Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 30 de abril de 2014

BETO 12

DIA A DIA

HACE 60 AÑOS BETO
AVILA FUE CAMPEON
DE BATEO EN LA LIGA
AMERICANA DE 1954

ABRIL 30 DE 1954

LOS Indios de Cleveland ganan en su primer juego de la temporada contra los Yanquis  en  Nueva York,  en el Yanqui Stadium original,  con Bob Lemon lanzando todo el juego de 10 entradas en seis hits, cuatro carreras, cuatro ponches y cero bases, perdiendo el  zurdo Eddie Ford que en esta ocasión el manager Casey Stengel utiliza de relevo, de la séptima a la décima entrada.
YANQUI STADIUM ORIGINAL

 Beto Avila sigue de primer bateador y conecta un hit en cinco veces para tener un promedio de .362. Larry Doby  es el héroe del partido al batear de 4-4 para Indios, incluyendo un jonrón y el batazo que rompió el empate en la décima entrada. Stengel decidió utilizar a Ford después que los Yanquis habían empatado a cuatro carreras en el sexto inning.
Beto Avila enciende el fuego en el gran rally de cinco carreras en la entrada 10 con su primer hit del partido y la casa se llena con dos  pasaportes con un out. Entonces  Doby batea su cuarto hit de la tarde que produce dos anotaciones y tras  un hit de Philley que empuja la tercera del inning, George Strickland corona el rally con un triple que limpia las bases.
Indios anota tres carreras en la segunda con hit de Al Rosen, jonrón de Doby, triple de Dave Philley y elevado de sacrificio de George Strickland.  En la cuarta la carrera número  cuatro de la tribu con sencillo productor de Rosen.
Yanquis anota una en el primero por jonrón de Bob Cerv y empata a cuatro en la sexta con tres carreras,  la primera empujada por Gene Woodling y las otras dos en un error del jardinero  izquierdo, 

LARRY DOBY Y JACKIE ROBINSON
Al Smith, que deja caer un elevado,
Por Yanquis lanzan Tom Morgan, Bob Kuzava y Eddie Ford. El juego de 10 innings dura tres horas con tres minutos ante 9,042 espectadores en una tarde lluviosa y muy fría en Nueva York.
Beto Avila da rola al short, rola a segunda, elevado al izquierdo, rola a segunda y hit en la décima para iniciar el rally ganador.
Doby fue el primer jugador de color en la Liga Americana, llegando al final de la campaña con Indios de 1947 y ya cuando Jackie Robinson había iniciado el año beisbolero con los Dodgers de Brooklyn.

Indios pone su record en seis ganados y seis perdidos.

martes, 29 de abril de 2014

BETO 11

DIA A DIA

HACE 60 AÑOS BETO
AVILA FUE CAMPEON
DE BATEO EN LA LIGA
AMERICANA DE 1954

Abril 29 de 1954

LOS Indios de Cleveland ganan su segundo juego seguido al imponerse 6-3 al Medias Rojas en el Parque Fenway de Boston con una gran actuación de Beto Avila que tiene una jornada perfecta de tres hits en tres veces al bat para subir su porcentaje a .381, anotando una de las carreras de su equipo, recibiendo dos bases por bolas.
BETO AVILA
Beto Avila recibe base por bolas en su primer turno, conecta de hit en su segundo y tercer turnos,  recibiendo otra base y terminando con imparable al jardín izquierdo en su última vez al bat. De primer bat se embasó las cinco veces que fue a batear. El juego dura 2.38 ante 6,595 fanáticos.
En la primera entrada los Indios anotan  tres veces con bases a Beto y Rudy Regalado, empujando una Wally Westlake con hit. Después viene un hit de Al Rosen que produce dos. En la segunda anotan otras dos con hit de Avila, rola de Regalado, hit empujador de Westlake y elevado al central de Al Rosen para la segunda del inning.  En la quinta entrada llegan a seis carreras con cuadrangular de Dave Philley, su segundo de la campaña. El cátcher Jim Hegan batea un hit en cuatro veces al plato.
Mike García es el pitcher ganador, su primera victoria del año contra dos derrotas, teniendo un trabajo de juego completo con ocho hits recibidos, tres carreras, ocho ponches y tres bases por bolas para imponerse al equipo de Boston que maneja Lou Boudreau.

Jim Piersall conecta dos hits en el jardín central de los Medias Rojas y es el mismo pelotero que tuvo un problema de ansiedad y fue internado en un tiempo en un hospital psiquiátrico. Piersall se convirtió en un jardinero central tan bueno como el que mejor pero no fue un gran bateador. Su historia fue llevada a la pantalla en que Anthony Perkins, el actor de Psicosis, interpreta al jugador.

Al terminar la jornada los Medias Blancas siguen en primer lugar con Detroit a medio juego, Atléticos de Filadelfia a juego y medio al igual que los Yanquis. Indios tiene record de 5-6 a dos juegos del primer escalón mientras Boston ocupa el sótano a tres juegos. 

lunes, 28 de abril de 2014

Karl Drews

 KARL DREWS
Una Historia con Final Trágico
EL DIABLO ROJO CON UN
MURMULLO  DE CORAZON

KARL Drews representa una historia que se ha visto muchas veces en el Beisbol al surgir un jugador que tiene un gran futuro por delante pero debido a algún problema  ese brillante augurio nunca llegó y en el caso de este pitcher tuvo hasta un final trágico cuando todavía le quedaba media vida por recorrer.

KARL DREWS CON DIABLOS
A Karl Drews lo vimos y lo aplaudimos como un pitcher ganador con los Diablos Rojos de 1959, uno de los mejores equipos en la historia de la Liga Mexicana, y  con el de 1960. Fueron esos dos los últimos años de su carrera ya que a los 40 años de edad pensó que debería dedicarse a otra cosa para continuar una vida productiva que ayudara a su esposa y sus hijos.
En 1959 resultó una gran contratación y fue el año en que Alejo Peralta tuvo que hacerse cargo de los Diablos Rojos también al toparse con severos problemas económicos su hermano Héctor que había sido el gran jefe del equipo escarlata de 1955 hasta ese 1959. Para el puesto de gerente del equipo al momento que tomó al equipo, don Alejo revivió  a Plutarco Elías Calles Junior quien había estado al frente de los Tigres en años anteriores pero que ya había salido de la pelota ya que en 1959 el gerente felino lo fue el que fuera famoso ampáyer, Carlos Alberto González.

Y precisamente estaba Plutarco de gerente cuando vino la contratación de Karl Drews, quien llevaba sus años jugando en las Ligas Mayores y Menores, teniendo 39 años cuando llegó al México en aquella campaña   de 1959. Procedió a tener una gran actuación de 16 ganados con ocho perdidos así como 3.15 en carreras limpias. Ponchó a 103 enemigos en 193 innings lanzados y el “viejo” todavía tenía bastante en la bola.

EN EL PARQUE DEL SEGURO
Estos Diablos ganaron el play off de la Liga Mexicana y luego fueron a la serie por la corona de la Asociación Panamericana contra el Senadores de Austin  de la Liga de Texas que fue ganada por los tejanos cuatro juegos a uno. Y el único juego ganado por los Diablos en esta final internacional fue logrado con magistral pitcheo de Drews, quien en el segundo juego, celebrado en el Parque del Seguro Social, ganó el 16 de septiembre de 1959 a los Senadores, sucursal de los Bravos, por 3-2, superando al zurdo Charles Gorin quien por cierto ganaría el quinto y último juego de la final con un partido sin hit ni carrera para acabarse la fiesta. Ese año los Diablos fueron manejados por Memo Garibay y se reforzaron con los mejores jugadores que tenía el Tigres, un equipo que ya estaba fuera de la pelea y que terminó con una cifra perdedora que impuso record que aún persiste, 104 derrotas.
Para 1960 era un Diablos con nuevos dueños, una sociedad que le compró el club a don Alejo y puso como gerente a Arnulfo Rodríguez.

DREWS GANO 16 JUEGOS EN 1959
Y después de su exitosa campaña de 1959, Karl Drews volvió para una segunda temporada con el México que sería su última en la Liga Mexicana y en su carrera. Ese segundo año, teniendo como manager primero a Chile Gómez y después a Chero Mayer, Drews ganó 10 y perdió ocho, con un alto 5.39 de efectividad que le abrió los ojos como un aviso que estaba al final del camino.
 -o-
Durante sus dos años de diablo rojo, Karl Drews fue un jugador que tuvo el respeto de todos sus compañeros y eso se debía a que él respetaba a todos. Un pitcher derecho de alta estatura que una vez nos contó de que un murmullo en el corazón fue el causante que no tuviera una carrera muy relevante en el Béisbol.

George Genovese, aquel primer manager del Tigres en 1955, lo recuerda como el pitcher que tiraba más fuerte en el entorno de Staten Island en Nueva York y que si hubiera vivido en los tiempos modernos habría  firmado por una cantidad muy alta de bono para hacerse profesional.
CON YANQUIS
Eventualmente Drews se convirtió en un pitcher de Grandes Ligas con Yanquis, Cafès, Filis y Rojos. Era tan alto como lo pueden ser seis pies con cuatro pulgadas, jugando 21 años en la pelota profesional, ocho de ellas en la gran carpa.

Sus padres eran alemanes y vinieron  a América en donde nació su hijo Karl en 1920. y dos de sus hermanos también fueron profesionales de la pelota, jugando en Ligas Menores.
La velocidad era el principal atributo del Karl Drews joven pero al jugar un partido en la secundaria se lesionó un dedo y entonces fue cuando perfeccionó el pitcheo del sinker que todavía Yogi Berra, su catcher en las sucursales del Yanquis, lo recuerda como un lanzamiento muy efectivo.
Fue en el otoño de 1938 cuando asistió a un campo de pruebas de los Yanquis y fue firmado para lanzar tan pronto como terminara la secundaria. Tenía 19 años y no tuvo problemas en su primera temporada con el equipo de Butler en una liga de novatos, teniendo record de 16-5 para comenzar.
Al recibir el diploma en enero de 1940 comenzó en forma completa  su carrera en el Béisbol aunque en 1943, con Estados Unidos en guerra, decidido entrar al ejército pero fue rechazado cuando los doctores escucharon un murmullo en su corazón.

YANQUIS DE 1947

Drews regresó a Ligas Menores en 1944 con el Binghamton  y ese mismo año fue promovido al Newark, su principal sucursal. Finalmente en 1945 estuvo con un solo equipo, el Newark, y puso un impresionante record de 19-9 y 2.70, en el año que terminó la segunda guerra mundial. Fue en ese 1945 que se casó .
En 1946 entrenó con los Yanquis y viajó  con ellos para celebrar varios juegos en Panamá, pero ese año fue enviado a la sucursal de Kansas City también de clase triple A.  El ocho de septiembre fue llamado por los Yanquis y auque tuvo un mal debut, luego tiró por dos entradas de relevo en cero.

En 1947 volvió  a entrenar con los Yanquis y esta vez se quedó, relevando en un juego en abril. En su primera campaña de Ligas Mayores tuvo record de 6-6 con 4.91. Cuatro de sus victorias fueron en trabajos de relevo, pero su mejor juego de la temporada fue al abrir el 10 de agosto contra Medias Rojas en el Parque Fenway de Boston y solo aceptó una carrera y cinco hits en ocho entradas y dos tercios para ser el ganador. Ya no pudo sacar el último out por una ampolla.
Drews pitcheó en dos juegos de la Serie Mundial que Yanquis le ganó  al Dodgers en siete juegos. Antes de tomar parte en su segundo juego recibió la noticia que ya era padre por segunda ocasión. En el sexto juego de la Serie Mundial lanzó dos entradas de cero en relevo a Allie Reynolds y luego Joe Page, el gran relevista, entró por él. Se llevó su anillo de Serie Mundial ganada y vaya si la serie de 1947 fue una de las más emocionantes de la historia.

DREWS CON FILIS
En 1948 tuvo 19 juegos con los Yanquis, solo dos como abridor, y en agosto fue vendido su contrato en 10,000 dólares a los Cafés de San Luis. Tuvo 2-3 con Yanquis y 3-2 con San Luis.
Drews, que quería ser pitcher abridor,  logró su deseo en 1949 con los Cafés de San Luis ya que abrió pero tuvo una horrible campaña de 4-12 y 6.69 en carreras limpias.
Para 1950 los Cafés lo vendieron al Orioles de Baltimore de la Liga Internacional, clase triple A, y durante uno de los juegos al cubrir la primera base el tiro de su infielder fue malo y al bajar por él se encontró con la rodilla del jugador que iba corriendo y le dio fuerte golpazo en la cabeza.
Durante varios días, Drews trató de vencer mareos y malestares hasta que fue hospitalizado para que se encontrara que tenía una fractura en el cráneo, por lo cual fue operado y le colocaron una placa de plata de protección.
Luego confesó Drews que al estar en la cama del hospital pensó mucho en su futuro y estaba seguro de no poder volver a lanzar. lo cual no le preocupaba mucho ya que no parecía ir a ningún lugar bueno. Por estar preocupado por lo del murmullo en el corazón y por la manera que había ido su carrera se había convertido en una persona enojona, habiendo perdido el entusiasmo por el juego.
Sin embargo bien dicen que Dios sabe porque hace las cosas. Esa operación  le hizo un cambio total en la personalidad y volvió a ser una persona que disfrutaba estar viviendo.  Lo cambió por completo.

Para el mes de agosto, tres meses después de la operación, estaba pitcheando otra vez y mejor que nunca ya que ganó seis juegos seguidos.
Explicó en aquel entonces que cambió en su manera de tirar, ya que era de esos lanzadores que tras recibir la pelota del catcher ya estaba listo para hacer el siguiente lanzamiento, pero la operación  lo hizo pitchear más despacio, tomar más  segundos entre cada lanzamiento. Y eso  lo hizo un mejor serpentinero. El pitchear con tanta rapidez lo había hecho más wild, pero al tomar más tiempo vio que podía controlar  mucho mejor sus envíos. Y lanzar mejor hizo que estuviera tan feliz que nunca más se volvió a preocupar por aquel murmullo en el corazón.
RIZZUTO, DERECHA, EN LA JIRA A CUBA
En 1951 volvió Drews a Ligas Mayores con  los Filis de Fladelfia ya que el manager Eddie Sawyer lo había visto tirar bien en Ligas Menores.

Ganó un juego al final de la campaña  y en 1952 fue un pitcher destacado al ganar 14 juegos, dos de ellos blanqueadas sobre los  Dodgers, aunque perdió 15 para un Filis que terminó en cuarto lugar. Su promedio de efectividad fue de 2.72 por lo que se puede considerar como el mejor momento de Kart Drews en las Ligas Mayoes. En 1953 con los mismos Filis tuvo 10-11.
Ya para ese tiempo su esposa y él decidieron poner su casa en Hollywood, Florida, en donde ella fue una excelente nadadora y trabajó como instructora de natación.
En 1954 estaba Drews de regreso al bull pen con Filis que lo cambiaron al Rojos de Cincinnati  donde tuvo record de 4-4 y ya para entonces estaba en los 34 años de edad.
Pitcheó su último juego de Ligas Mayores el 20 de septiembre ya que lo dieron de baja al terminar la campaña.

JOE DIMAGGIO
Ben Epstein, cronista de Nueva York, escribió en el Post que cuando estaba con los Yanquis y lanzaba en la práctica de bateo muchos bateadores no querían entrar a la jaula ya que el sinker de Drews podía ser muy incómodo. Aun Joe DiMaggio comentó que practicar con un pitcher como Drews lo sacaba de ritmo.
Después de cuatro años sin nada especial en las Menores, Drews comenzó  la temporada de 1959 con los  Marlins  de Miami de la Liga Internacional  pero fue dado de baja tras dos salidas. Drews decidió, ya con 39 años,  viajar a México donde tuvo una oferta de los Diablos Rojos.
Su hija Geraldine recuerda que cuando estaba jugando en México, su papá le dijo que comprara un mapa del país mexicano para que al hablarle por teléfono supiera en qué lugar estaba en ese momento.
-o-
Al retirarse del Béisbol, Karl Drews trabajó en Florida en diferentes empleos, desde vendedor de coches hasta  salvavidas en la playa. Al final le estaba yendo bien como vendedor de artículos deportivos.
Sin embargo tres años después de iniciar su nueva vida la tragedia llegó para Drews y su familia. El 15 de agosto de 1963 su coche se descompuso en una carretera de Dania, Florida, cerca de su casa en Hollywood.  Cuando desde la cuneta comenzó a buscar ayuda entre los carros que pasaban, un conductor que iba ebrio lo atropelló y lo mató. En la mañana de ese último día había llevado a su hija Geraldine a una competencia de natación en Jacksonville, Florida
Drews solo tenía 43 años cuando dejó a su esposa por 18 años y a cuatro hijos. Su esposa Nancy murió en el 2010.
-o-

También hay historias muy interesantes aun dentro de los jugadores que no fueron grandes estrellas, aunque Karl Drews fue un brazo estelar de los Diablos Rojos sobre todo en 1959, aunque esta historia terminó trágicamente, como las películas europeas de aquel tiempo. Recuerdo la noche que llegó en un cabe la noticia de la muerte de Karl Drews en un accidente de carretera y lo sentí bastante. Nos dejó muy buenos recuerdos aquellos dos años de Drews con los Diablos, como gran pitcher y gran persona. Un real profesional.
   

   

domingo, 27 de abril de 2014

TEMA DOMINGO

Tema del Día
VENEZUELA YA PIENSA
EN HACER ANTIDOPAJE

DESPUES que Alexander Cabrera y Jerry Owens quedaron suspendidos de por vida en la Liga Mexicana por salir positivos en la prueba del dopaje no hay duda que han quedado cuestionadas las ligas de invierno, la de Venezuela porque allí fue Cabrera el rey de los jonrones y hasta con nueva marca mientras en la Liga del Pacífico fue Owens el campeón bateador. 
ALEX CABRERA

Eso nos da la confirmación  de lo que ya se sabía: que nunca se ha hecho en la  Liga del Pacífico pruebas de dopaje mientras la Liga Venezolana si había por lo menos comentado que se tenían planes para tener  bajo control a los jugadores en este punto de las sustancias prohibidas.
Desde que se dijo hace un año que Alexander Cabrera iba  regresar a la Liga Mexicana comenzaron los comentarios de que posiblemente no iba a pasar la primera prueba del antidopaje. Ahora que impuso en invierno la nueva marca de jonrones en la pelota venezolana con 21 dijo que ya no volvería a Japón y aunque recibió primero una oferta del Diablos Rojos fue el Aguila de Veracruz el que lo firmó, indicando el pelotero venezolano que no le gustaba la ciudad de México y ahora le va a gustar menos ya que las pruebas de antidopaje las hacen en la CONADE de la capital.
La noticia sacudió al Béisbol de Venezuela donde Cabrera es uno de los grandes estrellas pero el diario El Universal de Venezuela publicó que ya Alexander había salido positivo cuando jugó parte de una temporada con Diamantes de Arizona de la Liga Nacional.
Pronto los Diamantes vendieron su contrato al Béisbol de Japón, me imagino al saber que usaba sustancias prohibidas y ya había  comenzado en Grandes Ligas el plan para prohibirlas. Todo parece indicar que en Japón tampoco existe una campaña contra los que engañan al consumir esas sustancias.

SAMMY SOSA
El mismo diario El Universal de Venezuela indica que la Liga Invernal de ese país ha decidido comenzar en la próxima temporada una severa vigilancia de los peloteros para que no haya ningún  atleta dopado. O sea que por primera vez van a tratar de implantar que todo jugador pase la prueba del antidopaje y los directivos de cada uno de los equipos dijo aprobarán esta caceríá. El presidente de la liga, Oscar Prieto, dijo que no puede hacer nada sin que sea aprobado por los directivos de los equipos.
También la información  de Venezuela en el mismo diario indica que  Cabrera ya pidió una prueba B para escapar de lío en donde está o para quedar aun peor.
Por su parte los Tigres se fueron con el canto  de las sirenas al contratar a Jerry Owens que fue el campeón bateador con el monarca  Hermosillo pero ya no fue a la Serie del Caribe. Owens tomó el lugar del tan importante Douglas Clark que había tenido lesiones desde la pasada campaña. Ahora el Aguila y el Tigres están buscando cañoneros para reemplaza a los dos que han quedado proscritos para siempre de nuestro circuito.
Veremos si la Liga del Pacífico actúa como piensa hacerlo la Liga Venezolana para que no haya engaños. El catcher Juárez, que decidió el juego semifinal contra Dominicana em la serie caribeña, fue colocado para el verano suspendido por 50 días por el miso asunto de las sustancias prohibidas.

La Liga del Pacífco nunca ha respetado los castigos impuestos en el verano y son bastantes los jugadores que han tomado parte en la pelota invernal nuestra a pesar de estar suspendidos por esas sustancias que ha sido una plaga para el Béisbol. Cuando se les hace preguntas sobre el caso, indican los directivos invernales mexicanos que ellos tienen un acuerdo de trabajo con Ligas Mayores, pero dudamos que haya una clausula que permita jugar a los peloteros dopados.
Por estos días los Cachorros de Chicago celebraron los 100 años del Wrigley Field, el vetusto parque legendario que no ve una Serie Mundial desde 1945, y Sammy Sosa se molestó  mucho porque no lo invitaron al festejo. Sin embargo los que se pusieron esteroides no tienen defensa cuando se ve una película de cuando eran jóvenes y delgados y luego vemos lo fuerte que se pusieron, como verdaderos Sansones del Béisbol. El que usó esteroides no lo puede esconder y las espaldas de Sosa eran tan anchas que se puede decir de broma que se podría jugar un partido de ping pong en ellas.
José Canseco era delgado, también Barry Bonds, Sosa y muchos más que obviamente emplearon la sustancia que entonces era permitida al no haber castigos para los usadores. Ese es el problema.
-o-
Le informamos que los Indios de Cleveland de 1954 no tuvieron juegos programados los días  26, 27 y 28 de abril. Volveremos con ellos y Beto Avila el día 29.


   

viernes, 25 de abril de 2014

EL LIBRO DE CANANEA


EL SUPER MANAGER
CANANEA REYES

Capítulo 15


LOS Diablos Rojos y Cananea Reyes superaron su segunda crisis de la temporada 1976 en la Liga Mexicana y comenzaron a carburar y con Enrique Romo siendo un gigante del montículo se pusieron en una buena racha. El derecho de Santa Rosalía, Baja California, llegó a 11 victorias sin perder antes de caer ante Pericos de Puebla en batalla contra el también  estelar Aurelio Monteagudo. Romo se quedó a cinco de empatar la marca de Liga Mexicana en poder del dominicano Silvano Quezada que en la temporada de 1973, su despedida, ganó 16 juegos en forma consecutiva.
CANANEA Y CHITO GARCIA
De repente los Cafeteros comenzaron a perder y totalizaron  nueve reveses en forma consecutiva y los Diablos tomaron altura al barrer a los Tigres en una larga serie de cuatro juegos. El primer juego 8-1 con Luis Meré, el rey del mango, en la lomita, el segundo 6-5 en 10 entradas con hit decisivo de Pat Bourque, el tercero 8-1 con el americano George Hutson en la lomita y el cuarto 5-2 con el “Pollo” Rodríguez tirando.
En el intermedio del doble juego dominical y como promoción, se llevó a cabo un derby de jonrones entre los dos managers, Cananea Reyes y Chito García. Ninguno de los dos pudo volarse la barda pero Chito fue declarado ganador por el batazo más largo. Pero Cananea prefirió  ganar los cuatro juegos de la serie que un derby jonronero de managers.

ENRIQUE ROMO
En la última serie del año contra Tigres los Diablos volvieron a ganar por barrida con el primero 8-2 con Enrique Romo llegando a 14 victorias contra  una sola derrota. Increíble pero cierto. En ese juego un jonrón de Pat Bourque produjo tres carreras. En los otros juegos los Rojos le ganaron a los felinos por la vía de la blanqueada: 9-0 lanzando Shanahan, 3-0 con Pollo Rodríguez y 8-0 con Hutson y tres carreras empujadas por el joven receptor Carlos Navarrete.
MIGUELITO SUAREZ
Con esos triunfos sobre Tigres, ocho en los últimos ocho juegos, los aficionados rojos tuvieron muchas oportunidades de gritar aquello de “pobres gatos, pobres gatos.”.
El 21 de junio de aquel 1976 el tremendo Miguelito Suárez llegó a los mil hits en la Liga Mexicana conectando un cañonazo entre primera y segunda frente al lanzador René Chávez de los Dorados de Chihuahua.
A pesar de los triunfos sobre Tigres  los Diablos estaban en segundo lugar a 11 juegos y medio del líder Cafeteros, con Alijadores de Tampico solamente a medio juego de los Rojos en el tercer puesto. Calificaban los dos primeros de cada grupo así que la calificación escarlata estaba en juego.
-o-

DIABLO MONTOYA
El domingo 11 de julio en el Parque del Seguro Social se organiza la despedida del formidable Diablo Montoya, por tanto tiempo un ídolo de los fanáticos y un formidable jugador. Una enfermedad lo retiraba aunque en ese último juego conectó  dos hits en dos veces y en el intermedio del doble juego hubo regalos, abrazos y muchos aplausos para una gran leyenda del Beisbol. Los Diablos anuncian que  su número 32 ya no sería utilizado por otro jugador en el equipo escarlata ya que se retiraba en honor a uno de los grandes Diablos de todos los tiempos. Ese domingo los Rojos le ganaron un doble juego al Petroleros de Poza Rica y se colocaron a solamente cinco juegos y medio del líder Córdoba, ya con buena ventaja sobre el tercer lugar ocupado ahora por los Petroleros de Poza Rica.
NAPOLEON REYES
En Córdoba continuaban los problemas y Napoleón Reyes, con mucho exceso de peso, tiene que ser hospitalizado, entrando Alberto Joachín como  timonel interimo. Para el 21 de julio el entonces famoso buscador de los Dodgers, Al Campanis, viaja a la ciudad de México para ver en acción a un Enrique Romo que llevaba record de 19 ganados y tres perdidos. Romo iría a Grandes Ligas pero no con los Dodgers.
AL CAMPANIS
Ya cerca del final de la campaña los Diablos barrieron al Cafeteros y se le acercaron a juego y medio solamente por lo que era indudable que estaban llegando a los play offs en mejor momento que los Cafeteros.
El 30 de julio llega Enrique Romo a 20 victorias venciendo en el Parque del Seguro al Cafeteros de Córdoba por 7-3 con dos carreras empujadas por Ted Ford.
Al final del calendario los Cafeteros se habían recuperado lo suficiente para terminar en primer lugar con ventaja de seis juegos y medio sobre los Diablos, con los dos grandes rivales llegando a los play offs.
SUNGO CARRERA
-o-
Por tercer año seguido los Diablos Rojos abrieron los play offs jugando contra Puebla, pero ahora en 1976 el equipo se llamaba Angeles y era propiedad de don Jaime Pérez Avellá y de sus hijos Vicente y René, siendo el cubano Clemente “Sungo” Carrera el manager. El mismo Sungo que debutó como timonel en la Liga Mexicana en 1962 ganando el campeonato con Héctor Espno de novato sensacional en los Sultanes de Monterrey. El mismo Sungo Carrera que un domingo en el Hotel Virreyes de la ciudad de México tiró un balazo en un pie al cañonero Juan Delís, los dos del Sultanes, en un fuerte pleito que tuvieron.

ERNESTO ESCARREGA
El mismo Sungo Carrera que había manejado en Cuba al Azules del Almendares ganando un campeonato y llevándose también la Serie del Caribe. El mismo Sungo Carrera que en sus tiempos de pelotero jugó la tercera base y era un bateador que le podía dar un palo a cualquiera, habiendo jugado en 1943 on Alijadores de Tampico, mientras en la pelota cubana fue parte de los Rojos del Habana cuando estuvo en la esquina caliente.
Los dos primeros juegos del primer play off se celebraron en Puebla que tuvo mejor record que Diablos y los Rojos ganaron el primero 4-1 con Enrique Romo superando a Aurelio Monteagudo en duelo de titanes y con Pat Bourque conectándole otro jonrón al pitcher cubano, pero el segundo, en una noche lluviosa, los Angeles vencieron 1-0 con Ernesto Escárrega venciendo a Greg Shanahan, con la única carrera siendo empujada por Jesús Sommers, otro gran jugador en los partidos de post temporada.
GREG SHANAHAN
Ya en el Parque del Seguro el Puebla ganó 7-5 para tomar ventaja, pero los Diablos igualaron la serie  a dos al ganar el cuarto juego 5-2 con Romo estando en la lomita otra vez.
El quinto juego fue para el México 4-2 con relevo de Aurelio López y perdiendo Monteagudo, conectando tres hits Miguelito Suárez y Carlos Navarrete.
De regreso a la Angelópolis los Diablos eliminaron a los Angeles 4-2 on otros tres hits de Suárez y otros tres de Navarrete, siendo Shanahan el pitcher de la victoria. Por tres años seguidos los Diablos con Cananea Reyes de manager habían eliminado al potente Puebla en el primer play off.
JESUS SOMMERS
El segundo play off fue la serie esperada, Diablos contra Cafeteros, en lo que los Rojos pensaban vengarse de lo sucedido en un año antes cuando Córdoba ganó en siete juegos.
Y nuevamente fueron grandes partidos.
El primer encuentro  fue tremendo, una gran batalla que Diablos ganó 4-3 con Romo superando al legendario Pepe Peña y con un jonrón de dos carreras de Pat Bourque. El segundo juego fue muy curioso ya que Vicente Romo estaba señalado para lanzar por Cafeteros pero no se presentó al Parque del Seguro y su lugar fue ocupado por el derecho Crescencio Lagunas que lanzó uno de los mejores partidos de su vida para que ganara Cafeteros 5-2 y empatar la serie. Jorge Roque, nativo de Puerto Rico, dio jonrón y produjo tres carreras. Ya para este play off estaba Napoleón Reyes como manager del equipo veracruzano.

MARTIN DIHIGO
La serie se trasladó al Beisborama de Córdoba en donde los Diablos eran los más odiados, algo parecido a aquel final de la década de los treinta cuando el Aguila de Veracruz con Martín Dihigo de gran estrella era el gran rival del Cafeteros.
El tercer juego, primero en Córdoba, fue ganado 6-2 por Diablos con Greg Shanahan siendo el triunfador y Peña el derrotado otra vez. Un jonrón de Ted Ford y tres carreras empujadas por el jardinero central Baudel López, fueron los más destacados a la ofensiva.
RAMON ARANO

Cafeteros igualó la serie 2-2 al ganar un domingo un juego diurno al Diablos con gran trabajo de Ramón Arano, quien ese año había empatado y mejorado el record de más  victorias en Liga Mexicana, 211, que se mantuvo  por tantos años y logrados por el gran Ramón Bragaña. Cafeteros ganó 6-1 ese cuarto partido y perdió Enrique Romo. Los Diablos estaban en problemas otra vez pero el quinto juego, celebrado en Córdoba, fue uno de los mejores en la historia del equipo y de la Liga Mexicana.
PAT BOURQUE

El partido se fue empatado a 13 dramáticas entradas y Pat Borque con hit empujó la carrera de la ventaja  sobre el pitcher zurdo Juan Pizarro, siguiendo Ted Ford con un cuadrangular sobre la barda izquierda para tres carreras más, la puntilla. Los Diablos terminaron ganando 7-4 para tomar ventaja de tres juegos a dos en la serie, con el americano George Hutson realizando un gran relevo por siete entradas y dos tercios para ser el ganador.

AURELIO LOPEZ
De regreso al Parque del Seguro los Diablos eliminaron al Cafeteros en otra tremenda batalla de 5-4 con Aurelio López ganando mientras Bourque y Ford empujaron dos carreras cada quien. El incansable Pepe Peña perdió su tercer juego de esta serie.  Los Diablos lograban de esta manera la ansiada venganza sobre Cafeteros y ahora iban a la serie final contra los Algodoneros de Unión Laguna, repitiéndose la serie de 1974.
PEPE PEÑA

No cabía la menor duda que por aquellos años setenta no había nada más emocionante ni tan pasional como los encuentros entre los Diablos y los Cafeteros. Juegos cerrados, grandes batallas, mucha calidad  y deseos de triunfo.
-o-

La final de 1976 comenzó en Torreón ya en el nuevo estadio que bauticé  como  “Gran Mecano”, ya que es el mismo que Juan Abusaid compró en Houston y lo trajo a la comarca lagunera para ser la casa de los Algodoneros. Ese había sido el mismo parque con el que el equipo de Houston, entonces llamado Colts 45, debutó en Ligas Mayores. Lo trajeron pieza por pieza, tornillo por tornillo, por lo que le quedaba como anillo el nombre de “Gran Mecano”. Hubo  felicidad por ese tiempo en Torreon y la comarca ya que era un parque hermoso, grande para unos 10,000 aficionados y mucho más cómodo que el parque pequeño que utilizaron en Gómez Palacio, estado de Durango, por varios años.
LUIS MERE
Nuevamente los Algodoneros tenían al gran pitcher Antonio Pollorena como gran baluarte y esperaban tener más suerte que en 1974, dos años antes, cuando los Diablos  ganaron por barrida la final al Torreón manejado por Zacatillo Guerrero.
En esta ocasión, 1976, iba a ser una serie final muy  peleada y en que los Diablos llegaron a contar en un momento  dado con el factor suerte. Laguna había  vencido en cinco juegos a Broncos  de Reynosa en el primer play off y luego al Indios de Ciudad  Juárez en seis encuentros en la segunda serie.

El primer juego con el  nuevo “Gran Mecano” lleno hasta los topes fue ganado por Unión  Laguna 4-0 en una batalla en que Francisco Maytorena, un buen lanzador derecho, superando al estelar Enrique Romo. De esta manera  poco agradable para el México había  comenzado la serie por la  corona con  los Diablos perdiendo a pesar de tener a su gran estrella de 20 ganados en la lomita.
El segundo partido fue muy apretado y los Diablos ganaron 5-4 para ir al Parque de Seguro Social con la serie empatada a un triunfo por bando.
TED FORD
Para el tercer juego, ante una gran entrada y un domingo lleno de  sol, tuvimos el gran duelo de pitcheo entre  Pollorena por Laguna y Greg Shanahan por los Diablos. Fue en ese domingo que Pollorena le demostró a los aficionados capitalinos su grandeza como lanzador al anotarse una victoria de 3-0. Al caer el último out los aficionados del lado de la tercera base, del Laguna y del Tigres, se tiraron al terreno de juego para cargar en hombros a Pollorena de la lomita a la caseta, pero antes paseándolo por diferentes partes del campo.
En lo particular pienso que fue el mejor juego  que lanzó en su carrera Antonio Pollorena en el diamante capitalino, un lanzador que llegó a tener cuatro temporadas seguidas de 20 ó más victorias y que originalmente fue firmado por los Charros de  Jalisco del doctor Alvaro Lebrija.
-o-
Con los Diablos en situación difícil vino una gran reacción en el cuarto juego cuando con Romo en la loma apalearon 10-0 al Laguna para que la serie se empatara a dos triunfos por bando. En este juego hubo  tres carreras empujadas por Ted Ford y  dos por el torpedero Antonio Villaescusa.
ABULON HERNANDEZ

El quinto juego, también en el Parque del Seguro, fue definitivo en esta serie final ya que fue una dramática batalla en que los Rojos tuvieron su momento de buena suerte que casi siempre se necesita cuando se gana un campeonato,
Laguna ganaba por dos carreras en la novena entrada de ese quinto partido y había dos en base cuando vino una rola por segunda base que debió  ser el último out del encuentro. Sin embargo el segunda base Manuel Lázaro se puso nervioso y cometió error para que la casa se llenara, con dos outs.
ABELARDO VEGA
El público estaba parado en sus asientos cuando  Jim Clark respondió en el momento clave con una línea de hit al jardín central para empujar las carreras del empate a tres. La locura en las gradas y el error de Lázaro estaba resultando muy costoso.

El sensacional partido se fue a 12 entradas y finalmente los Diablos ganaron con un triple de Pat Bourque y una rola empujadora de Abelardo Vega, por lo que los Rojos regresaban a Torreón con ventaja de tres juegos a dos en esta final por la corona.
Fue uno de los juegos más dramáticos en la historia de los play offs de los Diablos Rojos del México.

El sexto encuentro en Torreón fue ganado 9-5 por los Diablos con pitcheo de Shanahan que fue el triunfador y relevo de Enrique Romo. Pat Bourque volvió a establecerse como Mr. Play Off al batear cuatro hits en cinco veces, mientras hubo dos carreras  empujadas por Abulón Hernández y otros dos por Antonio Villaescusa.
Para Cananea Reyes fue su segundo campeonato en los primeros tres años de manejar a los Diablos Rojos. Mejor, casi imposible,
Continuará. 










Día a Día

HACE 60  AÑOS  BETO
AVILA FUE CAMPEON
DE BATEO EN LA LIGA
 AMERICANA DE 1954

Abril 25 DE 1954
0
Los Indios de Cleveland salen de su mala racha de tres juegos perdidos en forma consecutiva al vencer en forma dramática a los Tigres de Detroit por 10-9 en juego que se fue a la entrada número 10. En la parte alta de ese inning hubo base por bolas para Rudy Regalado y vino un jonrón de Dave Philley que le dio una ventaja de 10-8 al  Indios, pero en el cierre del décimo los felinos atacaron y anotaron una vez para acercarse 9-10. Tenía Tigres  dos corredores a bordo con dos outs cuando el manager Al López trajo a su abridor Early Wynn  a relevar y dominó al cátcher Mat Batts en elevado al jardín derecho. El juego duró tres horas con 45 minutos y hubo una asistencia de 25,275 en el estadio Briggs de Detroit.

Beto Avila regresó como primero en el orden al bat de la tribu y y dio un hit en cuatro veces para poner su porcentaje en .333, recibiendo dos bases por bolas y anotó dos carreras.
Wally Westlake, que produjo cuatro carreras,  y Philley dieron cuadrangulares por los Indios y Al Rosen conectó tres hits. Bob Lemon comenzó lanzando por Cleveland y luego siguieron Art Houtteman, Mike García, otro de los abridores, Don Mossi y Wynn. Este Wynn había explotado en la primera entrada en su última salida.
Beto dio elevado al jardín derecho, sencillo al izquierdo, ponche, base por bolas, otro pasaporte y elevado al derecho.
Detroit había empatado el juego en la novena entrada anotando dos carreras, una empujada por sencillo de Bill Tuttle, que tuvo un juego de 4-4, y hit empujador de Frank Bolling.

Con la derrota del Tigres los Medias Blancas de Chicago se treparon al primer lugar de la Liga Americana con medio juego sobre los felinos. Senadores a medio juego también y los Indios salieron del sótano con record de cuatro ganados y seis perdidos a dos juegos y medio del primer escalón.

jueves, 24 de abril de 2014


FALLECIO EL GRAN CONRADO MARRERO
EN LA HABANA A LOS 102 AÑOS DE EDAD 

El Guajiro del Laberinto
EL ENIGMA DE MARRERO

Como gran amateur
EN 1946 el famoso magnate Jorge Pasque le declaró la guerra a las Ligas Mayores en forma total ya que desde un año antes le había arrebatado a varios jugadores cubanos que actuaban en la gran carpa y también en  1945 contrató  al sensacional pitcher amateur antillano Julio  “Jiquí”  Moreno que lo buscaban con ansiedad los equipos mayoritarios. “Jiquí” Moreno se convirtió en un sensación instantánea al tener una gran velocidad y llegar a tener un juego de 21 ponches, nuevo record, de 19 y 18 abanicados, en una Liga Nacional Amateur Cubana que tanto éxito tuvo en la década de los cuarenta.

“Jiquí” Moreno, que luego iría con los Senadores de Washington de la Liga Americana, acababa de tener una super temporada para hacer campeón a su equipo Círculo de Artesanos que tenía  su casa en un pueblo de la provincia de La Habana llamado San Antonio de los Baños Pasquel lo convenció  con un gran contrato para que se
hiciera profesional con su equipo Azules del Veracruz  con los que tuvo un record  de 14-10 y 5.32 con 140 ponches. Cuando hizo su debut abriendo un juego en el Parque Delta algunos palcos se llenaron con la crema de los muchos buenos cronistas de Beisbol que deseban ver la presentación del monstruo “Jiquí”  Moreno en los profesionales.
Sin embargo Moreno se lastimó pronto el brazo y ya no fue el mismo ponchador  de sus tiempos de amateur, aunque aprendió tan  bien a lanzar, manejando los puntos finos de ese trabajo, que duró varias décadas en primer plano y llegando a Ligas Mayores con los Senadores de Washington, y siguió  triunfando en Liga Cubana.  Por cierto que en la última Liga Cubana profesional se jugó solo con peloteros cubanos ya que Fidel Castro había comenzado  su guerra contra  Estados Unidos al expropiarles  todos los negocios que habían instalado en Cuba, y “Jiquí” Moreno, ya todo un veterano, tuvo una temporada sensacional para ser el pitcher campeón.  Después de eso escapó de la  Cuba comunista y tras triunfar en México por muchas temporadas, en los últimos años de su vida deportiva estuvo como pitcher en las prácticas de los Tigres de Detroit de regreso a las  Grandes Ligas.
Lo que ha representado todo un enigma es que en 1946, cuando Pasquel abrió la chequera de par en par para traer muy buenos jugadores de la gran carpa, no haya firmado a la joya de la corona del Béisbol amateur cubano, Conrado Marrero.
Ya para 1946 tenía  Marrero 35 años pero no se había hecho profesional porque ganaba buen dinero con el equipo de Cienfuegos en la Liga Amateur Cubana. Sin embargo ya para ese 1946 lo habían suspendido en dos ocasiones de la liga Amateur, la última llegando porque participó como lanzador en un juego a beneficio de una sociedad de color por su provincia. Se molestó tanto que decidió hacerse  profesional en 1946 a los 35 años de edad.
Marrero,  llamado primero “el guajiro del Laberinto ya que nació en una población llamada El Laberinto, municipio de Sagua la Grande en Las Villas, y era un joven del campo, y después “el premier” al ser el número uno de los profesionales con los Azules del Almendares,  no firmó con la Liga Mexicana y hasta hoy no me explico el por qué Pasquel  no contrató a ese gran lanzador  que tenía  el record de juegos ganados en la Liga Amateur Cubana con 123 y en las Series Mundiales Amateurs fue la razón principal para que Cuba ganara casi siempre.
Es un enigma que en lo particular no he podido resolver ya que en las entrevistas que se han hecho,  Marrero nunca habla de este asunto. El caso es que quien lo contrató para los profesionales lo fue el Ché Ramírez, hombre adinerado de Ciudad Juárez que también era agente aduanal y patrocinador del equipo Indios de esa  ciudad en la Liga Nacional.
Como en la Liga Mexicana había muchos jugadores extranjeros en los ocho equipos y, sobraban bastantes jugadores mexicanos muy buenos, fueron firmados por la Liga Nacional que tuvo seis plazas. Fue una liga de buena categoría que desgraciadamente no se  guardaron las estadístcas y por ello no pudieron ser publicadas por la gran  Enciclopedia de Pedro Treto  Cisneros.
Almendares campeón 1946-47
Los equipos más poderosos de aquella Liga Nacional fueron el Ciudad Juárez con la contratación de Marrero y el Saltillo que  su vez encontró  de la misma pelota amateur cubana a otro gran estrella, el lanzador Rogelio “Limonar” Martínez, quien se había hecho profesional en el invierno de 1945-46 con los Azules del Almendres. Tanto Marrero como “Limonar” Martínez tuvieron grandes temporadas en una Liga Nacional donde los otros equipos lo eran el Torreón-Gómez Palacio, Chihuahua, El Paso y la ciudad de México donde el joven empresario Alejo Peralta patrocinó un equipo que jugaría  en el pintoresco parque de la Cuchilla de Nonoalco. Fue una locura poner un equipo en el DF cuando en el Parque Delta estaba presentando Jorge Pasquel un Beisbol de gran altura con todo y jugadores de Ligas Mayores. Los equipos de la capital y Torreón se retiraron el 29 de abril. Ese año la Liga Nacional Mexicana fue reconocida con la categoría de clase B por el Beisbol Organizado pero en las sigu

Me contó años después el periodista Alfonso Loya que le tocó ver como adolescente en Ciudad Juárez cuando Marrero ganó  el juego por el campeonato por lo que el Premier  debutó como profesional ganando el título para el equipo que lanzó.
Con Almendares
Más adelante conocimos en la capital a Ché Ramírez como propietario de los Rojos del México de la Liga Invernal Veracruzana en la  temporada de 1953-54 con un equipo que aunque contrató varios jugadores importados recomendados por Beto Avila, quien jugó con el Aztecas ese invierno,  terminó en último lugar. En ese club rojo estuvieron el segunda base Owen Friend que iba a tratar de quitarle a Beto Avila el puesto de titular de segunda base de los Indios de Cleveland, el jonronero Bill Glynn que fue una gran atracción, el pitcher Leo Cristante y un jardinero pequeño pero bravo, Emil Carlini. Además contaban con Héctor Lara, jonronero mexicano. Fue muy conocida la gran rivalidad  que había entre Alejo Peralta, propietario del Aztecas, y Ché Ramírez y muchas veces después de los juegos se quedaban cerca de la entrada en lo que quedaba de Parque Delta echándose bravatas y discutiendo fuerte delante de todos.
Apenas en ese tiempo estaba haciendo mis pininos como cronista y perdí la oportunidad de preguntarle al señor Ramírez cómo le pudo quitar a Pasquel a Conrado Marrero.
En el diario deportivo La Afición aparecían  los resultados de esa Liga Nacional y el standing pero le daban poco espacio ya que la Liga Mexicana estaba en su temporada de oro. La revista semanal “Béisbol” de Salvador Mondragón le daba varias páginas  a esta Liga Nacional con todo  y los  box scores   pero me pregunto  dónde habrá  quedado  esa tan importante colección empastada de la revista.
Durante una de las ceremonias de cada  12 de noviembre en la tumba del gran cronista “Fray Nano”, Alejandro Aguilar Reyes, organizadas por Rafael Dominguez del Salón de la Fama, Salvador Mondragón, quien llegó a ser por un tiempo Alto Comisionado del Beisbol profesional  mexicano, fue el orador  que dijo unas palabras sobre el genial escritor. Al acabar la ceremonia don Salvador se me  acercó y me dijo que no sabía si regalarle la colección de su revista Beisbol a Jorge Bermejo, subdirector del diario La Afición, o a mi. Le dije que me haría  un hombre muy feliz si me regalara esa que es tan valiosa colección para los que queremos al Béisbol.
Sin embargo luego supe que se la había regalado a Jorge Bermejo, quien nunca le dio ni una sola ojeada porque sencillamente no le interesaba buscar datos del pasado beisbolero. Cuando iba al archivo del periódico y veía arrumbada y olvidada esa colección le pedí a Jorge Bermejo que me la prestara aunque fuera dos tomos cada semana, con previa devolución, para seguir  conociendo de Béisbol. No me explico el por qué me dijo que no ya que siempre tuvimos muy buena amistad y a él no le importaba un cacahuate esa colección.
Marrero, Consuegra, Roberto Ortiz y Limonar Martínezr
Cuando entró otro subdirector en el nuevo siglo, los mismos que acabaron con La Afición al estilo  de Fray Nano, le volví  a pedir que me prestara esa colección arrumbada en la última esquina del archivo, pero también  me dijo que no Julio Ramírez porque todo lo que estaba allí lo tenían en el inventario. No me explico por qué la gente puede ser así y me imagino que esa valiosa colección desapareció,  la tiraron a la basura o murió por “razones de la edad”. Es un tristeza que esa colección no haya terminado al formidable Archivo Beisbolero  de don Alfredo Harp donde tienen muchos libros y revistas de Béisbol que nos cuentan  el glorioso pasado.
Desgraciadamente ni la famoso Wikipedia ni el artículo de los investigadores de la pelota americana, el famoso, SABR, relatan en el Internet que Conrado Marrero se hizo profesional con los Indios de Ciudad Juárez, lo cual es lamentable, pero muchas veces se olvidan por completo de las grandes historias beisboleras que se han vivido en nuestros diamantes mexicanos.
 -o-
Para 1947 tuvo Marrero la suerte que se formara un equipo profesional en La Habana llamado los “Havana-Cubans” de la Liga  Internacional de la Florida, primero de clase C y luego de clase B, con los que firmó Marrero al no poder regresar a los amateurs.
El “Havana-Cubans” era un equipo integrado  solo por jugadores cubanos blancos ya que en Florida, a donde tenían que viajar en las jiras, había mucha segregación y no deseaban que ningún jugador de color  sufriera. Marrero tuvo tres años fabulosos con ese equipo ya que era un pitcher fuera de liga, el primero de 25-6 con 1.54, el segundo de 20-11 con 1.67 y el tercero de 25-8 con 1.55. Son 79 ganados con solo 25 perdidos en esos tres años, logrando un juego sin hit ni carrera.
Fue entonces que con todo y 39 años, Conrado Marrero fue firmado por los Senadores de Washington de la Liga Americana con los que estuvo  cinco temporadas con record total de 39-40 y 3.67. Sus records fueron de 6-10, 11-9, 11-8, 8-7, y 3-6, pero no hay que olvidar que Senadores  era un equipo de sótano o sus alrededores.
Una vez tuve la suerte de comprar  en “Rare Sports Film” un video en que tiene un juego del Senadores contra los Indios, apareciendo Marrero abriendo el juego por Washington y nuestro Beto Avila jugando por los Indios. El juego, editado, es decir casi sin bolas y strikes, es una maravilla y lo mejor viene al final cuando con los Indios, ganando en un juego de muchos palos, viene a relevar por la tribu el pitcher mexicano Jesse Flores, quien recibe un hit antes de sacar el último out del encuentro. Me imagino que es la única película en existencia en que aparece el primer pitcher mexicano en llegar a Ligas Mayores. Flores nació en Guadalajara y está en el Salón de la Fama del Béisbol Mexicano. Si usted está interesado en esa película puede entrar al “raresportsfilms.com” en el Internet y buscar una donde aparece un juego de 1950 entre Indios y Senadores. Incluso en el juego hay un triple play en un elevado al cuadro, un  infield play en que los corredores no saben que hacer al picar la bola y se separan de sus bases.
Después de dejar las Ligas Mayores, Marrero estuvo tres temporadas con los Sugar Kings de La Habana que jugaban en la Liga Internacional y en 1955, cuando tenía 44 años, tuvo record  de 7-3 con 2.69, con un 3-1 en 1956 y tres juegos solamente con 0-0 en su despedida de 1957.
En los inviernos con Azules del Almendares tuvo 10 años y dos con los Tigres de Marianao, terminando con record de 69-46 y 2.52. Sus mejores años fueron 1947-48  con 12-2 y 11 ganados en 1950-51. Estuvo en cuatro Series del Caribe con record de 2-2.
Pero continúa el enigma de por qué se hizo profesional con los Indios de Ciudad Juárez  de la Liga Nacional y no  con la Liga Mexicana de Jorge Pasquel. Pudo haber hecho campeón a los Azules del Veracruz ese año. ¿Habría  superado Pasquel la oferta del Ché Ramírez?. ¿O Pasquel estaba tan ocupado en traer jugadores de Ligas Mayores que no se dio cuenta de las intenciones de Marrero?.
Dios mediante, el 25 de abril, Conrado Marrero cumplirá 103 años y por estos años recibió 20,000 dólares de la unión de jugadores de Ligas Mayores, lo cual lo hizo millonario en la Cuba comunista de hoy donde los sueldos son para llorar. El problema es que desde hace un tiempo, Marrero no puede ver ni caminar.
La joya de la corona del Béisbol cubano amateur se fue hasta la frontera, Ciudad Juárez , para finalmente hacerse  profesional.  Si usted sabe la razón le agradezco que nos la comunique.