Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 30 de junio de 2014

DIA A DIA

LOS 56 JUEGOS SEGUIDOS DE
JOE DIMAGGIO DANDO DE HIT

JULIO PRIMERO DE 1941

JOE DIMAGGIO
Un total de 52,833 aficionados se juntan en el Yanqui Stadium este martes para ver el doble juego contra Medias Rojas en que Joe DiMaggio tratará de alcanzar el record viejo de 44 juegos seguidos dando de hit establecido en el año 1898 por Wee Willie Keeler. El pimer juego los Yanquis ganan 7-2 con el zurdo Marius Russo (7-5) en la lomita y pierde el zurdo Mickey Harris (3-7).
Un calor sofocante pone más intranquilo a los fanáticos cuando DiMaggio falla en sus dos primeros turnos, uno con elevado de faul a primera y otro con rola a tercera. Pero en la quinta conecta una rola pegada a la raya de tercera que Jim Tabor atrapa en lo profundo  y luego tira mal a primera, por lo que DiMaggio llega a la segunda. El anotador Dan Daniel marca hit y error ya que la rola estaba en lo profundo de la antesala y el antesalista había fildeado con el guante hacia la derecha, con lo que llega a 43 juegos seguidos dando de imparable. En su siguiente vez al bat conecta línea de hit al izquierdo y termina recibiendo base.

WEE WILLIE KEELR

Yanquis anota cuatro carreras en la cuarta, dos con un doblete empujador del catcher Ken Silvestri. Y en la sexta anotan con otro doble de Silvestri, hit productor de Red Rolfe, sencillo  de Tommy Henrich y el imparable impulsador de DiMaggio que llega a 61 carreras empujadas. Por primera vez después de  25 juegos de lograrlo, los Yanquis no batean jonrón.
En el segundo partido no deja DiMaggio que sus aficionados se desesperen ya que en la misma primera entrada conecta línea de hit al izquierdo para alcanzar la marca de 44 imparables de Wee Wilie Keeler ante el delirio de la multitud. DiMaggio conecta después elevado al izquierdo y rola por el short. El juego es suspendido al terminar la quinta entrada por oscuridad y amenaza de lluvia.

Yanquis ganó el segundo juego 9-2 con gran bateo del catcher Bill Dickey que empuja dos
ERNIE BONHAM
con doblete en la primera entrada y luego en la tercera da jonrón después que King Kong Keller había  impulsado dos.  Los juegos duran 2.32 el primero y 2.05 el segundo. Tiny Bonham (4-2) es el pitcher ganador y Jack Wilson (2-5) el derrotado.
Ahora DiMaggio va a tratar de implantar un nuevo record al día siguiente jugando todavía  contra los Medias Rojas de Boston.
-o-

EL PRIMERO DE JULIO DE 1954 LOS INDIOS DE CLEVELAND NO TIENEN JUEGO PROGRAMADO.
PEDRO ATUNEZ

UNA TRAGICA HISTORIA

PITCHER CAMPEON  DE LIGA
MEXICANA FUSILADO POR
LA REVOLUCION DE CASTRO

PEDRO ANTUNEZ
EN la temporada de 1950 fue el super pitcher de la Liga Mexicana al terminar como el lanzador campeón con un increíble promedio en carreras limpias de 1.87 y ser el lanzador principal de los Tecolotes de Nuevo Laredo después que lo obtuvieron del Aguila de Veracruz en donde el manager Martín Dihigo no lo quería ni ver pintado ya que había tenido malas actuaciones con el equipo porteño.


En realidad el éxito de Antúnez llegó en forma inesperada ya que hasta que se hizo estrella con los Tecolotes no había podido demostrar que era un buen pitcher. Su debut en Liga Mexicana fue en 1948 con los Diablos Rojos del México en donde solo tuvo ocho juegos con un promedio tan alto como 8.10 por lo que lo dieron de baja.
ANTUNEZ CON NUEVO LAREDO
Pedro Antúnez había dejado el ejército cubano donde trabajaba para hacerse pelotero y en 1949 hizo un nuevo intento con el Aguila de Veracruz con el que tuvo una horrible campaña de 4-14 aunque mejoró a 4.00 en efectividad.

Para 1950 le dijeron al manager Martín Dihigo que Antúnez  había progresado una barbaridad y lo volvió a tener en el Aguila al comenzar la campaña de la Liga Mexicana pero no le pudo dar buenos juegos y lo pasó al Tecolotes de Nuevo Laredo, un equipo que terminó último en la primera mitad y penúltimo en la segunda vuelta, pero aun así, Antúnez se convirtió en el mejor pitcher de la campaña con record de 16-10 y 1.87 en efectividad. Finalmente Antúnez se había encontrado como lanzador y ya podía  manejar sus lanzamientos de una manera que era muy difícil vencerlo.


ANTUNEZ CON MONTERREY
Recuerdo  haberlo conocido después de uno de los juegos de esa temporada en el Parque Delta cuando bajé al terreno de juego y cerca de la caseta escuché unas palabras con el pitcher del momento. En ese año mi primo Pepe Pérez, de Huatabampo, Sonora, había  venido a la ciudad de México para estar unos meses y arreglar unos asuntos. Mi primo Pepe era agricultor y sembraba el tomate en el terreno que tenía. En sus días en la capital y como buen enamorado del Beisbol, íbamos juntos a ver los juegos en el Parque Delta.  En ese año de 1950 estaba estudiando mi primer año de preparatoria en el colegio Cristóbal Colón.
Pepe era muy tratable, un super amigo y además muy conversador. Después de los juegos me decía que bajáramos al terreno para estar cerca de los peloteros y hablar con el que se pudiera.
De esa manera y por primera vez en mi vida, bajé al terreno de juego para estar cerca de los peloteros y tratar de hablar con ellos. Hicimos amistad con el primera base cubano “Chiquitín”  Cabrera y con su esposa e hijos pequeños que lo alcanzaban en el terreno  al terminar los juegos. Ese año de 1950 fue Lorenzo “Chiqutín” Cabrera el campeón  de bateo en la Liga Mexicana al batear .355 y luego imponer el record de bateo en una Serie del Caribe. No era jonronero y solo bateó un cuadrangular ese año pero era de gran consistencia.

ANTUNEZ CON EL AGUILA
En otra de las ocasiones que bajamos al terreno de juego saludamos y felicitamos a Pedro Antúnez que acababa de lanzar y ganar esa tarde a los Diablos Rojos. En lo particular tenía  18 años y mi primo Pepe, más grande, era el que llevaba la plática. Le comentó a Antúnez. “El “Maestro” (Dihigo) debe estar que no le calienta el sol por haberte dejado ir del Aguila.”
Antúnez volvió a la Liga Mexicana en 1951 para ganar 14 juegos con el mismo Nuevo Laredo pero ya con 3.36 en efectividad. En 1952 bajó a 5-10 por lo que en 1953 ya estaba con los Sultanes de Monterrey en donde volvió a la senda victoriosa con 13-7 y 3.26. En 1956, tras dos años de ausencia, hizo un retorno a la Liga Mexicana con el Aguila y no hay duda que ya estaba lastimado del brazo al tener solamente 1-5 con 6.00.
En siete temporadas de Liga Mexicana tuvo record de 54-55 y 3.30 en carreras limpias. También estuvo lanzando en la Liga Peninsular Mexicana y al no volver ya nadie habló de él.
MARTIN DIHIGO
Al regresar a Cuba en 1956 volvió al trabajo que tenía antes de ir a probar fortuna en la pelota profesional, el ejército cubano. Allí estuvo como soldado de planta cuando el gran jefe  de la isla lo era el General Fulgencio Batista. Por esos años no era muy tranquila la vida del soldado cubano ya que Fidel  Castro y su hermano Raúl dirigían una revolución desde Sierra Maestra, las montañas orientales cubanas. Comenzaron a explotar bombas en La Habana, había protestas agresivas, había peligro y varios soldados como Antúnez habían sido acribillados a balazos mientras dormían en el Cuartel Moncada en aquel 26 de julio en que atacaron los hermanos Castro y sus seguidores.
Los años pasaron, Batista se fue, Castro llegó a La Habana para establecer un gobierno que tal y como se esperaba se convirtió en una dictadura.
Fue durante los primeros días de la llegada de los Castro que mi amigo Silverio Pérez, aquel buen pitcher zurdo y luego buscador por muchos años de los Angeles de California, me dijo un día la mala noticia de que el pitcher Pedro Antúnez, que había sido el gran campeón de 1950 entre los serpentineros de nuestra liga, había sido fusilado en el paredón que puso de moda Fidel Castro contra los enemigos de su  revolución.
Los oficiales de alto rango lograron escapar de La Habana antes que llegara Castro pero la mayoría de los soldados no pudieron
MAX LANIER
 salir y quedaron a merced de los ganadores. Antúnez fue acusado por alguien y en esos juicios tan rápidos como un ciclón, los mandaban al paredón.
En ese tiempo el mundo se aterrorizó al ver como muchos cubanos fueron a parar al paredón para ser fusilados pero nadie sabe la cifra de cuántos fueron pasados por las armas, cientos, miles…..  ya que los ganadores nunca dan a conocer las cifras.
Los peces gordos que tanto querían fusilar los ganadores lograron escapar en su mayoría  pero los que no tuvieron  suerte, ya fueran policías o soldados, se quedaron para esperar misericordia de los ganadores.
Es una desgracia en tantas  guerras que ha habido que el ganador nunca haya tenido piedad con los perdedores. Acusan de asesinos a los vencidos y al paredón.
-o-
El que Pedro Antúnez haya ganado un título de pitcheo con un promedio debajo de las dos carreras limpias por nueve entadas nos hace ir a ver la lista de los lanzadores que han logrado los títulos con una efectividad impresionante.
En 1937 el pitcher mexicano Alberto Romo Chávez logró un tremendo 0.76 pero con solo nueve juegos lanzados en una muy breve temporada. Ya en 1938 el verdadero record al respecto debe ser el del formidable Martín Dihigo que en un total de 22 juegos tuvo 0.90.
En 1939 un pitcher americano de color que tiraba muy duro, Johnny Taylor, fue el mejor con 1.19.


PASQUEL Y EL PRESIDENTE AVILA CAMACHO
Es hasta 1946 que hay otro campeón con menos de dos carreras limpias, el tremendo zurdo Max Lanier que había dejado a los Cardenales de San Luis para venir a jugar con los Azules del Veracruz de Jorge Pasquel en la Liga Mexicana, fue el primero con 1.93. Sigue en la lista el citado Pedro Antúnez con 1.87 en 1950. con el derecho mexicano Chuy Moreno teniendo una super campaña de 1.75 con los mismos Tecolotes de Nuevo Laredo. Era un pitcher bajito y gordito.
FRANCISCO CAMPOS


Es hasta 1965 que el derecho de color americano, Frank Barnes, es el mejor con 1.58 al lanzar para los Broncos de Reynosa.
En 1958 fue la super temporada del boricua James Horsford, derecho de color que con el mismo Broncos ganó el campeonato con 1.59. Un año después pes el zurdo Salvador Sánchez del mismo Broncos detuvo su efectividad en 1.84 con los mismos Broncos.
A Salvador lo habíamos visto lanzando para los Cachorros de Alfonso Díaz y fue este muy buen amigo el que lo mandó al Broncos ya que era buscador de ese tim.
Fueron esos los años de gran pitcheo y en 1970 que Alfredo Mariscal con Leones de Yucatán terminó como campeón con un eléctrico 1.85.


ANDRES AYON
En 1971 el gran pitcher cubano Andrés Ayón, con Saltillo, dejó un fantástico i 1.22 y un año después el zurdo Alfredo Meza de los Tigres. El apodado “lobito”, tuvo un impresionante 1.83.
Para 1973 el abridor y relevista Manuel Lugo de los Charros de Jalisco tuvo 1.60 y en 1974 el zurdo boricua, Juan Pizarro, gran contratación de Chara Mansur con Cafeteros de Córdoba, logró 1.57. Siguió en 1975 el zurdo Ricardo Sandante de Poza Rica con 1.42, Gary Ryerson de Alijadores de Tampico en 1976 con 1.52. Horacio Piña de Aguascalientes en 1977 con 1.70, Michael Nagy de los Plataneros de Tabasco  con 1.70 en 1978 y quien apareció en el disco del club que grabó el inolvidable Chico Che.
Siguió la racha de gran pitcheo  en 1977 con Rafael García de los Indios de Ciudad Juárez con 1.69 en 1979, Gilberto Rondón del Leones de Yucayán en 1980 con 1.44,  Angel Hernández de Saltillo con un increíble 1.13 en 1981, Vicente “Huevo” Romo con Azules de Coatzacoalcos con 1.40. En 1982, Ernesto Córdoba del Aguila con 1.58, en 1983  Arturo González de Monterrey  con 1.92. Terminó  allí una racha de 17 años con pitchers ganando la corona de pitcheo con menos de dos carreras limpias por nueve entradas.

VICENTE ROMO

El siguiente en el círculo selecto lo fue el zurdo Mercedes Esquer del Yucatán en 1989 con 1.98, en 1994 lo logró Leo Meza del Aguila con 1.67, seguido en 1995 por Cecilio Ruiz que con Tabasco tuvo 1.72. Para 1996 se puso en el libro de oro el relevista Sixto Báez con 1.54 con la franela de Poza Rica
En 1997, Emigdio López de Tabasco terminó  con 1.91, Angel Moreno en 1998 con Yucatán en 1.96.
Brincamos hasta el 2001 cuando el fortachón Ravelo Manzanillo de Yucatán tuvo 1.92. En el 2002, el zurdo Edgar Hurtado de Cancún con 1.38
El zurdo Dan Serafini de Monterrey logró 1.59 en 2003 y Francisco Campos de Campeche un año después con un idéntico 1.59. Y este fue el último lanzador con promedio de efectividad difícil de creer en una liga más famosa por su bateo.

Es una lista de 27 lanzadores los que  han logrado a través de 1937 a la fecha tener promedio debajo de las dos carreras por juego, uno de ellos el malogrado Pedro Antúnez que tuvo un final tan trágico como el ya citado. Y la pesadilla cubana continúa desde que comenzó en 1959 con los gritos que pedían paredón para los vencidos.               

domingo, 29 de junio de 2014

DIA A DIA

LOS 56 JUEGOS SEGUIDOS DE
JOE DIMAGGIO DANDO DE HIT

JUNIO 30 DE 1941

Los Yanquis no tienen juego programado para el lunes 30 de junio y el martes tendrán un doble juego en Nueva York contra los Medias Rojas de Boston, pero ya desde el domingo en la noche se supo antes de dejar el vestidor del parque de Washington que todavía  había otro record  que superar para DiMaggio en juegos seguidos con imparable. El de 41 juegos seguidos dando de hit era la marca moderna impuesta por George Sisler pero había  un bateador de 1898 que llegó a 44 juegos consecutivos seguidos dando de imparable. Ese fue un golpe bajo para Yanquis y el Beisbol ya que en esos tiempos las reglas eran diferentes como los faules que no contaban como strikes.


EL HIT DEL JUEGO 42
DOMINIC Y JOE DIMAGGIO
Sin embargo la oficina del Comisionado dijo que se tenía que respetar esa marca de Keeler y que iban a homologar la de los 42 juegos de DiMaggio como record moderno y la de Keeler como record viejo. Sin embargo la racha de JD seguía y en el doble juego del martes primero de julio de 1941 podría buscar llegar a los 44 imparables en forma consecutiva y de esa manera empatar también el record de este fantasma beisbolero que de repente había  “resucitado” y quien hizo famosa aquella frase de: “Hay que batear la pelota en donde no haya nadie”. Es decir, poner la pelota en donde no haya ningún enemigo.

Hasta Dominic DiMaggio, su hermano que jugaba con Boston, se mostró indignado por el asunto de Keeler. ¿Qué habrá sentido Joe DiMaggio después de tanto días de sufrimiento cuando le dijeron que el record que había  impuesto no lo era de una manera total?.
En Nueva York le esperaba su esposa Dorothy Arnold, una actriz que conoció  en Hollywood, y quien estaba embarazada con el que iba a ser el primer hijo del matrimonio.
En las biografías de DiMaggio todas concuerdan con que era un fumador exagerado de dos cajetillas al día. Camel era su cigarrillo favorito.  Y también bebía mucho café, sobre todo antes de los partidos. Su revista favorita era la de “Superman”.

El doble juego del martes primero de julio era tan importante con ese anuncio que a pesar del calor abrumador en Nueva York de 100 grados esperaban una gran asistencia. 
DIA A DIA

HACE 60 AÑOS BETO
AVILA FUE CAMPEON
DE BATEO EN LA LIGA
AMERICANA DE 1954

JUNIO 30 DE 1954

LARRY DOBY
En otro tremendo duelo de pitcheo los Indios de Cleveland le ganan 2-0 a los Orioles de Baltimore con Mike García (10-5) superando a Duane Pillete (5-8) para tener tres juegos de ventaja sobre los Medias Blancas de Chicago y con  cuatro arriba de los Yanquis. Mike García, de padres mexicanos, lanzó el juego completo al igual que el lanzador  perdedor.

El mexicano Beto Avila batea de 3-0 con una base por bolas y ahora tiene un porcentaje de .362: rola al short, base por bolas, elevado al central y rola a primera. Al embasarse por pasaporte trató de robare la segunda pero fue out.
El duelo de ceros lo rompe Larry Doby con su jonrón 11 de la temporada y en la séptima entrada los Indios anotan su segunda carrera con base por bolas a Jim Hegan, toque de sacrificio de Mike García y un doblete productor de Al Smith por el callejón del left-centro.
Mike García  completa su gran trabajpo retirando en orden el cierre del noveno inning.

ANGEL FERNANDEZ
En esta temporada de 1954 el luego muy famoso narrador Angel Fernández reconstruía los juegos de Ligas Mayores a las siete de la noche en la estación de radio XEB con patrocinio de las llantas US Royal. El programa tuvo un gran auditorio y mucho se debió a la gran temporada que estaba teniendo Beto Avila. Cuando jugaban de día los Indios muchas veces se pasaron sus juegos.
En lo particular me encargaba de escuchar en onda corta el juego, lo anotaba y luego se lo escribía en la máquina  a Angel Fernández para que lo pasara en el radio y el que muchas veces manejó los discos del público en estas reconstrucciones de los juegos lo fue un joven operador llamado Oscar “Rápido” Esquivel.


sábado, 28 de junio de 2014

DIA A DIA

LOS 56 JUEGOS SEGUIDOS DE
JOE DIMAGGIO DANDO DE HIT

JUNIO 29 DE 1941

EN un domingo muy caluroso en Washington todo el mundo quería entrar al estadio Griffith ya que en el doble juego contra Yanquis podría tener la oportunidad Joe DiMaggio de imponer la marca de 42 juegos seguidos impuesta por George Sisler de los Cafés de San Luis. El boletaje se agotó y hubo más de 31,000 aficionados en un estadio que tenía como aforo 30,000, por lo que varios aficionados estuvieron parados viendo los dos juegos.


JOE DIMAGGIO
El manager Bucky Harris de los Senadores tuvo listos para este doble encuentro a sus dos mejores pitchers, el nudillero Dutch Leonard en el primero y a Sid Hudson en el segundo partido. Todos los pitchers que lanzaban contra Yanquis deseaban ser recordados como el que frenó la marca de DiMaggio.
En el primer juego el nudillero Dutch Leonard estuvo a punto de lograrlo  ya que dominó  al Clipper en los dos primeros tunos, un elevado al central y luego en elevado de faul a la tercera. El juego iba 0-0 hasta la quinta en que Yanquis anotó tres veces con sencillo de Joe Gordon, doble de Phil Rizzuto, otro doblete del pitcher Red Ruffing que fue el ganador y produjo las primeras dos anotaciones. Luego Ruffing anotó en elevado productor de Red Rolfe.
En su tercera vez al bat en la sexta la expectación era tremenda y la cuenta se fue a una bola y un strike. Leonard trató de sorprender a DiMgagio con una recta pero el gran bateador le dio en la nariz a la pelota que se fue rodando hasta la barda de los 422 pies ara un doblete que provocó el alarido de los aficionados que deseaban ser parte de la historia. Con ese batazo llegó  JD a 41 juegos seguidos dando de hit para empatar el record de Sisler. Después anotó en dos pasboles en pitcheos de nudillos.
Yanquis terminó ganando el juego 9-4, dando de jonrón Tommy Henrich para que Nueva York llegara a 24 juegos seguidos dado de vuelta entera. Ruffing puso su record en 8-3 y Leonard en 6-9. Alejandro Carrasquel lanzó los tres últimos innings por Senadores y el venezolano aceptó el cuadrangular de Henrich.
En el intermedio de los juegos todo el mundo quería estar cerca del vestidor del Yanquis para ver de cerca a DiMaggio, quien tuvo que eludir a bastantes personas para entrar al camerino, darse una ducha y ponerse un nuevo uniforme en este día de gran calor.
Cuando iba a comenzar el segundo juego DiMaggio se dio cuenta que había  desaparecido su bat y seguramente un aficionado logró colarse a la caseta y llevárselo el bat. El bat no apareció por ningún lado y DiMaggio escogió uno del mismo peso y longitud.
Si el primer juego fue desesperante hasta que llegó el doble de DiMaggio, en el segundo fue aun peor ya que en la séptima entrada no había conectado de hit, iba de 3-0,  y posiblemente podría ser su última vez al bat. Ya había empatado la marca de Sisler pero ahora quería romperla. Antes de ir a batear en su cuarto turno su compañero Tommy Henrich lo convenció que usara su bat que era igual al que le habían  robado, ya que el mismo DiMaggio se lo había regalado. Y DiMaggio fue a batear con el bat de Henrich en su cuarto turno de la tarde.


El abridor Sid Hudson había sido relevado por derecho  Red Anderson, quien comenzó con un lanzamiento pegado para bola uno. Su siguiente pitcheo trató de encontrar la zona de strike pero DiMaggio lo bateó con fuerza, una línea de hit al jardín izquierdo con los aficionados de pie y gritando al ver que había logrado imponer la nueva marca.
¡42 juegos seguidods dando de hit!.

DUTCH LEONARD

Al llegar a primera base lo felicitó el coach Earl Combs y hasta el ampayer Bill McGowan le dio la mano. Cuando regresó a la caseta al terminar su actuación de corredor sus compañeros le dieron una gran recepción.
Antes había empujado una carrera con elevado, dio línea al short y elevado al central para que llegara el hit en la séptima entrada, el inning de la suerte. Todavá  tuvo un turno en el noveno y dio rola al short. Al batea de 5-1 su average estaba en .349.
Charlie Keller dio su jonrón 16 del año y Joe Gordon su número 12 al ganar Yanquis 7-5. Charlie Stanceu fue el pitcher ganador del juego histórico para poner su record en 3-1 y perdió el relevista Anderson (1-3).



Al terminar el doble juego los Yanquis estaban solos en primer lugar con ventaja de juego y medio sobre los Indios de Cleveland y con cinco  sobre Boston. En unas horas, sin embargo, llegaría una mala noticia para DiMaggio y para todos.
DIA A DIA

HACE 60 AÑOS BETO
AVILA FUE CAMPEON
DE BATEO EN LA LIGA
AMERICANA DE 1954

¡HEROE OTRA VEZ!

JUNIO 29 DE 1954


BETO AVILA
EL mexicano Beto Avila fue nuevamente el héroe en el partido que Indios de Cleveland le ganaron 5-1 al Orioles de Baltimore y al luego famoso pitcher Don Larsen. Con el juego empatado a una carrera los Indios anotaron tres veces en la séptima entrada y las primeras dos que desempataron el partido  fueron empujadas por un doblete del segunda base veracruzano al estar corredores en tercera y segunda.
Hasta ese momento Larsen (2-8 y 4.56) había  mantenido un gran duelo de 1-1 con Art Houtteman (8-4) de los Indios pero en el inning de la suerte los Indios atacaron con sencillo de Jim Hegan, un doblete de Al Smith que dejó  corredores en tercera y segunda.
Beto Avila se enfrentó a Larsen y le conectó un doblete por el jardín central-derecho para impulsar a los dos embasados. El manager Jimmy Dykes le dio base intencional a Al Rosen a pesar que era bateador derecho para que Larsen se enfrentara al zurdo Vic Wertz, quien terminó dando sencillo para completar el rally de tres carreras.

DON LARSEN

En la novena entrada los Indios anotaron su quinta y última carrera empujada por un hit de Al Rosen. Ese fue el único hit de Avila en cinco oportunidades, pero fue el batazo de la victoria, poniendo su average en .367 y llegando a 19 carreras empujadas en la temporada.
Beto dio rola a segunda, elevado al izquierdo, rola a tercera, el doblete ganador y elevado al izquierdo.
Orioles tomó ventaja de 1-0 con pasaporte a Carl Abrams , sencillo de Dick Kryhoski y rola empujadora de Chuck Diering con los Indios empatando en la quinta entrada con un cuadrangular de George Strickland, su quinto de la temporada.

Un total de 28.511 aficionados asistieron al Memorial Stadium de Baltimore en juego que duró 2.35. Los Indios tienen ventaja de dos juegos sobre Medias Blancas y tres sobre Yanquis. 

viernes, 27 de junio de 2014

DIA A DIA

LOS 56 JUEGOS SEGUIDOS DE
JOE DIMAGGIO DANDO DE HIT

JUNIO 28 DE 1941

PARA el juego del 28 de junio de 1941 el pitcher abridor  Jim Babich había pronosticado que no solamente iba a vencer a los Yanqus sino que iba a parar la racha de Joe DiMaggio que ya llegaba  a 39 juegos seguidos dando de imparable.


JOHNNY BABICH
Babich sabía lo que decía ya que en 1940 le costó de una manera el campeonato a los Yanquis al vencerlos en cinco de seis juegos que abrió contra el equipo de Nueva York. Le dijo a los cronistas que DiMaggio no podía batearle a su “slider”. Babich se había  vengado de los Yanquis ya que pertenecía  a ese equipo al estar con la principal sucursal de Newark en 1939 pero lo cambiaron al Atléticos de Filadelfia para convetirse en una pesadilla para el tim neoyorquino.
El juego entre semana en el Shibe Park atrajo a 13,604 aficionados pero esta vez los Yanquis le ganaron 7-4 a Babich y a los Atléticos.

JOE DIMAGGIO 

DiMaggio dio un elevado al short en el primer turno pero luego en su segunda oportunidad conectó un silbante doblete por el jardín central para llegar a los 40 imparables seguidos, a uno del record de George Sisler. DiMaggio bateó luego rola a tercera, elevado a primera y otro hit al jardín  central para poner su average en .353.
Atley Donald (3-2) fue el pitcher ganador y Johnny Babich el derrotado (2-3). Charlie Keller tuvo una gran jornada con cuatro carreras empujadas y dos imparables.
Yanquis anotó en la primera entrada con sencillos de Red Rolfe y Tommy Henrich para que después del elevado de DiMaggio al short viniera Keller con hit empujador. En la segunda entrada Phil Rizzuto dio doble, Atley Donald recibió base y Red Rolfe produjo dos con triple.


CONNIE MACK
En la tercera DiMaggio dio su doblete por el jardín central, avanzó en pasbol y anotó en rola productora de Keller. En la sexta un triple de Bill Dickey y sencillo de Rizzuto y en la séptima las últimas dos con hit de Tommy Henrich y el jonrón 15 del año para Charlie Keller. Fue con este el juego 23 seguido en que los Yanquis bateaban un cuadrangular.
En la quinta hubo por Filadelfia un jonrón de tres carreras de Benny McCoy.
Con esta victoria los Yanquis estaban empatados en primer lugar con los Indios de Cleveland y el Boston a cuatro juegos.
Los Yanquis estaban celebrando en el vestidor del parque de Filadelfia cuando le llegó un telegrama a DiMaggio del Hospital Jefferson en que le pedían si podía de ir a visitar a un niño enfermo de 10 años que tenía una enfermedad incurable y que le podría ayudar a levantar su ánimo. Como tenían tiempo, DiMaggio y su gran amigo Lefty Gómez fueron al hospital para ver al niño, llamado Tim, quien estaba contento cuando llegaron a haber escuchado por radio el juego en que el Clipper dio de hit. Al verlo DiMaggio le regaló una pelota autografiada. Le prometió que si al día siguiente podía  empatar y romper el record de George Sisler iba a pensar en él y la felicidad del niño destinado a morir pronto fue muy grande por esa visita.
De allí fueron a tomar el tren que los llevaría  a Washington para un doble juego al día siguiente en que DiMaggio podría empatar y superar la marca de los 41 juegos seguidos de George Sisler.
-o-


EL 28 DE JUNIO DE 1954 LOS INDIOS DE CLEVELAND NO TUVIERON JUEGO PROGRAMADO.
DIA A DIA

LOS 56 JUEGOS SEGUIDOS DE
JOE DIMAGGIO DANDO DE HIT

JUNIO 27 DE 1941

JOE DiMaggio batea de hit en la primera entrada y luego da de jonrón en su último turno para llegar a 39 juegos seguidos dando de hit en juego celebrado en el Shibe Park de Filadelfia y en el que los Atéticos le ganan al Yanquis por 7-6 anotando la carrera del gane en el cierre del noveno.

JOE DIMAGGIO
Los Yanquis acababan de empatar a seis carreras en la parte alta del noveno con un par de carreras con hit de Frenchy Bordagaray, doblete empujador del emergente del Red Ruffing y sencillo impulsador de Frank Crosetti. Hay base intencional a DiMaggio con un solo out pero el relevista Tonm Ferrick domina a Bill Dickey en línea al jardín izquierdo y a Joe Gordon en elevado al short
CONNIE MACK


En el cierre del noveno los Atléticos anotan la carrera del gane para el equipo manejado por Connie Mack. Ya con un out viene sencillo de Bob Johnson y doblete de Dick Siebert que empuja la carrera del gane ante el entusiasmo de los 8,167 en este partido que dura dos horas con 14 minutos.
Joe DiMaggio batea sencillo en la primera entrada para empujar carrera, se embasa en error del tercera base, recibe base intencional, batea jonrón solitario en la séptima y recibe pasaporte, su 17 de la campaña. Ahora tiene promedio de .352 al batear dos hits en tres turnos. Llega a 59 carreras empujadas en el año. Con su jonrón los Yanquis llegan a 22 juegos seguidos dando por lo menos un cuadrangular por lo que es otra racha dentro de la racha de hits del Yanqui Clipper.
Siebert, el hombre del batazo ganador, tiene tres hits en la tarde al igual que Pete Suder. Connie Mack era propietario del Atléticos y manejaba vestido de civil, bien vestido y con corbata, pero no podía salir al terreno de juego para nada.
Tom Ferrick, el pitcher ganador, lanzó  para Yanquis en la década de los cincuenta y luego como buscador de laos Reales de Kansas City viajó a la ciudad de México como buscador.

Indios de Cleveland está en primer lugar con ventaja de un juego sobre Yanquis y cuatro sobre Medias Rojas.
DIA A DIA

HACE 60 AÑOS BETO
AVILA FUE CAMPEON
DE BATEO EN LA LIGA
AMERICANA DE 1954

JUNIO 27 DE 1954

ANOTANDO tres carreras en la sexta entrada sobre el zurdo Whitey Ford los Indios ganan el último de la serie en Cleveland sobre los Yanquis de Nueva York por 4-3 con trabajo de tres lanzadores. Comenzó Bob Lemon pero solo duró dos entradas, haciendo buen relevo el zurdo Hal Newhouser por seis entradas, su trabajo más largo de la temporada, para ser el pitcher ganador y terminando Mike García, uno de los abridores con juego salvado en  los dos últimos innings.

Beto Avila, de segundo en el orden al bat, se va de 3-0 pero recibe un par de bases por bolas, bateando ahora para .371. El veterano Nehwouser pone su record en 3-1 mientras Whitey Ford está en 6-5.
Después de un jonrón de Dave Philley, que bateó de 4-3,  en la cuarta entrada, su décimo del año, los Indios anotan hasta tres carreras en el sexto para llegar a las cuatro en el juego. Después de sencillo de Al Rosen viene el octavo jonrón de Wally Westlake  y logran a continuación  la carrera que a la postre sería de la victoria con sencillo de Philley, base a Jim Hegan y hit empujador de Al Smith.

WHITEY FORD

Un jonrón de Yogi Berra en la octava entrada acerca al Yanquis 3-4 pero así queda el juego ante el entusiasmo de 47,782 espectadores en un juego que dura 2.54 en el estadio Municipal de Cleveland.
Avila batea rola a primera, recibe pasaporte en sus dos siguientes veces al bat, da faul flay a tercera y elevado a la misma antesala.
Después de Ford, que sale en la sexta, lanza por Yanquis el derecho Tom Morgan.

Los Indios tienen ventaja de medio juego sobre Medias Blancas de Chicago y tres sobre los Yanquis de Nueva York.

jueves, 26 de junio de 2014

Héroes Olvidados

NAJO FUE EL PRIMER
SUPER
ESTRELLA MEXICANO

Han pasado tantos años que ya prácticamente nadie habla de nuestros grandes estrellas antes de la década de los cuarenta. Simplemente han sido olvidados fantásticos jugadores y posiblemente solamente en Yucatán  recuerden varias veces a Julio Molina, el llamado diamante blanco, y que fue un pitcher de leyenda.


EL GRAN NAJO
EL formidable cronista Alejandro Aguilar Reyes, Fray Nano, describió a Leonardo Alanís, más conocido simplemente como “Najo”, uno de los grandes jugadores mexicanos de los muy viejos tiempos, tanto así  que cuando el mismo director del periódico deportivo La Afición llevó a cabo su primera elección para un posible Salón de la Fama del Beisbol Mexicano, escogió  a Najo entre los cinco primeros.
Y el tan famoso Najo, jugador de los años veinte y treinta sobre todo, estuvo un rato con los Diablos Rojos del México en la temporada de 1941, cuando le dieron  una última oportunidad ya de veterano.
NAJO BATEABA A LA DERECHA
Najo tomó parte en cinco juegos con los Rojos capitalinos y en  17 veces al bat tuvo cinco hits con una carrera anotada, una empujada y un doblete, retirándose con un porcentaje de .294. En 1939 había sido manager-jugador de los Alijadores de Tampico donde bateó .259 en 112 veces al bat. También jugó con aquel famoso equipo Aztecas de Homobono Márquez que sostenía juegos de corte internacional en el Parque Delta y otros diamantes.

Los cinco jugadores mexicanos considerados los mejores en aquel tiempo que fueron elegidos incluyen a Lucas Juárez, Antonio Delfín Lañiza, Julio Molina, el diamante blanco, Leonardo Alanis y Fernando Barradas.
“Cocuite” Barradas, como le decían, se hizo muy famoso al ganarle 2-1 a Cuba en La Habana en los Juegos Centroamericanos de 1930. En la temporada de 1944 apareció  con los Diablos Rojos en cinco juegos teniendo record de 1-1 y 5.54.
-o-
Najo nació en La Lajilla, Nuevo León, pero la familia se mudó  a Mission, en el estado de Texas, donde Alanís   comenzó a jugar Beisbol y más Beisbol.

EDDIE COLLINS
Después de actuar jugar pelota semi profesional  firmó para los profesionales con los Osos de San Antonio de la Liga de Texas y es posible que haya sido el primer pelotero mexicano en haber sido escriturado  por la pelota americana. Luego lo bajaron a Tyler de Case D y pasó a tener una formidable campaña de .381, 213 hits y 34 jonrones con los Drillers de Oklahoma de la Western Association. Los Medias Blancas de Chicago se dieron cuenta de sus habilidades y lo firmaron para esa organización en 1926 cuando tuvo varios juegos de entrenamiento con ese equipo de Ligas Mayores. Sin embargo lo regresaron a Ligas Menores al finalizar el entrenamiento y la familia indicó que fue por motivos raciales y el que hablara muy poco inglés la razón para ello. Najo era moreno como muchos mexicanos e incluso lo llamaron “Chief” como si fuera un piel roja.
Esos Medias Blancas de 1926 fueron manejados por Eddie Collins, el famoso segunda base que fue parte de aquellos Medias Blancas en 1919 en que se encontraron a ocho jugadores de acuerdo con los apostadores para perder la Serie Mundial de 1919 contra Rojos de Cincinnati. Collins, uno de los pocos universitarios que entonces estaban en Ligas Mayores, no tuvo que ver en ese arreglo.
TED LYONS 
Medias Blancas de 1926 terminó con record de 81-72 en quinto lugar de la Liga Americana. Su pitcher estrella lo fue Ted Lyons que comenzaba una gran carrera.

El equipo de Tulsa con  el que jugó en 1932 ganó el campeonato con un gran promedio de .671 y Najo bateó para .323. Ese Tulsa fue elegido entre los 100 mejores equipos en la historia de las Ligas Menores. Najo tuvo un promedio de .321 en 1318 en las ligas americanas donde jugó. Para 1933 no llegó a un acuerdo en su contrato con el Tulsa y se regresó con su familia.
Era un buen jardinero y tuvo muchos  años buenos en clase C antes de fracturarse una pierna al chocar con el también jardinero Ping Bodie al perseguir los dos un elevado. Sufrió severas lesiones en una pierna pero al paso del tiempo volvió a jugar muy buena pelota.
El 27 de marzo de 1928 en un juego en el League Park de San Antonio impuso Najo un record en Ligas Menores que ha perdurado hasta nuestros días, 12 outs en un juego. De los 27 outs, él hizo 12.


Al retirarse del Beisbol, aparentemente, regresó con su familia en Mission, Texas, en los años de la depresión. Siguió manejando equipos semipros y bateando de vez en cuando, siendo hasta ampayer para seguir en el Beisbol que tanto le gustaba. Luego vino un par de veces a la Liga Mexicana cuando ya estaba al final de su carrera.

Fue una persona tan conocida y querida en Mission, Texas, que al morir a los 79 años  de cáncer el 25 de abril en 1978 una calle de esa ciudad le pusieron  “Leo Najo Street”. Y cada octubre se reúnen amantes de Beisbol para recordar entre otros al gran Najo. Estuvo cerca de ser el primer mexicano en jugar Ligas Mayores, siete años antes que llegara Melo Almada a la gran carpa.