Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

domingo, 30 de noviembre de 2014

LA POSTAL DEL DIA
UNA MALA DECISION DEL AMPAYER DE HOME
LE COSTO A YANQUIS LA SERIE MUNDIAL 1960  

El séptimo juego de la Serie Mundial de 1960 es para muchos el más emocionante en la historia de los  clásicos de octubre y la película completa del encuentro fue encontrada por casualidad en un cuarto de la casa  del que fuera famoso cantante Bing Crosby cerca de San Francisco, California. Un empleado estaba buscando algunos films de Crosby como cantante en ese cuarto donde había de todo, películas, vinos y recuerdos. Ya Bing Crosby había fallecido 33 años antes y el juego decisivo de 1960 se había celebrado 50 años antes.
Nadie tenía las películas  del juego perfecto de Don Larsen en 1956 ni la del séptimo juego de 1960, pero las dos fueron encontradas más o menos en un mismo tiempo. Primero la de Larsen y luego la del Piratas con Bill Mazeroski de gran héroe.
Y es que con los nuevos sistemas electrónicos utilizados por la televisión moderna no eran compatibles los kinescopios de los viejos tiempos de la TV  y fue por ello que fueron destruidos no solamente los grandes juegos de Beisbol de aquellos años sino también partidos de otros deportes y entrevistas que fueron famosas con políticos o artistas. Sobrevivieron las tomas de las películas pero no las tomas de la televisión y los films eran de los momentos estelares de los juegos, no partidos  completos. Pero este señor que buscaba películas viejas con canciones de Bing Crosby se topó con una película que decía: “Séptimo Juego de la Serie  Mundial de 1960”, y el fue el primero en verla. Fue entonces que la viuda de Crosby  se puso en contacto con las Ligas Mayores que compraron el film para ponerlo luego como premier en su propia estación  de TV y luego colocarlo para la venta comercial.
La viuda de Crosby dijo Bing estaba muy nervioso, era accionista de los Piratas de Pittsburgh, y decidió  viajar a París para no darle mala suerte al equipo, encargando a uno de sus amigos para que grabara el séptimo partido y verlo después, sobe todo si ganaban sus Piratas. El film quedó olvidado en ese cuarto de antigüedades por muchos, muchos  años.
Tuve la suerte de que el amigo José Luis Gutiérrez  me hiciera una copia de ese partido en la premier de Ligas Mayores en TV donde en un teatro de Pittsburgh invitaron a los jugadores sobrevivientes de aquellos Piratas de 1960, incluyendo a la viuda de Roberto Clemente, y a un jugador del Yanquis, Bobby Richardson. El entrevistador lo fue el famoso Bob Costas.
El juego lo he visto muchas, pero muchas veces, posiblemente hasta 100, pero no me había fijado en un momento decisivo y del que nadie ha hablado, ni siquiera los comentaristas americanos, en que llego a la conclusión que el ampayer de home, un señor llamado Jackowski de la Liga Nacional, le quitó  un ponche al relevista Jim Coates y con el cual los Yanquis habrían podido ganar la Serie Mundial y no hubiéramos tenido el dramático jonrón de Bill Mazeroski para Piratas y decidir en el cierre del noveno.
Eso sucede precisamente cuando Yanquis ganaba 7-4 en el cierre del octavo y los Piratas iniciaron un rally de cinco carreras que les dio ventaja de 9-7. Hasta ese momento el pequeño zurdo Bobby Shantz había hecho un formidable relevo pero el emergente Gino Cimoli comenzó con hit, entonces viene una jugada clave, rola de frente al short ideal para doublé play, pero la pelota pegó en una piedra y le da un bote malo al torpedero Tony Kubek, quedando dos en base. La pelota le pegó a Kubek en la manzana de Adán y como estaba escupiendo sangre, fue removido  del juego.
Dick Groat siguió con un hit productor dejando corredores en segunda y primera con el juego 7-5. El manager Casey Stengel llamó al relevista derecho Jim Coates y Bob Skinner adelantó a los corredores con un toque de sacrificio. Sin embargo Coates dominó a Rocky Nelson en elevado corto al derecho sin que ningún corredor pudiera avanzar y ya había dos outs.
Le tocó batear a Roberto Clemente y aunque Coates lo dominó resultó un machucón complicado a la izquierda del pitcher que atacó el primera base Bill Skowron y el lanzador, llegando seif el estelar boricua y empunjado la carrera que  acercó 6-7 al Piratas, con el otro corredor llegando a tercera. Viendo varias veces la película, entonces no había todavía repeticiones en las transmisiones, uno se da cuenta que si el primera base se hubiera quedado en su posición y le hubiera dejado el machucón al pitcher, seguramente hubiera sido out Clemente en primera. Pero al dejar la primera base desocupada Skowroron, el pitcher que también iba por la pelota, llegó muy tarde a cubrir la inicial y, además Clemente corría mucho.
Los Piratas tenían en tercera la carrera del posible empate y la de la ventaja en primera para que entonces venga la jugada en que el ampayer se equivocó a favor del Piratas.
Vino a batear el cátcher Hal Smith que recibió el primer strike cantado, luego fue bola alta y abierta, entonces abanicando con ferocidad el segundo strike. Cuenta de una bola y dos strikes.
El siguiente lanzamiento engañó a Hal Smith, un pitcheo alto, y el  catcher hizo mucho más que medio swing con el bat moviéndose en alto no a la altura de las letras del uniforme. Fue después de ver varias veces la película que me di cuenta que Smith había hecho demasiado swing y el amapyer debió haber marcado el tercer srike cantado. He hecho pausa en el DVD con ese swing y el bat de Smith termina tan lejano que queda a la altura de hombro izquierdo, muy pasado de la zona permitida para que no sea strike. Desgraciadamente para los Yanquis en ese tiempo los ampayers de home no consultaban con el ampáyer de tercera o primera para el medio swing y fue cantado bola mala, cuenta de 2-2. Entonces Smith se vuela la barda del jardín izquierdo en lo que parecía el batazo de la victoria ya que puso al Piratas con ventaja de 9-7. La locura en el Forbes Field de Pittsburgh.
Sin embargo Yanquis anotó dos carreras en el noveno para empatar a nueve y en el cierre del noveno viene el sensacional jonrón de Bll Mazeroski. Contando como el tercer out el ponche a Hal Smith, ponche que no lo fue, Yanquis hubiera tenido ventaja de 9-7 contando el cuadrangular de Mazeroski, con tres outs por sacar en el cierre del noveno.
Esa mala decisión del ampayer Jackowski iba a ser de suma importancia en el resultado tan dramático del último juego de la Serie Mundial. Lo que me intriga es que nunca he leído ninguna referencia de algún  cronista americano sobre ese tercer strike abanicado que nunca fue marcado. Por 50 años nadie vio la película pero una vez que la encontraron en el cuarto de los trebejos del gran  Bing Crosby hay oportunidad de analizar todas las situaciones del juego. Y esas tres carreras regaladas por el ampayer de la Liga Nacional fueron definitivas.
Voy a tratar que el jede de ampayers de Liga Mexicana vea ese tercer strike, el Exclusivo Ramírez,  no cantado para que me de su opinión.
HAL SMITH FELICITADO POR CLEMENTE Y OTROS

 
EL GRAN CANTANTE Y ACTOR BING CROSBY ERA ACCIONISTA DEL PIRATAS 

RELEVISTA QUE DEBIO SER HEROE Y NO CHIVO

No hay comentarios:

Publicar un comentario