantos años que ya prácticamente nadie habla de nuestros grandes estrellas antes de la década de los cuarenta. Simplemente han sido olvidados fantásticos jugadores y posiblemente solamente en Yucatán  recuerden varias veces a Julio Molina, el llamado diamante blanco, y que fue un pitcher de leyenda.


EL GRAN NAJO
EL formidable cronista Alejandro Aguilar Reyes, Fray Nano, describió a Leonardo Alanís, más conocido simplemente como “Najo”, uno de los grandes jugadores mexicanos de los muy viejos tiempos, tanto así  que cuando el mismo director del periódico deportivo La Afición llevó a cabo su primera elección para un posible Salón de la Fama del Beisbol Mexicano, escogió  a Najo entre los cinco primeros.
Y el tan famoso Najo, jugador de los años veinte y treinta sobre todo, estuvo un rato con los Diablos Rojos del México en la temporada de 1941, cuando le dieron  una última oportunidad ya de veterano.
NAJO BATEABA A LA DERECHA
Najo tomó parte en cinco juegos con los Rojos capitalinos y en  17 veces al bat tuvo cinco hits con una carrera anotada, una empujada y un doblete, retirándose con un porcentaje de .294. En 1939 había sido manager-jugador de los Alijadores de Tampico donde bateó .259 en 112 veces al bat. También jugó con aquel famoso equipo Aztecas de Homobono Márquez que sostenía juegos de corte internacional en el Parque Delta y otros diamantes.

Los cinco jugadores mexicanos considerados los mejores en aquel tiempo que fueron elegidos incluyen a Lucas Juárez, Antonio Delfín Lañiza, Julio Molina, el diamante blanco, Leonardo Alanis y Fernando Barradas.
“Cocuite” Barradas, como le decían, se hizo muy famoso al ganarle 2-1 a Cuba en La Habana en los Juegos Centroamericanos de 1930. En la temporada de 1944 apareció  con los Diablos Rojos en cinco juegos teniendo record de 1-1 y 5.54.
-o-
Najo nació en La Lajilla, Nuevo León, pero la familia se mudó  a Mission, en el estado de Texas, donde Alanís   comenzó a jugar Beisbol y más Beisbol.

EDDIE COLLINS
Después de actuar jugar pelota semi profesional  firmó para los profesionales con los Osos de San Antonio de la Liga de Texas y es posible que haya sido el primer pelotero mexicano en haber sido escriturado  por la pelota americana. Luego lo bajaron a Tyler de Case D y pasó a tener una formidable campaña de .381, 213 hits y 34 jonrones con los Drillers de Oklahoma de la Western Association. Los Medias Blancas de Chicago se dieron cuenta de sus habilidades y lo firmaron para esa organización en 1926 cuando tuvo varios juegos de entrenamiento con ese equipo de Ligas Mayores. Sin embargo lo regresaron a Ligas Menores al finalizar el entrenamiento y la familia indicó que fue por motivos raciales y el que hablara muy poco inglés la razón para ello. Najo era moreno como muchos mexicanos e incluso lo llamaron “Chief” como si fuera un piel roja.
Esos Medias Blancas de 1926 fueron manejados por Eddie Collins, el famoso segunda base que fue parte de aquellos Medias Blancas en 1919 en que se encontraron a ocho jugadores de acuerdo con los apostadores para perder la Serie Mundial de 1919 contra Rojos de Cincinnati. Collins, uno de los pocos universitarios que entonces estaban en Ligas Mayores, no tuvo que ver en ese arreglo.
TED LYONS 
Medias Blancas de 1926 terminó con record de 81-72 en quinto lugar de la Liga Americana. Su pitcher estrella lo fue Ted Lyons que comenzaba una gran carrera.

El equipo de Tulsa con  el que jugó en 1932 ganó el campeonato con un gran promedio de .671 y Najo bateó para .323. Ese Tulsa fue elegido entre los 100 mejores equipos en la historia de las Ligas Menores. Najo tuvo un promedio de .321 en 1318 en las ligas americanas donde jugó. Para 1933 no llegó a un acuerdo en su contrato con el Tulsa y se regresó con su familia.
Era un buen jardinero y tuvo muchos  años buenos en clase C antes de fracturarse una pierna al chocar con el también jardinero Ping Bodie al perseguir los dos un elevado. Sufrió severas lesiones en una pierna pero al paso del tiempo volvió a jugar muy buena pelota.
El 27 de marzo de 1928 en un juego en el League Park de San Antonio impuso Najo un record en Ligas Menores que ha perdurado hasta nuestros días, 12 outs en un juego. De los 27 outs, él hizo 12.


Al retirarse del Beisbol, aparentemente, regresó con su familia en Mission, Texas, en los años de la depresión. Siguió manejando equipos semipros y bateando de vez en cuando, siendo hasta ampayer para seguir en el Beisbol que tanto le gustaba. Luego vino un par de veces a la Liga Mexicana cuando ya estaba al final de su carrera.

Fue una persona tan conocida y querida en Mission, Texas, que al morir a los 79 años  de cáncer el 25 de abril en 1978 una calle de esa ciudad le pusieron  “Leo Najo Street”. Y cada octubre se reúnen amantes de Beisbol para recordar entre otros al gran Najo. Estuvo cerca de ser el primer mexicano en jugar Ligas Mayores, siete años antes que llegara Melo Almada a la gran carpa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario