Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

domingo, 7 de diciembre de 2014

LA POSTAL DEL DIA

EDUARDO ORVAÑANOS

DE GRAN NARRADOR DE BEISBOL A

PRESIDENTE DE LA LIGA MEXICANA

EDUARDO Orvañanos nació en Torreón y ya está en el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano desde 1980. Su carrera en el Beisbol es única ya que alcanzó a tocar prácticamente todas las facetas que hay en nuestro deporte rey. Se dio a conocer en los años cuarenta y fue el otro locutor de fama en aquel entonces, haciéndole la competencia al  “Mago” Septién que había  comenzado su carrera al final de la década de los treinta.
Con muy buena voz y no los gritos que el dinámico Mago Septién producía con su prodigiosa voz, fue el favorito de muchos aficionados, incluyendo del  “Rápido” Esquivel quien me dijo una vez que cuando era un adolescente el narrador que prefería era Orvañanos. Era más real, más confiable.
Cuando vino el gran auge de los cuarentas en el Beisbol con Jorge Pasquel quitándole a Ligas Mayores varios jugadores estrellas y con los mejores peloteros de color en nuestra Liga Mexicana ya que en el Beisbol Organizado no daba oportunidad a la gente de piel oscura, tuvimos nuestras Ligas Mayores y Orvañanos no solamente fue el narrador en esa temporada desde el Parque Delta, sino que se aventuró a fundar una revista de mucho lujo en impresión, un semanario que llamó HIT. Dio portadas a color, papel fino en sus páginas y con fotos que lucían mucho para esa época. Sin embargo el alto costo de la publicación hizo que en un tiempo tuviera que utilizar un papel menos caro y al poco rato desapareció del mapa, siendo revivida en 1950 por Angel Fernández, otro muy famoso narrador pero de Futbol cuando dejó al Beisbol.
Como narrador, Eduardo Orvañanos duró años y años siendo el principal cronista de Televisa para los juegos de la Serie Mundial y llegamos a compartir momentos de pláticas durante esos clásicos de 1961 en adelante que fueron los primeros a los que viajé en mi carrera de cronista. Algunas veces me invitó a estar a su lado en su palco de transmisión, como en el séptimo y último juego de la Serie Mundial de 1962 en San Francisco que los Yanquis le ganaron al Gigantes 1-0.
También dedicado al mundo de la publicidad, Eduardo Orvañanos fue elegido en 1960 para presidente de la Liga Mexicana, donde estuvo dos años. Y 1960 fue un año de gran importancia en la historia del Beisbol mexicano ya que el Ingeniero Alejo Peralta convenció  a la mayoría  de los directivos para patrocinar una Liga Central de solamente prospectos mexicanos. Se recuerda que el Ingeniero Carlos Rubio no apoyó ese proyecto y no tuvo equipo en la Liga Central.
Pero Eduardo Orvañanos era una persona muy preparada y que se sabía mover con gracia en el mundo de los empresarios. Más adelante fue uno de mis jefes en el diario La Afición cuando lo llevó “Fray Nano” para dar ideas modernistas al primer periódico deportivo que conoció el mundo.  
Los tiempos pasaron y hubo cambio de guardia en el personal que siguió transmitiendo las Series Mundiales para Televisa, pero en los años de solamente radio, Orvañanos alternó con el famoso Buck Canel, el formidable Felo Ramírez y Musiú La Cavalarie. La famosa “Cabalgata Deportiva Gillette”.
Fue Orvañanos parte importante para que una nueva sociedad comprara a los Diablos Rojos en 1960, entrando Víctor Rivero Azcárraga, Manuel Marrón y Jaime de Haro.
Más adelante tuve tratos con él cuando estuvo al frente de American Motors que vendía coches de la marca “Rambler” y llegué a comprarle en tres años seguidos, hasta tres “Gremlins” nuevos, dándome precio especial y facilidades para los pagos.
Me contó  una anécdota de cuando transmitía los juegos del Parque Delta y antes de un partido le quiso jugar una broma al gran jonronero cubano Roberto Ortiz. Sin estar todavía al aire, entrevistó al jonronero y después  de una pregunta beisbolera le preguntó : ¿Es cierto que tú has dicho que Jorge Pasquel es una mala persona y que es nociva para todo el Beisbol?. Obviamente Roberto Ortiz se asustó y dijo rápidamente que no era cierto, que él pensaba que Pasquel era un gran hombre. Hasta allí llegó la broma ya que sonriendo, Orvañanos le dijo a Ortiz que era solo una “vacilada” ya que no estaban en el aire. Vaya susto que le dio al “Gran Valente”.
Tuvo frases que se hicieron muy populares en la pelota, como aquella de “bateador emergente o da de hit o es ponchado”. O aquella de “detrás del error viene el hit”. Por lo menos fue a él al que se las escuché por primera vez,
Lo seguro es que en un principio, en los juegos narrados de Beisbol en México, el “Mago” fue indiscutiblemente más famoso para la mayoría  de aficionados. Pero muchos preferían a Lalo Orvañanos. Lo seguro es que fueron los pioneros y los dos muy buenos.  


EDUARDO ORVAÑANOS





 
PARQUE DEL SEGUR SOCIAL

LA REVISTA HIT


No hay comentarios:

Publicar un comentario