Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 17 de diciembre de 2014


ALFREDO ORTIZ

EL ZURDO DE ORO

DIO 23 PONCHES EN UN JUEGO

Segunda y Ultima Parte

Alfredo Ortiz fue no solamente uno de los mejores pitchers de su tiempo en el Beisbol Mexicano sino también uno de los peloteros más populares. Igualmente fue el mejor bateador entre los pitchers y los managers que tuvo lo utilizaron con frecuencia como bateador emergente o hasta jugando en alguna posición.
Estadísticas totales
Estas son las cifras completas de Alfredo Ortiz como pitcher de la Liga Mexicana:
Carreras Limpias, 3.13
Temporadas, 25
Juegos, 620
Blanqueadas, 51
Ganados, 255
Perdidos, 210
Porcentaje, .548
Innings lanzados, 3841
Bases por bolas, 830
Ponches, 1824
-o-



ALFREDO ORTIZ Y FANNY CANO. KID ALTO A LA DERECHA
La gran temporada fue aquella de 1969, cuando tuvo 23 ganados para empatar la marca de más éxitos en un año para un pitcher zurdo, hasta entonces en poder solitario del llamado “Pachuco” Agapito Mayor, gran lanzador cubano que hizo historia tanto en México como en Cuba y es el único pitcher en la historia de Series del Caribe en haber ganado tres juegos en un clásico.
Debido a ese gran año de 23-9 hubo problemas serios para firmar su contrato en 1970 y posiblemente fue la huelga de un jugador más famosa en la historia de la Liga Mexicana. Pasaron días, semanas y meses para que finalmente las dos partes llegaran a un acuerdo. Y ese año de 1970 fue un año terrible para la Liga Mexicana al celebrarse en México el Mundial de Futbol. Afortunadamente terminó el Mundial y el público volvió a los parques de Beisbol.
Finalmente llegó a un acuerdo y logró terminar con buen récord de 10-3 y lo Diablos llegaron a la serie final que perdieron con el Aguila de Veracruz..
En 1971, ya firmado desde temprano, volvió a las alturas con gran marca de 18-12 y 2.72.
Formó parte del Diablos campeón de 1964, 1968, 1970 (divisional), 1973, 74, 76 y 77 (divisional).
Igualmente fue el mejor bateador entre los pitchers de su tiempo, ayudando muchas veces a su equipo con cañonazos de todos los colores. En 16 años con Diablos bateó para .250, con 299 hits y 14 jonrones.

MOLINERO MONTES DE OCA

Había comenzado su carrera  como bateador, pero el manager Molinero Montes de Oca, en la sucursal de León en la Liga Central, lo cambió a la posición de pitcher y no se equivocó.
Molinero fue uno de los mejores terceras bases mexicanos de todos los tiempos y luego hizo una gran labor como instructor y manager, ganando el campeonato 1955-56 de la Liga Invernal Veracruzana  con los Diablos Rojos de Beto Avila y tantas estrellas. Un pintoresco personaje al estilo Veracruz.
Le dijo a Ortiz que estaba pequeño para ser primera base y lo puso a tirar. Pero el buen bateo lo acompañó siempre en su carrera y en la campaña de 1987, cuando manejó al Tigres, decidió un partido a su favor al meterse de emergente contra “sus” Diablos Rojos de antes y decidió la batalla en el cierre de la décima entrada, con un cañonazo de hit al jardín derecho.

A un strike de la gloria



ALFREDO ORTIZ
A un strike de la gloria estuvo el zurdo Alfredo Ortiz el 17 de julio de 1966. Un hit inesperado de Sergio “África” González lo apartó de esa gloria, pero indudablemente lo acercó más aún a los corazones de los aficionados de los Diablos Rojos del México.
Aquel 17 de julio de 1966 fue domingo y el partido en cuestión, el segundo de un doble encuentro.
Los Tigres habían ganado el primero 1-0, con Huevo Romo superando a Felipe Leal, y en el segundo encuentro vino uno de los partidos inolvidables de que ha sido testigo el Parque del Seguro Social.
Ortiz estuvo en gran forma ese mediodía. El juego era a siete entradas y al llegar al séptimo acto los aficionados del México brincaban de gusto en las gradas. Estaban a punto de ver un juego sin hit contra los Tigres.
Pero antes de encontrarnos con ese séptimo acto es bueno recordar los lances que habían mantenido a Ortiz coqueteando con el juego sin hit ni carrera.


MANUEL PONCE
Igualmente, es necesario explicar que los Diablos Rojos se hicieron de buena ventaja desde la primera entrada cuando anotaron dos carreras. El zurdo José Leyva comenzó tirando por los Tigres y dio base a Tawa Lizárraga.  Diablo Montoya roleteó a la inicial y el primera base Rubén Esquivias hizo un tiro pésimo a la intermedia buscando la doble matanza. Pasó la pelota al jardín y Lizárraga anotó, llegando Montoya hasta segunda. De allí anotó en Texas de Bobby Treviño por el jardín derecho.


Y un doblete de Moi Camacho por la raya del right empujó la tercera carrera del inning. Los Diablos añadieron una carrera en la cuarta, con sencillos de Pilo Gaspar y Lizárraga.
Y remacharon con rally de tres en la quinta en que los mejores batazos fueron triple de Luis Peralta y sencillo de Abulón Hernández.

Siete carreras a cero la pizarra

Tigres había tenido tres oportunidades de hit en las primeras seis entradas. Por ejemplo, en la segunda, Ramiro Rubio dio una fuerte línea, pero él primera base Treviño brincó y se quedó con la pelota. 

En la cuarta hubo dos lances difíciles. Primero, Kiko Castro dio un corto elevado que el shortstop Abulón Hernández atrapó de espaldas al home. Obed Placencia roleteó duro y difícil para que el mismo Abulón Hernández atrapara en el hoyo de tercera y short. Tiró a segunda y hubo jugada forzada en la intermedia.
Al llegar la séptima entrada, Ortiz estaba a sólo tres outsde lograr el juego sin hit ni carrera, y la expectación en la tribuna era grande de verdad.
Armando Murillo, un bat de gran peligro, fue el primer bateador del Tigres en la séptima y elevó al jardín derecho. Luis Peralta se quedó con la bola y el alarido de la tribuna roja selló el primer out del inning final. A dos outs de la inmortalidad.



Ortiz no le pasó nada bueno al peligroso Manuel Ponce y terminó dándole pasaporte. Ramiro Rubio siguió en el turno y Ortiz lo puso rápidamente en dos strikes. Luego a la cuenta de 2-2 y, finalmente, el Goliat yucateco abanicó para el segundo out. A un out del doble cero y le tocó el turno a Sergio “África” González, un novato que llegó a batear como derecho.
Tomás Herrera, el manager rojo, entró al terreno para calmar a Ortiz y dar algunas indicaciones a sus fildeadores. Ortiz retó pronto a África González y lo puso en dos rápidos strikes, con lanzamientos a la esquina de afuera del home. Luego una bola mala, un lanzamiento cerca de la misma esquina de afuera, que el umpire principal Fernando Guerrero cantó bola.


23 VICTORIAS EN 1969
Faltó una pestaña para que fuera el tercer strike, el último. Muchas veces esas esquinas las dan como strike.
Pero con un strike de vida, África González terminó con el encantamiento de Ortiz. Conectó un batazo que pasó de hit entre primera y segunda. Por un momento, los Diablos se atontaron. El hit cayó como un balde de agua helada entre peloteros y aficionados rojos.
Finalmente, el shortstop Abulón Hernández recogió la pelota y tiró a home para poner fuera de combate a Manuel Ponce que quería anotar.
El juego había terminado y las emociones se encontraron. Ortiz abandonó el montículo tirando con coraje el guante al terreno. Pero los aficionados rojos lo rescataron del valle de la amargura y lo pasearon en hombros. Por el lado de tercera, los aficionados felinos, felices porque su querido Tim no pudo ser humillado, levantaron en hombros al África González y también lo pasearon en hombros.
Ortiz y África González habían escrito el drama aquel domingo 17 de julio de 1966. En el vestidor del México el zurdo Ortiz, sentado en su locker, lloró de coraje por haber perdido esa cita con la gloria.
En el vestidor del Tigres, el novato África González se cambiaba en silencio, Héroe y villano.
Aquellos eran los días.


Liga del Pacífico



CON NARANJEROS
Alfredo Ortiz fue igualmente gran estrella en la Liga Mexicana del Pacífico y jugó con Navojoa, Hermosillo, Los Mochis y Venados de Mazatlán. Sus estadísticas totales fueron las siguientes:
Carreras Limpias, 2.99
Temporadas, 18
Juegos, 304
Blanqueadas, 13
Ganados, 105
Perdidos, 98
Porcentaje, .517
Innings lanzados, 1799
Bases por bolas, 486
Ponches, 936
Una gran campaña con Naranjeros de Hermosillo en 1970-1971, al ganar 13 por cinco derrotas con 2.69. En 1977 terminó manejando al Venados de Mazatlán y lo llevó al campeonato, estando en la Serie del Caribe en Caracas en donde no lo fue muy bien aunque llevó a  Héctor Espino de refuerzo. En 1971 fue con Hermosillo a la Serie del Caribe, la primera incursión de un equipo mexicano en estos importantes clásicos y fue precisamente Alfredo el que lanzó el primer encuentro para el manager Maury Wills. Tuvo marca de 0-1 en esa serie.
El dos de enero de 1965 logró Alfredo Ortiz un récord que perdura en la Liga del Pacífico y va a durar oara siempre al ponchar a 23 enemigos en 13 entradas y en un juego que temrinó perdiendo cuando el también famoso Miguel Becerril Fernández le bateó un jonrón por Guaymas.
Sus 106 victorias son el cuarto total más alto en el circuito.

REPORTE DE MIKE BRITO



MIKE BRITO
“En la actualidad estoy seguro de que si hubiera visto al Alfredo Ortiz de sus mejores años, me lo hubiera llevado para los Dodgers de Los Ángeles. Gran control, muy inteligente y valiente, con curva tremenda y podía tirar lanzamientos ensalivados y vaselina. Buena velocidad también. Estoy seguro de que habría triunfado en las Ligas Mayores”.  
Los años pasan y desde que se retiró ha tenido Ortiz diferentes trabajos, desde manager en la Liga Mexicana, instructor en escuelas beisboeras patrocinadas por empresas o delegaciones, fue manager hace poco del equipo donde jugaba Andrés Manuel López Obraor en los parques Fay Nano y Tranviarios.
Al terminar su carrera estuvo varios años en la Liga Metrpolitana como bateador dando jonrones todavía en el Parque del Seguro Social. Le sigue gustando mucho la música guapachosa y ha tenido grandes amigos entre gente famosa de la farpandula, como el Polivoz, y es compadre de Carmen Salinas, la famosa actriz. Precisamente en el CD del libro Tommy al Bat  nos cuenta la manera que Alfredo Ortiz la convirtió en una gran aficionada a los Diablos Rojos.


CARMEN SALINAS
Hace un par de años Carmen Salinas fue invitada a lanzar la primera bola en una inauguración de los Diablos y luego Alfredo Ortiz lanzó otra primera bola. Los fanáticos siempre lo reconocen y le piden el autógrafo.
Si usted no tiene el libro “Tommy al Bat”, donde también hay una entrevista con Ramón Arano, puede hablar al teléfono 55 41 85 22 04. O al e-mail cananea28@gmail.com

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario