Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 12 de diciembre de 2014

ROY PARKER

EL BABE RUTH DE BOLSILLO

GANABA 27 JUEGOS COMO PITCHER
Y BATEO 36 JONRONES  EN UN AÑO

JUGO CON DIABLOS ROJOS Y CON JALAPA





ROY PARKER 
Roy Parker medía solamente cinco pies con siete pulgadas y posiblemente ello evitó que llegara a Ligas Mayores, aunque la verdad sea dicha, llegar a la gran carpa en la década de los cuarenta y cincuenta era una tarea de romanos. Eran solamente ocho equipos en cada liga grande y había decenas y decenas de Ligas Menores, con cientos y cientos de jugadores desde clase triple  hasta clase D. Y Roy Parker jugó  generalmente en clase C, clase B y la calificación más alta que pisó fue la de Liga Mexicana de 1955 cuando tuvo su única temporada de verano en nuestro país y fue parte importante de un Diablos Rojos del México que ese año estrenaron el Parque del Seguro  Social y fue el primero de la liga en el Beisbol Organizado, entrando como clasificación de doble A (actualmente la Liga Mexicana tiene clasificación triple A). Esos Diablos fueron potentes, con Alonso Perry teniendo su primera campaña en Liga Mexicana también, y pelearon por el campeonato hasta el último día de la campaña.


Roy Parker tuvo muy buen año con los Rojos al terminar con .324, 16 jonrones y 80 carreras empujadas. Esa temporada los Diablos tuvieron  dos managers cubanos, primero el muy famoso Gilberto “Jibarito” Torres que era un nombre muy conocido en la pelota profesional pero luego hubo motín a bordo y el catcher Mario Díaz, uno de los que le hizo política, se quedó como manager del club.
Roy Parker pudo haber vuelto a los Diablos de 1956 que ganaron el primer campeonato de su historia peor en su lugar prefirió quedarse en sus Estados Unidos a  jugar y manejar al equipo de Clovis  donde tuvo un verano de 36 cuadrangulares y 133 carreras empujadas. En 13 años de Ligas Menores, Parker dio 222 cuadrangulares y bateó para .318.


En la pelota mexicana tuvo sus inviernos en la Liga Invernal Veracruzana donde jugó con los Chileros de Jalapa y fue allí donde sus compañeros le pusieron or el apodo del “Chiltepín”. Dejo huella con su gran esfuerzo dando batazos, jonrones y entrando a pitchear cuando se necesitaba.
Posiblemente esa habilidad de poder lanzar muy bien y tener poder jugó en su contra ya que el manager no sabe qué hacer con ellos, ya que puede lanzar bien y batear bien. En 1949 y 1950, cuando comenzaba su carrera de profesional, lo utilizaron bastante  como serpentinero con el equipo de Pampa de clase C y tuvo un año de 23 y otro de 27 victorias pero como tenía bastante poder, lo dedicaron más a ser jugador de posición. En 1953 con el equipo Colvis de la Liga West Texas-Nuevo México dio hasta 41 cuadrangulares en una campaña. En el mismo Clovis dio 36 batazos de vuelta entera en 1956 un año después de jugar con los Diablos Rojos. Nacido el siete de abril de 1926, tenía 29 años cuando jugó para los Rojos de la Liga Mexicana.   

ALONSO PERRY

En 1949 con el equipo de Pampa dio 24 jonrones y como pitcher tuvo 23-10 y en 1950 bateó 21 cuadrangulares y como lanzador estuvo fantástico al tener una marca de 27-12. Era pues difícil decidir qué harían con Roy Parker, si dejarlo en la lomita o ponerlo como bateador. En las dos partes era formidable. Pero en aquellos tiempos era tan difícil  para un jugador el subir de clase C a triple A para buscar las Ligas Mayores. Una excepción lo fue Mickey Mantle, quien después de tener en 1950 una gran campaña en clase C con el equipo de Joplin, Misuri, fue probado por los Yanquis en la primavera de 1951 cuando todavía era un shortstop que cometía muchos errores. En 1950 con el Joplin de la Liga Western Association bateó Mantle .383 con 26 cuadrangulares. Tenemos el caso del grandulón  Joe Bauman que dio hasta 72 jonrones en la campaña de 1954 y sobre todo con el equipo Roswell de la Liga Longhorn se la pasó dando muchos y muchos cuadrangulares, pero nunca tuvo la oportunidad de ser llamado por las Grandes Ligas. 



MARTIN Y MANTLE
En la clase C los peloteros eran ignorados en su mayor parte y eran pocos los que podían escalar los peldaños. Uno de ellos lo fue el segunda base y luego famoso manager, Billy Martin, que tuvo un año formidable en la Liga Arizona-Texas y pudo alcanzar la gran capa y ser hasta héroe de clásicos de octubre con los Yanquis. En 1947 con el Phoenix de la Liga Arizona-Texas bateó .392 con nueve jonrones.
-o-
Ronnie Camacho fue compañero de Parker con los Chileros de Jalapa y tiene muy buenos recuerdos del “Chiltepín”: “Era muy alegre pero tranquilo, muy buen compañero y tenía mucha habilidad. Estaba convencido de que hubiera llegado a las Grandes Ligas de haber tenido más estatura quela que la tuvo. Bateaba bien y con poder y todavía al jugar con Jalapa podía pitchear bien.”
Con los Diablos Rojos de 1955 en su único año de la Liga Mexicana tuvo seis juegos como pitcher, con uno ganado y dos perdidos, abrió tres juegos y completó dos de ellos. Pero en realidad cuando era un pitcher de muchos partidos fue en el principio de su carrera.
Su producción jonronera bajó  a 12 jonrones en 1957 y a cinco en 1958 por lo que se retiró a los 32 años de edad. Una lesión ya no lo dejó en paz.


ROY PARKER
Nacido en Mansfield, Texas, falleció en Lubbuck, Texas, en 1998 cuando iba a cumplir los 72 años de edad. Los que lo vimos jugar con los Diablos Rojos y los Chileros de Jalapa lo recordamos con admiración  ya que tenía poder, era un Babe Ruth de bolsillo.
-o-
En el invierno de 1953-54, Roy Parker reforzó al Petroleros de Poza Rica manejado por Chuck Genovese en la serie contra Venados de Mazatlán de la Liga de la Costa del Pacífico por el campeonato total invernal de México. Y fue el último out de la serie cuando en el cuarto juego celebrado en Poza Rica, en el Parque Jaime J. Merino, lo ponchó Ronnie Lee Kline para que se coronara el equipo manejado por Memo Garibay. Los Venados se llevaron la serie por tres juegos a uno.


MEMO GARIBAY
Que dejó huella en la pelota mexicana no hay duda ya que cuando alguien de Jalapa habla sobre los grandes jugadores que fueron parte de los Chileros en los viejos tiempos, Roy Parker siempre aparece en la lista.
Cuando traté de hacer este artículo sobre Roy Parker no encontré en las páginas del internet ningún escrito sobre él y es lo que más me animó a hacer este trabajo. Siendo el internet un nuevo invento hay muchos jugadores de años anteriores en nuestro Beisbol que han sido olvidados y varios de Ligas Mayores también. Y pensé que un pelotero con tantas facultades como Roy Parker merecía ser recordado en un artículo de internet para que quien no lo conoció, sepa lo fue.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada