Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 13 de noviembre de 2014

LA POSTAL DEL DIA

LA ULTIMA SERIE MUNDIAL

PARA LOU GEHRIG EN 1938

Lou Gehrig tuvo en 1938 su última Serie Mundial y bateó .286, cuatro hits sencillos en 14 veces al bat pero aun sin su ayuda de otros clásicos los Yanquis de Nueva York le ganaron en cuatro juegos seguidos a los Cachorros de Chicago que tenían  en su equipo al ya veterano pitcher Dizzy Dean. En ese clásico de 1938 su mejor amigo con Yanquis, el catcher Bill Dickey, bateó para .400 igual que el novato Joe Gordon, mientras Joe DiMaggio dio un jonrón y llevaba ya tres temporadas como nuevo estrella del Yanquis.
En la que fue su última temporada completa, los números  de Gehrig en 1938 bajaron a .295 con 29 jonrones y 114 empujadas que todavía eran buenos para pensar que la enfermedad de parálisis que lo atacó lo estaba acabando. Un año antes, en 1937, bateó .351 con 37 jonrones y 158 carreras empujadas.
Para los entrenamientos de 1939 se vio muy mal y al comenzar la campaña tuvo ocho juegos y bateaba de 33-4 para .143 cuando le pidió al manager Joe McCarthy que lo sacara del orden al bat, terminando su racha de 2,130 juegos en forma consecutiva. Después de eso se hizo un chequeo en el hospital  y descubrieron esta enfermedad que atrofia los músculos, parálisis, que llaman en Estados Unidos desde entonces la enfermedad de Lou Gehrig.
En pocos días anunció su retirada del Beisbol y Gehrig ya sabía que estaba sentenciado a morir pronto  cuando le hicieron el gran homenaje el cuatro de julio de 1939 en el Yanqui Stadium original. Babe Ruth estuvo presente y le puso los brazos alrededor de su antiguo compañero cuando los comenzaron a llamar los Bombarderos del Bronx. Dos años después, en 1941, falleció el capitán  del Yanquis acabado  por la enfermedad que no tiene cura. Su vida fue puesta en una exitosa pelicula “El Orgullo de los Yanquis” que tuvo 11 nominaciones al Oscar. Gehrig dejó un legado único en el Beisbol cuando en su discurso de despedida en el Yanqui Stadium dijo que se consideraba el hombre más feliz del mundo.
EL DAILY NEWS INFORMA DEL TRIUNFO YANQUI


HOMENAJE A LOU GEHRIG EL CUATRO DE JULIO DE 1939
BABE RUTH VE A SU COMPAÑERO LOU GEHRIG EN EL ATAUD
 
DIMAGGIO Y GEHRIG CON EL ALCALDE DE NUEVA YORK, FIORELLO LA GUARDIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario