Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 23 de junio de 2014


UN RECORD PARA NUNCA OLVIDAR

15 CARRERAS EN UNA ENTRADA

Fue el domingo seis de abril de 1941 en el último de la serie contra Algodoneros que los Diablos Rojos del México ganaron un juego en que se convirtieron los favoritos del aficionado capitalino y fue posiblemente en ese encuentro cuando comenzó la leyenda de los colorados en venir de atrás en los últimos innings para ganar los juegos, Ha sido la marca registrada de la casa roja, los juegos que ya parecen perdidos y se lo sacan de la bolsa al equipo que lleva la ventaja.
CARMONA Y DANDRIDGE
En ese último juego de la serie los Diablos eran manejados por su fundador Ernesto Carmona mientras el famoso Melo Almada, el primer jugador mexicano en actuar en Ligas Mayores, era el manager de Unión Laguna. Además Almada también  estaba tomando sus turnos como bateador.
El caso es que Laguna, con brillante pitcheo del cubano Manolo Fortes, ganaba 10-1 al México en el cierre de la séptima entrada y entonces el equipo de casa procedió a anotar 15 carreras en un inning que permanece como record  en el 2014.


Un día antes los Rojos le habían ganado 15-3 al Torreón con Martín Dihigo en la lomita pero ahora lucían para la derrota asegurada al ir 1-10 abajo en el inning de la suerte, el séptimo.
Silvio García comenzó el ataque increíble con un hit y Pedro Pagés siguió con imparable al izquierdo, los dos cubanos. Como la pelota se le fue al jardinero Memo Garibay entró una carrera y Pagés llegó a tercera. Bill Wright siguió con un jonrón a las gradas del derecho y los Rojos se acercaron 10-4.
SILVIO GARCIA
Perkins fue el primer out en elevado largo al derecho y el segundo out tardó una eternidad. Leroy Matlock singleó y el veracruzano Popeye Salvatierra se voló la barda para poner el partido al rojo vivo, 10-6.
Fue todo para Fortes y Melo Almada trajo de relevo a Hilton Smith, un pitcher famoso en las Ligas Negras Americanas. Dio dos bases por bolas, a Tacho Santaella y al parador en corto Lagunas. Con pasaporte a Theolic Smith se llenó la casa.  
Silvio, bateando por segunda vez en el inning, dio hit y entraron dos  para poner el juego 10-8. Allí salió Hilton Smith y Almada trajo de relevo a Welmaker. Fue saludado por un hit de Pagés que puso a los Rojos  a una carrera, 10-9 ante la locura de la muy buena asistencia dominical. En esa misma jugada atraparon al llamado Gamo Pagés entre primera y segunda, pero Silvio se vino de tercera al plato mientras y llegó antes del tiro para otra carrera, la del empate a 10. Ernesto Carmona brincaba de gusto en el cajón de coach de la tercera base.

AMADO MAESTRI

Laguna protestó la decisión del famoso ampáyer cubano Amado Maestri, quien expulsó al manager Almada.
Un triple de Bill Wright empujó a Pagés y los Diablos ya ganaban 11-10. Crespo fue llamado al relevo y tras base al cátcher  Perkins, un doble de Matlock produjo otra carrera, 12-10.  Tras base a Salvatierra vino hit de de Santaella que nuevamente coló al jardinero izquierdo Garibay y entraron los tres embasados, 15-10. Un hit de Lagunas empujó la carrera 15 del inning. Finalmente Teholic Smith se ponchó y Silvio, bateando por tercera vez en la entrada, dio rola a segunda para que terminara la entrada más largo de la historia. La ventaja era de 16-10 para Diablos aunque el juego terminó  18-14 a favor de los Rojos.


THEOLIC SMITH, BILL WRIGHT Y CARMONA
Esa derrota provocaría que al poco tiempo, Melo Almada dejara de ser manager del Laguna. Un año después, en 1942, Azules del Veracruz empató el record de 15 carreras en una entrada. Y los dos comparten la marca hasta nuestros tiempos.


MELO ALMADA
En Torreón nunca se explicaron la salida de Melo Almada y los directivos dijeron que había desaparecido sin dar explicaciones. Originalmente había llegado a la ciudad de México antes de a temporada de 1941 para hablar con Errnesto Carmona y se pensó que podría jugar con los Diablos Rojos, pero entonces le dijeron que estaba la oferta de manejar y jugar con los Algodoneros de Unión Laguna. En el nuevo libro de Melo Almada escrito por su hijo Euardo dice que Melo tuvo un problema con Jorge Paquel que le quiso ordenar a los pitchers que debería  poner  a lanzar y que entonces decidió dejar la Liga Mexicana. Sin embargo la situación  está confusa ya que Almada estaba manejando al Torreón que estaba lejos de la capital donde vivía  Pasquel y sus Azules del Veracruz. 
JOSHUA GIBSON

Por cierto que ese Azules de 1941 fue considerado por mucho tiempo como el mejor equipo que había en la historia de la Liga Mexicana y fue la ocasión que Joshua  Gibson jugó toda la temporada con los capitalinos jarochos y terminaron ganando la corona con 13 juegos y medio de ventaja. Incluso los directivos acordaron terminar el rol de juegos una semana antes ya que los Azules habían  ganado el título y no tenía caso perder dinero en los días que faltaban. El Beisol de Liga Mexicana era de mucha calidad en aquel entonces pero la organización estaba en pantalón corto. Pasquel era demasiado fuerte y se hacía lo que el quería.


JORGE PASQUEL
A fin de cuentas los Algodoneros de Laguna salieron muy bien librados con la ida de Almada ya que buscado nuevo manager-jugador para el club, Pasquel ordenó que el formidable Martín Dihigo dejara al Rojos del México donde estaba bateando muy bien para irse de timonel y jugador a Torreón. Un año después los llevó al campeonato  ganando su segunda triple corona como pitcher.
Desgraciadamente Melo Almada, todavía  sin llegar a los 30 años, ya no volvió a la Liga Mexicana en donde pudo haber tenido muy buenas temporadas.
Almada tomó parte en 26 juegos con Laguna en aquel 1941 y tuvo un promedio de .343, con 24 hits en 70 veces al bat. Dio siete dobletes y tres triples sin jonrones, empujando 18 carreras, Solo se ponchó  cuatro veces y tuvo promedio de slugging de .529 con tres bases robadas. Muy buenos números.
.o-


PEDRO PAGES
BILL WRIGHT
Silvio García, el mismo que bateó tres ocasiones en la entrada de las 15 carreras de los Diablos Rojos, fue un formidable jugador cubano de mucho bateo y que generalmente jugaba shortstop y tercera base, teniendo el brazo más potente de aquel tiempo. En lo particular lo vi jugar con los Elefantes de Cienfuegos antes de la Liga Mexicana y no era un shortstop de excepcional defensa ya que le ví  pifiar más de la cuenta. En lo particular pienso que era mejor en la antesala y allí lucía más  su brazo super potente ya que ha habido varios terceras bases que han   tenido muy potentes brazos en la  historia del Beisbol.
MEMO GARIBAY
Cuando Branch Rickey habló con sus buscadores para tratar de encontrar el jugador de color indicado que  romper la barrera de color, el nombre de Silvio García  apareció  al lado de otros muy buenos jugadores de color. Sin embargo Silvio ya era un veterano y al ser cubano era más difícil que hubiera aguantado tantos insultos como el americano Jackie Robinson. Además no estaba joven como Jackie.
-o-

MELO ALMADA, IZQUIERDA

Otros que aparecen en el inning record de las 15 carreras está Memo Garibay, que luego fue manager del Unión Laguna y los llevó al que ha sido su último  campeonato. Fue el manager mexicano más famoso, de más prestigio, en sus tiempos de timonel.
Theolic Smith fue el primer gran `´idolo” de los Rojos del México y además de gran pitcher era muy buen bateador. Ganó 22 juegos en una temporada y los aficionados rojos simplemente lo adoraban.
Manolo Fortes, el de la voz potente, fue muy buen picther y muy buen bateador, con más poder que Theolic Smith, ganando una corona de pitcheo en la Liga Mexicana y pasando muchos años como manager, coach de pitcheo y triunfó como buscador en los Charros de Jalisco del doctor Alvaro Lebrija. También se hizo de fama en  otras ligas como la Peninsular y tuvo sus años en la fuerte Liga Cubana.


MANOLO FORTES, DERECHA
A Bill Wright lo llamaron en las Ligas Negras el Joe DiMaggio de color y tuvo muchas temporadas en la Liga Mexicana ganando la triple corona ofensiva en 1943 y siendo  también manager de los Rojos. Fue otro de los favoritos.
El ampayer Amado Maestri fue el más  famoso de su tiempo en América Latina y estuvo varias temporadas en la Liga Mexicana hasta que en 1946 expulsó del  terreno de juego a Jorge Pasquel y se regresó a Cuba, pero ya en los tiempos de México en el Beisbol Organizado volvió a nuestro circuito. Era admirador de Fidel Castro pero no sabemos  el final que tuvo el número uno de los azules.
Popeye Salvatierra fue uno de los primeros jugadores mexicanos con poder y nativo de Veracruz por eso  le pusieron el apodo, por la fuerza que tenía. Dejó huella entre los aficionados que lo vimos.

Pero volviendo al tema principal no hay duda que aquel inning de las 15 entradas fue tan especial que los años han pasado y sigue siendo el record en la Liga Mexicana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario