Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 5 de diciembre de 2014


¿SERA EL PELOTERO MEXICANO MAS

COMPLETO DE TODOS LOS TIEMPOS?

MIGUEL BECERRIL FERNANDEZ

EL BECERRO DE ORO




MIGUEL FERNANDEZ
Cuando se habla del jugador mexicano más completo, con más facultades, surge siempre el nombre de Miguel Becerril Fernández, quien bateaba de los dos lados del home y podía mostrar habilidad en todos los departamentos del partido. Posiblemente entre los jugadores que llegaron después uno puede considerar a Matías Carrillo como el más completo entre los mexicanos, aunque solo bateaba de zurdo.
En su época, sin duda, Miguel Fernández es el jugador mexicano más completo, aunque su vida bohemia posiblemente evitó que pudiera mostrar grandes cifras al final de su carrera, que duró de 1956 a 1974, un total de 14 años, logrando un promedio global en Liga Mexicana de .287 con 185 cuadrangulares.
En sus primeros años impresionó vivamente a los buscadores de equipos de Ligas Mayores y varios trataron de firmarlo, pero Miguel no deseaba jugar en Estados Unidos. En cierta ocasión cuando ya siendo un jugador maduro se volvió a comentar que posiblemente los Diablos Rojos lo enviarían a una organización americana, le dijo al gerente Arnulfo Rodríguez: “¿Para qué me quieres cambiar si sabes que soy feliz en México?.”

ARNULFO RODRIGUEZ 

Al igual que Héctor Espino, Fernández no quiso probar fortuna en la pelota americana.
Nacido en Las Choapas, Veracruz, el tres de diciembre de 1934, Miguel hizo su aparición en la Liga Mexicana de 1956 con el equipo Tigres, que a la sazón tenía un arreglo de trabajo con los Piratas de Pittsburgh. El ambidextro logró promedio de .276 y casi siempre estuvo jugando la tercera base, conectando los primeros cuatro jonrones del total de 185.
Fue por esos primeros años que los Piratas de Pittsburgh movieron mar, cielo y tierra para tratar de llevarse a Miguel a sus sucursales en Estados Unidos, pero solamente fue a un entrenamiento de Ligas Menores en Hunstville, Texas, y se regresó. Con los Tigres en 1957 bateó .302 con 11 jonrones y en 1958 tuvo .312 con siete cuadrangulares.

Liga Internacional



En 1959 el manager cubano Preston Gómez vino por él hasta Las Choapas, para llevárselo a jugar con los Sugar Kings de La Habana en la Liga Internacional de clase triple A. Preston, quien luego sería manager en Grandes Ligas, estaba hipnotizado por las facultades de Becerril y se lo llevó a su equipo en La Habana. Sin embargo, duró poco y regresó a la Liga Mexicana en ese 1959, pero para jugar con el Águila de Veracruz, donde tuvo dos años en que se instaló como estrella.
Tras batear .282 con nueve jonrones en el 59, tuvo un año de fábula en 1960 al conectar 33 jonrones y jugar las paradas cortas del Águila, con 101 carreras empujadas.

AL PINKSTON

Los bonos de Miguel Fernández estaban por las nubes cuando se realizó el cambio más sonado en la historia de la Liga Mexicana, al pasar Miguel a los Diablos Rojos del México por el gran bateador americano Al Pinkston y el segunda base mexicano Natas García. Al principio el Águila fue el mejor librado ya que fueron los campeones en 1961, pero Fernández tuvo grandes campañas con los Diablos y fue uno de los ídolos de sus fanáticos durante cinco años.



En su primera campaña con el México, en 1961, Miguel bateó .332, con 14 jonrones y 84 carreras empujadas. Sin embargo, hubo que buscarle posición y finalmente encontró sus mejores lugares en la primera base y en el jardín izquierdo. En 1962 bateó para .301 con 17 jonrones y 79 empujadas. El México, con Tomás Herrera de manager, fue el campeón en 1964 y Becerril ayudó con .294, 21 jonrones y 95 impulsadas.
En un partido de la campaña de 1963 con el mismo México, Miguel bateó tres jonrones para empatar el récord existente entonces y también conectó dos cuadrangulares en una misma entrada. Fue en el Parque del Seguro Social, contra Broncos de Reynosa, y comparte el récord increíble de dos cuadrangulares en un acto con Al Grunwald, Ángel Castro, Len Tucker, Aldo Salvent, Earl Taborn, Arturo Orozco, Jack Pierce, José Rendón, Samarito Vega, Eric Payton, Orlando Sánchez y Alejandro Ortiz, con este lográndolo dos veces. Después lo hicieron  Jayson Bass, Pat O´Sullivan, Donzell McDonald y Luis Alfonso García.
 
COMENZO CON TIGRES 
Hombre Récord

En el libro de récords de la Liga Mexicana, Miguel Fernández aparecía como el bateador que más jonrones ha conectado con la casa llena en toda la historia, con un total de nueve, pero Nelson Barrera lo mejoró con 16.
Fue 1965 su último verano con los Diablos y bateó .289 con siete jonrones y 66 impulsadas.
Volvió en 1966 al Águila y parecía que estaba en el ocaso de su carrera cuando en 1967, al pasar a los Sultanes de Monterrey, volvió a primer plano con una campaña de 25 jonrones, 86 empujadas y .272. Su manager Wilfredo Calviño le pudo sacar la que sería su última gran campaña.
En 1968 los Sultanes lo cambiaron al Pericos de Puebla y entre los dos equipos tuvo promedio de .248 con 11 jonrones y 50 carreras impulsadas.



Ya no volvió a la Mexicana hasta que en 1974 los Cafeteros de Córdoba de Chara y Roberto Mansur lo sacaron de su retiro, para una oportunidad que solo duró 21 juegos. Bateó de 46-9, no dio jonrón y sólo .196 en average. Estaba ya muy pasado de peso y ciertamente al final del camino.

Estadísticas

Estos son los números de Miguel Becerril Fernández en la Liga Mexicana:
Años, 14
Juegos, 1524
Carreras, 887
Hits, 1,520
Dobles, 305
Triples, 93
Jonrones, 185
Carreras Empujadas, 909
Bases Robadas, 77
Bases por bolas, 804
Ponches, 804
Porcentaje, .287

Pelota invernal

AL LLEGAR A MIL HITS


Durante sus primeros años, cuando estaba en plenitud de facultades, Miguel jugó en la Liga Invernal Veracruzana con Petroleros de Poza Rica que también, como los Tigres de la Mexicana, tenían un arreglo de trabajo con los Piratas de Pittsburgh. Su manager Frank Oceak fue de los que más insistió en llevárselo a Estados Unidos con esa organización.
Tuvo sus inviernos jonroneros con los Petroleros que patrocinaba el superintendente de Pemex, ingeniero Jaime J. Merino y luego siguió jugando en la misma y reorganizada Liga Veracruzana. Fue parte de aquel célebre Chileros de Jalapa que tuvo grandes estrellas como Beto Ávila, Rubén Amaro, Papelero Valenzuela, Pasitos Echeverría, Jaime Corella, Felipe Montemayor…
Finalmente fue a jugar a la Liga Mexicana del Pacífico y estuvo con los equipos Ostioneros de Guaymas, Venados de Mazatlán y Cañeros de los Mochis, logrando los siguientes números:
Juegos, 462
Veces al bat, 1,611
Hits, 448
Jonrones, 71
Carreras empujadas, .243
Porcentaje, .271.
En la temporada de 1966-1967, jugando para los Ostioneros de Guaymas, fue líder en dobletes con la cifra récord de 27. Miguel Fernández fue elegido para el salón de la fama en 1984.

MIKE BRITO Y ROBERTO MANSUR
Reporte de Mike Brito

“Indudablemente Miguel Becerril Fernández ha sido el pelotero mexicano de más facultades que he visto. Todo lo hacía bien y podía jugar bien varias posiciones. Pudo haber sido estrella en Ligas Mayores, pero nunca quiso dejar su México lindo y querido.”

Contra Senadores

En la primavera de 1965 se recuerda un partidazo de 10 entradas en que los Diablos Rojos Le ganaron 8-7 al Senadores del Washington de Ligas Mayores, con Gil Hodges de manager.


Decidió un hit productor de Miguel Fernández en el cierre de la décima entrada.
Ese 1965 fue la última campaña de Miguel con los Rojos. La temporada en que México se coronó, 1964, Fernández tuvo una de sus grandes actuaciones y ésta es la historia del partido:

Diablos Rojos del México 1964

Un perico desplumado
Diablos Rojos del México y Pericos de Puebla pelearon palmo a palmo el título de 1964 en la Liga Mexicana. Un año antes los Pericos, comandados por Tony Castaño, logrado el título. En 1964, el México aventajaba al Puebla al entrar a la recta final. Tomás Herrera estaba apenas en su segundo año como manager de los Diablos y trataba de vengar la afrenta de la campaña anterior.
La temporada estaba terminándose y cuando los Pericos de Puebla visitaron el Parque del Seguro Social para una serie contra el México Rojos, se dijo que quien se llevara esa serie lograría el título.


PARQUE DEL SEGURO
Al comenzar la serie, el México solamente tenía ventaja de un juego sobre puebla. Pero al ganar los dos primeros partidos de la serie, el México tomó ventaja de tres juegos. En esos dos encuentros los pitchers Ramón Arano y Alfredo Ortiz lanzaron sendas blanqueadas.
El manager Tomás Herrera había llegado a la serie más importante de la campaña con su cuerpo de lanzadores bien descansado y aceitado.
Para el domingo dos de agosto de 1964 el Parque del Seguro presentó una gran entrada. Si el México lograba vencer nuevamente, limpiaría a los Pericos y tomaría una delantera de cuatro juegos, que considerando el final cercano, sería grande de verdad.


Si Puebla vencía, se acercaría a dos juegos para continuar bien metido en la pelea por la corona. Castaño envió al montículo a su pitcher de más experiencia para estos choques –el cubano Andrés Ayón--, de muy buen control y más sangre fría.
Tomás Herrera llamó a Alberto Joachín, un pitcher difícil de batear sólidamente, por su variedad de lanzamientos. Puebla se fue al frente en la parte alta del primer acto, con sencillo de Zacatillo Guerrero al jardín izquierdo y triple de Daniel Morejón al right center. Pericos llegó a tener ese hombre en la antesala con un solo out. Una buena oportunidad para tomar gran ventaja sobre el enemigo.


HECTOR ESPINO Y ALFREDO ORTIZ
Pero Herrera conferenció en el montículo con Joachín y el veracruzano de Cosamaloapan ató clavijas. Dominó al peligroso Oscar Rodríguez en rola a tercera, a Ronnie Camacho en fly a primera.
Lo que parecía un buen ataque se quedó en una solitaria carrera.
Y sería la única carrera del Pericos en la jornada. Joachín volvió a escapar de volcanes en la segunda y tercera entradas. No había duda de que el México era el equipo del destino en 1964.
Ayón mantuvo la ventaja de 1-0 hasta el cierre de la sexta, cuando el México anotó dos veces para tomar la delantera. Ayón sacó rápidamente dos outs. David García dio foul a primera y Enríquez elevó al central. Pero Leo Rodríguez singleó al left y Miguel Fernández tuvo su oportunidad, Ayón lo trabajó bien, lo puso en dos strikes y una bola. Pero luego le puso una recta ceñida y Fernández hizo ese swing de lujo que lo convirtió en un pelotero muy especial. Fue un batazo grande, largo, que levantó a todos de los asientos. La pelota pasó arriba de la barda del righty ¡presto!.... los Diablos ya ganaban 2-1.


Cerrando el octavo los Diablos lograron una carrera más con sencillo de David García, wild-rola de Agustín Enríquez a la intermedia y una rola de Leo Rodríguez que coló al antesalista perico Zacatillo Guerrero.
Abriendo la novena el Puebla atacó. Fitch recibió pasaporte y Cancino estaba en dos bolas sin strikes cuando el sargento Herrera entró al diamante y llamó a Ramón Arano. Joachín abandonó la batalla y Arano vino fuerte otra vez. Puso a Cancino en cuanta máxima hasta que lo ponchó. Y Arano emocionó a los miles de partidarios rojos abanicando también al cubano  Cuco Toledo, quien bateó de emergente.
Urías fue la última esperanza verde. Dio una corta línea que llevaba malas intenciones, pero Andy Rivera cagó sobre el batazo y lo levantó de aire antes de que la pelota llegara a besar el pasto. Cuatro juegos de ventaja y más de media corona en las sienes del sargento.
-o-


PEDRO MAYORQUIN
Hasta aquí  el recuerdo de ese partido inolvidable.
En el invierno de 1965 el “zurdo de oro”, Alfredo Ortiz, dejó un record en la pelota invernal del Pacífico que nunca será roto al ponchar a 23 bateadores en un juego de entradas extras. Alfredo siempre me ha hablado mucho de ese encuentro en que lanzando por Navojoa terminó perdiendo la batalla cuando Miguel Becerril Fernández de Guaymas le dio un cuadrangular bateando de derecho.

-O-
Chamarras y camisolas de los equipos de antaño en ebbetsfield.com  

No hay comentarios:

Publicar un comentario