Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

domingo, 28 de diciembre de 2014



EL ASTRODOME

DE SER LA OCTAVA MARAVILLA DEL

MUNDO A ESTADIO ABANDONADO
-o-

ALLI SE VIVIO EL GRAN MOMENTO EN

LA HISTORIA DEL BEISBOL MEXICANO
-o-




LA OCTAVA MARAVILLA
El nueve de abril de 1965 se inauguró el estadio más esperado por el mundo del deporte, un lugar en la ciudad de Houston totalmente techado para jugarse Beisbol y Futbol Americano y tener toda clase de espectáculos, siendo   bautizado como la octava maravilla del mundo. Primero fue llamado el “Harris County Domed Stadium” que tardaron tres años en construirlo y fue pagado por los contribuyentes del condado de Harris. Luego lo llamaron “la octava maravilla del mundo” y finalmente el Astrodome de Houston.
Era primera vez que un estadio para eventos  deportivos de tanto espacio estaba totalmente techado y no solo protegía al espectáculo de las lluvias sino que para combatir el fuerte calor veraniego del estado de Texas, se le colocó un aire acondicionado en que los aficionados siempre estaban a 72 grados. Incluso e las varias veces que fui al hermoso Astrodome, hacia hasta frio.
La inauguración fue el nueve de abril de 1965 con un juego entre los campeones Yanquis de Nueva York y el nuevo equipo de Houston que fue rebautizado como Astros, ya que al llegar en 1962 junto a los Mets de Nueva York como equipo de expansión a la Liga Nacional, el club se llamó Colts 45 por aquello de las pistolas famosas del  vejo oeste americano.
-o-


LYNDON JOHNSON
Ese primer día, una jornada festiva, estuvo presente Lyndon Johnson, entonces presidente de los Estados Unidos acompañado por su esposa, siendo el anfitrión el Juez Roy Hofheinz que estaba al frente de los Astros y el nuevo Astrodome era su gran juguete. Había sido alcalde de la ciudad de Houston y por un tiempo vivió en el Astrodome, construyendo un lugar lujoso en el nuevo parque. El Gobernador  Connolly tiró la primera bola, mismo que iba en el carro cuando asesinaron al presidente Kennedy en 1963.



Ese día inaugural el primer hit en la historia del estadio lo conectó Mickey Mantle y en ese mismo juego lo bautizó el mismo Mantle con el primer jonrón  en la historia del lugar. Sin embargo los Astros ganaron 2-1 y fue precisamente ese año de 1965 cuando comenzó  la declinación del Yanquis que había ganado cinco campeonatos en forma consecutiva. Mantle tuvo un bajón  tremendo en su bateo.
Ya en el primer juego oficial de la Liga Nacional, Rickie Allen de los Filis de Filadelfia conectó el primer cuadrangular.  El lleno completo fue de 47,899 aficionados.
Todo el mundo hablaba del Astrodome y era el orgullo no solo del Beisbol, sino de todo Estados Unidos, y sería el primer estadio totalmente techado de otros que vendrían después.
Fue en ese 1965 que el Lic. Jorge Pulido, al frente de la oficina del Tigres que entonces tenía un acuerdo de trabajo con los Astros, me hizo una invitación para  a conocer la Octava Maravilla del mundo y recuerdo que al entrar al estadio, bastante antes del juego, quedé tan impresionado que  me senté en la primera butaca que había donde estaba para admirar por un buen rato el graderío, el terreno de juego, el techo.


LAS BUTACAS MAS COMODAS
Nunca se había  visto un estadio con los asientos tan cómodos ya que al no llegar el agua de las lluvias, se podía tener las butacas más cómodas y  acojinadas que usted pueda imaginar Para mi gusto es el parque más espectacular que he visto en mi vida.
Al fondo de lugar había una pared  larga y alta, gigantesca, donde le ponían animación con mucho sonido  cada vez que había un jonrón   del equipo de casa o llegaba una victoria. Salían  pistolas, balazos, caballos, sombreros tejanos en la pantalla enorme para hacer más espectacular el estadio.


EL ASTRODOME EN TODO SU ESPLENDOR
Me contaron que unos días antes de la inauguración el legendario pitcher Satchell Paige había hecho varios lanzamientos desde la lomita y pronosticó que al estar techado todo el estadio, al no haber viento, los pitchers iban a manejar mejor sus lanzamientos. Pronosticó  que iba a ser muy buen estadio para los pitchers y, además, las distancias de las bardas eran lejanas. Años más adelante iban a acercar las bardas para que se dieran más  jonrones. En ese gran estadio conectó el mexicano Jose Tolentino su único jonrón en Ligas Mayores al estar un rato con los Astros.
-o-
Lo increíble es que ese gran estadio con todo y lo que tuvo costó solamente 35 millones de dólares pero entonces no había la inflación que vino después.
El problema principal era el pasto ya que era  uno natural, pero se acabó rápidamente. En un principio y en los juegos diurnos, el sol se filtraba bastante por el techo y llegaba al terreno pero los fildeadores se quejaban de que los elevados se perdían en parte con los rayos de sol y parte con el techo, por lo que se pintó oscura la parte de arriba para que no hubiera problemas de fildeo. Al no llegar el sol, el pasto se acabó pronto, se murió. Luego inventaron el llamado Astro  Turf que tampoco fue la solución, pero cuando en otros estadios como el de Cincinnati en 1970 se puso un nuevo pasto artificial que comenzó entonces a ser usado por el Astrodome también y por otros estadios, algunos totalmente techados y otros abiertos.
-o-


EL IMPRESIONANTE TECHO
El estadio fue construido  en un lugar de 9.5 acres y la altura del lugar era de un edificio de 18 pisos. Se logró terminar con mucha anticipación a la temporada de 1965 ya que se dio por completado en noviembre de 1964.
Bill Giles, un buen amigo del Beisbol mexicano, era entonces el gerente de los nuevos Astros de Houston. Ese primer año del Astrodome los Astros terminaron en noveno lugar de 10 equipos, con los Mets en último, y fueron segundos en asistencia en la Liga Nacional con dos millones 151,470 espectadores. Cuando  fui a verlos, Luman Harris era el manager del Astros y tenían como principales jugadores al jardinero central Jimmy Wynn, el pequeño pero fuerte y jonronero que le llamaban “el cañón de juguete”, a un joven segunda base Joe Morgan que luego sería gran estrella  y terminó en el Salón de la Fama de Cooperstown. También Rusty Staub.
Los que arreglaban el terreno iban vestidos de astronautas y había  guapas jóvenes que llevaban a los fanáticos al asiento como en los teatros. Por primera vez hubo en estadio con palcos de lujo para los que querían comprarlo por toda la campaña o por algunos días en especial, con un cuarto recibidor con TV y ya luego otro con asientos para ver los partidos.
Fue en ese 1965 la primera de muchas veces que estuve en el Astrodome, uno de mis estadios favoritos y el que más me impresionó. Por algo lo llamaban la octava maravilla del mundo.
-o-

JUDY GARLAND 

Nos relata la historia que la primera actriz en poner un show en el Astrodome lo fue la famosa Judy Garland, que se hizo famosa de jovencita con la película de “El Mago de Oz”. El 17 de diciembre de 1965 cantó para 43,000 gentes en el Astrodome con 40 minutos de actuación, terminando con su famosa canción de “Sobre el Arco Iris” que siempre se la pedían tras hacerla famosa  en esa misma película  del “Mago de Oz”.
Los años pasaron y muchos pero muchos  artistas dieron conciertos en el Astrodome. Una vez se presentó Elvis Presley  que en seis días metió 200,000 espectadores. Y hubo otros conjuntos  del ya estridente Rock que estaban de moda y actuaron  en ese lugar.


ELVIS PRESLEY
Sin embargo la artista que impuso record de asistencia para un solo día lo fue la muy popular cantante tejana Selena, de padres mexicanos, quien en tres noches diferentes impuso marca de más público asistencia. Primero puso record en 1993 con 57,894 asistentes, después en 1994 mejoró la marca a 60,081 y en 1995 la mejoró con 69,000. Fue la reina de Texas hasta que fue asesinada por su  representante.
Naturalmente cuando se daban  atracciones musicales  había mucho espacio para colocar sillas en el terreno de juego. Una vez un Juego  de Estrellas de Basquetbol en el Astrodome tuvo 44,750 espectadores y hubo rodeos con llenos completos, muchos rodeos que son típicos de Texas.


El equipo de Futbol Americano logró que quitaran la pared gigantesca del fondo del parque para poner más asientos y aumentar el aforo a 60,000 para Futbol Americano y 54,816 para el Beisbol. Todos los que nos gustaba tanto el  Astrodome  deseábamos una Serie Mundial allí pero nunca tuvimos el sueño deseado. En el play off de 1986 los Astros perdieron un juego de 16 entradas ante los Mets por 7-5. Tuvieron  otra derrota ante los Filis en otro play off. E gran pitcher Nolan Ryan nunca pudo llevarlos a una Serie Mundial.
El Astrodome duró solamente 34 años para los Astros de Houston ya que en 1999 se jugó el último partido, el tres de octubre en que ganando a los Dodgers, los Astros amarraron el título de la división, aunque luego fueron eliminados por los Bravos.
Poco a poco el Astrodome fue abandonado por los equipos que allí jugaban y hasta los grandes rodeos dejaron el lugar. Para el Beisbol  se inauguró en Houston un buen estadio con esos techos que se quitan y se ponen, el “Minute Maid Park”.


¿Y la octava maravilla?. De repente ya no era nada importante y aunque hubo muchos intentos para salvarlo colocando un hotel y salas de convención, el proyecto era muy costoso y no fue aprobado por los contribuyentes. No pensaron en demolerlo por temor a las construcciones cercanas sufrieran daños. En el 2005 fue refugio de muchas personas que quedaron sin hogar en el tremendo huracán Katrina que fue devastador para Nueva Orleans y 25,000 personas estuvieron allí hasta que el  equipo de Futbol Americano, el  “Houston Texans” pidió que lo desalojaran porque iba a tener allí sus juegos. Pero ese equipo también se fue del Astrodome.
La Octava Maravilla ya no servía para nada. Increíble pero cierto.
-o-


FERNANDO VALENZUELA
Fue en el Astrodome cuando todavía estaba hermoso que hubo un 16 de septiembre un juego de la Liga Mexicana entre los Charros de Jalisco y los Industiales de Monterrey. Pero en cuestión de Beisbol mexicano lo mejor de toda la historia fue el Juego de Estrellas de 1986 en el mismo Astrodome cuando tuvimos el máximo momento cuando dos pitchers nuestros, estrellas de Ligas Mayores estuvieron frente a frente, Fernando Valenzuela  por la Liga Nacional y Teodoro Higuera por la Liga Americana tiraron  de la cuarta a la sexta entrada poniendo ceros. Los dos estuvieron formidables aunque  Valenzuela más espectacular ya que llegó a ponchar a cinco bateadores seguidos para empatar el record de Carl Hubbell en el juegoestelar de 1934, el segundo de la historia. Curiosamente tanto Valenzuela como Hubbell tuvieron el lanzamiento de tirabuzón como su mejor pitcheo. La Liga Americana anotó dos carreras contra Dwight Gooden en la primera entrada y terminó  ganando 3-2 el encuentro.


Añadir leyenda
Valenzuela comenzó a lanzar en la cuarta  entrada y ponchó consecutivamente a Don Mattingly, Cal Ripken y Jesse Barfield. En el quinto ponchó a Lou Whitaker y a Teodoro Higuera, llegando a cinco ponches para empatar el record, pero Kirby Puckett dio rola al short. En la sexta Rickey Henderson elevó a tercera, con Wade Boggs conectando sencillo, Lance Parrish  elevó al central y Mattingly dio rola a segunda.
Teodoro Higuera reemplazó al abridor Rogers  Clemens y al igual que Valenzuela, puso ceros de la cuarta a la sexta entrada. Tuve la suerte de estar en ese partido estelar y para el último inning de Higuera estaba tan nervioso, deseando que los dos estuvieran muy bien, que dejé mi butaca tan cómoda y me fui a ver el cierre del sexto parado en un pasillo amplio detrás de la barda izquierda con  una reja de protección. 


DEJO MUCHOS RECUERDOS
Desde allí vi como Higuera  sacó los tres outs que le faltaban para completar su labor y me regresé contento a mi asiento que estaba por  la planta baja  a la altura de donde terminan de calentar  los pitchers en el bull pen. Higuera aceptó también un solo un hit en sus tres ceros, con dos ponches y una base. Unica vez que se han enfrentado dos lanzadores mexicanos en un Juego de Estrellas de Grandes Ligas.
Fue en esa noche que algunos de los aficionados que íbamos en la excursión de Pepe Rodríguez festejamos  después  en el hotel la gran noche mexicana.
La mejor noche pata el Beisbol mexicano.
.
Si usted quiere escuchar a Fernando  Valenzuela en  una entrevista de CD puede obtener el libro  “Tommy al  Bat” en que además aparece un capítulo hablando sobre la  carrera de Fernando. Pida informes al correo electrónico  cananea28@gmail.com   



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada