Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

martes, 16 de diciembre de 2014

PEDRO FORMENTAL

ERA TAN BUEN BATEADOR  QUE LO
LLAMABAN “PERICO 300” PERO ……

¿HABRIA BATEADO EN LAS MAYORES?



FORMENTAL DESPUES DE UNO DE SUS JONRONES CON LOS ROJOS DEL HABANA
SI hay algún bateador en la historia de América Latina que podría haber hecho bueno el dicho muy popular de que “le da un palo a cualquiera” ese se llama Pedro Formental quien tuvo unos años tan fabulosos en la fuerte Liga Cubana, en la Liga Mexicana y hasta en las Ligas Negras que simplemente estoy convencido de que fue el mejor bateador de haba hispana en sus tiempos de jugador. Era zurdo para batear, zurdo para fildear, y acabó con los pitchers contrarios con una facilidad asombrosa. Por eso lo llamaron en Cuba “Perico 300”, porque uno estaba seguro que iba a batear sobre los mágicos .300. Sin embargo a Formental le tocaron los tiempos que apenas el Beisbol Organizado estaba dejando entrar a los jugadores de color a las catedrales de Ligas Mayores y lo estaban haciendo en muy pequeñas dosis los equipos que se atrevían a reclutar peloteros en sepia cuando ya Jackie Robinson había roto la barrera del color.



¿Por qué los Senadores de Washington dejaron pasar sin firmar a jugadores cubanos como Orestes Miñoso y Pedro Formental si eran un equipo de los últimos lugares y ya se permitían jugadores negros en las Grandes Ligas?. Senadores era el único equipo que tenía un buscador de tiempo completo en La Habana, el entonces famoso Joe Cambria, pero tenían orden de firmar a jugadores blancos aun cuando ya estaban algunos peloteros de color triunfando en la gran carpa. Miñoso y Formental eran negros azabache y Orestes demostró que era un estrella en cualquier Beisbol. ¿Debemos considerar a Formental tan buen bateador o mejor que Miloso?.  Por lo menos en la Liga Cubana, llena de estrellas y muchos pitchers de clase tripe A y de Ligas Mayores, Formental fue mejor bateador que Miñoso. Y en la Liga Mexicana fue Formental mejor bateador que todos los muy buenos jugadores cubanos de color que tuvimos en tierra azteca en la década de los cuarenta.


CARICATURA DE FORMENTAL
Al paso de los años me encontré a Joe Cambria en el Hotel Coliseo, un hotel viejo y modesto del Centro Histórico y donde se hospedaban los jugadores del Petroleros de Poza Rica que había ido para entrevistarlos. Y tuve la fortuna de encontrarme en ese hotel a Joe Cambria del que tanto había oído hablar y platicar un rato con él. Le estoy hablando de 1960 y le comenté a  Cambria que en el equipo del Tigres había un joven pitcher cubano que lucía mucho, Luis Tiant, y enseguida me preguntó si era blanco o negro. Cuando le contesté que era de color, me respondió: “Este año ya no podemos firmar a ningún jugador negro más ya que tenemos un máximo como cuota.”
Fue una auténtica tontería ya que en equipos como Senadores y otros de los últimos lugares hubieran mejorado una barbaridad firmando a los mejores jugadores de color. Era algo así como los agentes libres de ahora, solo que entonces eran muy baratos los mejores peloteros negros. La Liga Nacional fue más audaz en la firma de los jugadores de raza oscura y por eso le llevaron la delantera en calidad a la Liga Americana por varios años. Orestes Miñoso fue el primer jugador latinoamericano negro en llegar a Ligas Mayores y lo hizo con un Indios de Cleveland que en poco tiempo lo cambió a los Medias Blancas de Chicago.


LOS DOS TIANT, PADRE E HIJO
Formental jugó antes que Miñoso ya que desde el principio de los cuarenta ya lo vi jugar con los Elefantes de Cienfuegos de la Liga Cubana, era el jardinero central. Era Cienfuegos un equipo gris con poca publicidad, pero cuando lo cambiaron a los Rojos del Habana, Formental se convirtió en el rey del Beibol cubano. La liga invernal tenía  toda su pubicidad en los Rojos del Habana y los Azules del Almendares, los grandes rivales.
Solo Roberto Ortiz fue mejo jonronero que Formental, pero no creo que haya sido mejor mejor bateador. Hace poco le pregunté a Mike Brito el famoso buscador cubano y gran amigo, su opinión sobre Pedro Formental y me dijo:
“No me cabe la menor duda que hubiese bateado en las Ligas Mayores de hoy, le pegaba a cualquier pitcher y a Conrado Marrero, que era el gran estrella de la Liga Cubana con Almendares, le daba palos a montón. Marrero tenía un gran slider, ese era su único pitcheo grande y Formental se lo pulverizaba. Formental fue un fenómeno bateador pero fildeando tengo mi dudas ya que no pienso que era un gran defensivo.”

MIKE BRITO

Además de ser un gran bateador, Formental tuvo gran carisma al pasar a los Rojos del Habana y nació el apodo de “Perico 300”. Era muy amigo del presidente Fulgencio Batista, los dos eran del municipio de Banes en la provincia de Oriente, y todos decían que Formental usaba una pistola siempre en su ropa. Eso no es nada extraño ya que muchos jugadores cubanos usaban pistola en ese tiempo y o no me explico la razón ya que La Habana era tranquila no había motivo  para ir armado, pero Adolfo Luque usaba pistola, también el ampayer Armando Rodríguez y otros jugadores. Varias veces llegó a comer con Batista y le dijo que estaba interesado en hacer una carrera en la política al terminar sus años de pelotero.
Respecto a su defensiva recuerdo haberlo visto jugar con los Elefantes de Cienfuegos y no recuerdo que hiciera errores descomunales como otros grandes bateadores tal y como le sucedía a Claro Duany, dos veces campeón de bateo en la Liga Mexicana. 
COMPAÑERO DE FORMENTAL EN EL HABANA

En ninguno de los artículos que he leído a través de mi vida sobre Formental todos hablan de lo buen bateador que fue pero nunca comentan que fuera malo o bueno a la defensiva y candidato a ser Bateador Designado si hubiera jugado en la pelota de hoy.
El muy conocido aficionado al Beisbol cubano Pablito Hernández que vive en México desde los años sesenta, me dijo que Formental era un formidable bateador y más que aceptable a la defensiva. Los hermanos Torres, Pastor, que fue gerente del Aguila de Veracruz cuando ganó el campeonato de la Liga Mexicana 1970, y Jorge, vieron jugar bastante a Formental en su Cuba y cuenta que si Formental era grande por su  bateo, no desentonaba en su fildeo.
-o-
Dice Mike Brito que él llegó a saber que hubo algunas ofertas para que fuera a las Ligas Menores de Estados Unidos con la sucursal de algún equipo de las Mayores pero Formental no tenía buenas experiencias de Estados Unidos por el problema racial que entonces existía. Se ha repetido hasta saciar aquel incidente que tuvo al jugar para los Medias Rojas de Memphis en la Liga Negra de Estados Unidos y una vez no lo dejaban entrar al restaurante que era solo de blancos y entonces sacó su pasaporte cubano y les reclamó que él era un negro cubano, no americano, y el dueño dio orden que lo dejaran entrar.


LOS DOS EQUIPOS DE FORMENTAL:  CI3ENFUEGS Y HABANA  
En los años que estaban dando oportunidad de ir a las sucursales de Ligas Mayores el sueldo era bajo y la segrecación muy alta por lo que Formental, una vez que Jorge Pasquel dejó de pagar los muy buenos salarios, se fue a jugar algunos veranos a República Dominicana y a Venezuela. Ya de muy veterano estuvo finalmente en el Beisbol Organizado con los Sugar Kings de La Habana, el equipo que estaba a un paso de llegar a Ligas Mayores cuando llego Fidel Castro y su comunismo para echar por abajo todos los planes que había.
Formental ya estaba por los 39 años cuando jugó con los Sugar Kings y siguió siendo un tremendo bateador en la Liga Interacional de clase tiple A.
La consistencia bateadora de Formental y el poder que tenía hubiera sido ideal para parques  como los tres de Nuev York, el Yanqui Stadium, el Polo Grounds y el Ebbets Field de Brooklyn, pero Formental, al igual que muchos jugadores estrellas de su época, nacieron en la era equivocada para el atleta de color.
Me contó el ya fallecido Silverio Pérez, aquel pitcher zurdo cubano que luego fue buscador de los Angelinos de California, que Formental tuvo que salir de Cuba al irse su gran amigo Fulgencio Batista y que decidió ir a vivir a Chicago. Me contaba que puso un negocio en que mirando una bola de cristal podía ver el futuro de la persona que lo visitaba. Se ponía  un turbante y Miñoso contó que una vez lo fue a ver y entró  sin tocar a la puerta y se encontró con Formental que aparentemente estaba en trance y cuando vio a Orestes le dijo: “Vete de de aquí, negro, que me estás espantando a los espíritus”.
Así que Formental fue pintoresco hasta el final, aunque estuviera ya fuera del Beisbol.
-o-
PERICO 300

En la Liga Mexicana, Formental fue un éxito total. En su primer año estuvo con Alijadores de Tampico en 1943 y en un parque Alijadores donde era difícil batear, conectó para .312 con cuatro jonrones. En 1944 fue parte del campeón Azules del Veracruz de 1944, el equipo que Jorge Paquel consideraba como el mejor que había tenido, y bateó .345 con cinco cuadrangulares y 73 carreras empujadas. Volvió a jugar con los Azules en 1945 y mejoró a .362 con siete cuadrangulares y 56 impulsadas. Para 1946 se despidió de la Liga Mexicana con los Tuneros de San Luis Potosí con .384 en 125 veces al bat. Lo mejor de Formental bateador estaban por llegar en los siguientes años, cuando se fue a jugar  con los Medias Rojas de Memphis de la Liga Negra al Beisbol de verano de República Dominicana y al de Venezuela, entonces también de verano.
En 1949 con el Memphis bateó .342 y en 1950 para .363 y aunque lo vieron algunos buscadores el sueldo no era muy bueno en las sucursales y la segregación era demasiada para Perico 300.


LOS SUGAR KINGS DE LA HABANA
Fue en 1954 cuando estuvo con los Sugar Kings de La Habana y a la edad de 39 años bateó .266 cn 13 jonrones y 41 empujadas en la fuerte Liga Internacional de clase triple A. En 1955, al cumplir los 40, mejoró a .293 con ocho cuadrangulares y 55 impulsadas en 358 veces al bat. Parecía que iba a durar para siempre pero ese fue su último año en la pelota de altura.
-o-

En la Liga Cubana profesional hizo historia terminando como el bateador zurdo con más jonrones, un total de 56, un promedio de .274 y primero de todos los tiempos en carreras empujadas con 362, empatado con el también  jardinero central Alejandro Crespo.
En 1949-50 y el invierno siguiente bateó para .336 y .337, cuando se ganó el apodo de “Perico 300”. Esta última temporada fue el campeón bateador de la Liga Cubana.
Estuvo en tres Series del Caribe consecutivas, las de 1951, 52 y 53, ganando el campeonato de bateo en 1953 con porcentaje de .562. Dos veces en esa serie y en los dos juegos contra Venezuela, bateó de 4-4.  Medía Formental cinco pies con 11 pulgadas, por lo que no era demasiado alto, pero lo suficiente para ser una leyenda de la fuerte pelota cubana.

HEROE DE LEYENDA

Posiblemente en su querida Cuba nadie lo recuerde ya que los comunistas no quieren hablar del formidable Beisbol profesional cubano que tuvieron. En México son poco slos que hayan visto al gran Formental, quien dejó un promedio global de .345 en los cuatro años que jugó, posiblemente el promedio más alto en un pelotero en cuatro temporadas. Y todavía lo mejor de Formental estaba por llegar ya que después  nació la leyenda de “Perico 300”.
-o-
Mike Brito tiene razón de que en la actualidad, Formental hubiera sido un cincho para jugar en Ligas Mayores, pero en su tiempo las cosas eran muy difíciles y no solamente porque  a los jugadore de color los firmaban en cuenta gotas, sino porque había solamente 16 equipos en las Grandes Ligas contra los 30 de la actualidad. Emn aquel tiempo había cola  en triple A buscando una rendija para llegar a Grandes Ligas,
En lo particular pienso que las Ligas Mayores de aquellos años eran más fuertes que las de ahora y me baso en que muchos grandes estrellas blancos de habla hispana, luego los negros también,fueron a jugar a Grandes Ligas y ninguno de ellos pudo ser estrella, jugadores tan notables como el portentoso boricua Luis Rodríguez Olmo, el gran jonronero cubano Roberto Ortiz, el igualmente bateador de largo alcance, Roberto “Tarzán” Estalella y varios más que eran super estrellas en la pelota de habla hispana.


BETO AVILA 
Por eso nuestro Beto Avila asombró al mundo beisbolero al ganar en 1954 el campeonato de bateo de la Liga Americana en 1954 con el inolvidable porcentaje de .341.
Si usted no vio jugar a “Perico 300” ya se puede dar una idea de lo que fue este bateador super dotado que fue tan famoso en Cuba como el que más lo haya sido.  

Mi e-mail es cananea28@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada