Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 4 de diciembre de 2014



LA POSTAL DEL DIA

EL ULTIMO JONRON DE JOE

DIMAGGIO LO CONECTO EN

LA SERIE MUNDIAL DE 1951

LOS Yanquis de Nueva York ganaron el  campeonato de 1951, su tercero seguido, y fueron a la Serie Mundial contra los milagrosos Gigantes de Nueva York también que habían venido desde muy atrás  para luego ganarle el play off al Dodgers de Brooklyn con el nunca olvidado jonrón  de Bobby Thomson en el cierre de la novena entrada del juego decisivo. Los Gigantes estaban “calientes” y tomaron  ventaja de 1-0 y 2-1 en la serie cuando el cuarto juego se celebró en el Polo Grounds, la casa del equipo de la Liga Nacional. Para la quinta entrada los Yanquis iban ganando 2-1 contra Sal Maglie, el estrella de los Gigantes, cuando Yogi Berra dio sencillo y Joe DiMaggio siguió con un largo cuadrangular al segundo piso de las gradas izquierdas. Los Yanquis terminaron ganando ese juego 6-2 por lo que el batazo de DiMaggio fue el decisivo. A fin de cuentas los Yanquis ganaron el clásico en seis juegos.
DiMaggio había tenido una horrible temporada para lo gran estrella que era, nunca pudo levantar su bateo y terminó con .263, 12 jonrones y 71 carreras empujadas, aunque en la Serie Mundial se defendió bien con 23-6, seis carreras empujadas, dos dobles y un jonrón, pero  era casi seguro que se iba a retirar una vez terminado ese clásico. En su última vez al bat en esa Serie Mundial conectó un doblete por el right-centro en lo que sería su último turno. A continuación fue out en tercera en un toque de bola que intentó ser de sacrificio. Al regresar a la caseta los 61,711 fanáticos en el Yanqui Stadium le dieron una gran ovación puestos de pie y pensando que posiblemente iba a ser su última actuación ofensiva.
Todavía terminada la Serie Mundial ganada por Yanquis en seis juegos se fue Joe DiMaggio a una jira por Japón en donde hubo locura por verlo jugar y fue allí donde dio otro jonrón, el último, pero no en juego de Ligas Mayores.
Uno de los propietarios del Yanquis, Dan Topping, intentó persuadirlo para que jugara un año más, pero DiMaggio dijo que las lesiones que tenía ya no lo dejaban actuar en su standard de juego y que por eso se iba a retirar.
Finalmente se convocó a una reunión de prensa en las oficinas del Yanquis, entonces en el  centro de Manhattan, y fue donde el 11 de diciembre de 1951, Joe DiMaggio anunció que se retiraba del Beisbol. Indicó que había cuatro razones para retirarse: la mala temporada que tuvo donde  no le dejaron en paz las lesiones en una rodilla y en el hombro derecho:
“En un juego cuando mucho podía  hacer dos tiros buenos desde el jardín central ya que entonces el hombro me dolía bastante para poder tirar bien. Ese dolor me hizo perder la fuerza y consistencia en el bateo. Y el dolor de la rodilla podía ser bastante molesto igualmente.”
Indicó también en la conferencia de prensa que otra cosa que lo terminó acabando fueron los juegos nocturnos: “Posiblemente si hubiera sido un jugador joven no me hubiera importado pero eso de jugar en la noche y de jugar al día siguiente por la tarde era demasiado esfuerzo para mi edad y mis lesiones.”
En esa misma conferencia indicó que consideraba como la mejor atrapada que hizo en su carrera fue una memorable en que corrió hasta los 461 pies que tenía el Yanqui Stadium original por el jardín central y estirando el guante en plena carrera se pudo quedar con el monumental batazo de Hank Greenberg, jugador y jonronero de los Tigres de Detroit. Eso fue en 1938: “Al principio corrí para buscar de rebote la pelota contra la barda pero vi que tenía  chance y al estirar el guante, la bola se quedó allí.”
Desgraciadamente no había televisión entonces pero debe haber sido parecido a la atrapada que hizo Willie Mays por los 480 pies del Polo Grounds en la Serie Mundial de 1954.  
Dijo también  que la racha de 56 juegos seguidos dando de hit fue la parte principal de su carrera pero la alegría de ganar 10 campeonatos y nueve Series Mundiales fue igualmente gratificante.
Finalmente dijo: “Cuando el jugador siente que el Beisbol ha dejado de ser una diversión, hay que retirarse.”

Suficiente es suficiente. DiMaggio, como los demás jugadores de su tiempo, perdió tres años en el mejor momento de su carrera debido a la segunda guerra mundial. Tenía 37 años al colgar los spikes.


EL ULTIMO JORON DE DIMAGGIO

DIMAGGIO RECIBIDO EN LA CASETA

PROGRAMA DE LA SERIE MUNDIAL 1951 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada