Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 20 de febrero de 2015

FRITZ PETERSON Y MIKE KEKICH

DOS PITCHERS DE LOS YANQUIS

CAMBIARON ESPOSAS EN 1973

KEKICH PITCHEO EN LIGA MEXICANA
-o-




FUE 1973 la primera temporada de George Steinbrenner al frente de los Yanquis de Nueva York y la segunda y última de nuestro Celerino  Sánchez con el famoso equipo. También sería 1973 el último  año del Yanqui Stadium original, la casa que Babe Ruth construyó. Pero antes de comenzar la nueva temporada la principal noticia de los Yanquis fue la de que dos de sus pitchers, curiosamente los dos zurdos, habían decidido cambiar a sus esposas.
 Uno está acostumbrado que por ese tiempo se hagan cambios antes de iniciar el año beisbolero per la noticia de cambiar esposas fue algo inusitado para aquel tiempo. Posiblemente en nuestros días  hubiera pasado como una nota más para la revista Hola que para la gente del Beisbol, pero las costumbres de moralidad de aquel 1973 eran diferentes a lo que hoy se permite descaradamente, había más respeto, mas decencia, más ocultismo de las cosas malas ya que no había celulares, internet ni twiters.


FRITZ PETERSON
Resulta que los pitchers Fritz Peterson y Mike Kekich eran muy amigos y de repente se enamoraron de la esposa del otro, los dos hablaron con sus esposas, entre ellos mismos y decidieron  cambiar sus vidas. Peterson se iba a ir a vivir con la esposa de Kekich y la de Peterson con Kekich. Naturalmente después del previo divorcio, se iban a casar Peterson y Kekich con la esposa de su mejor amigo.
En un principio, cuando la directiva del Yanquis se enteró, pensó primero en callar la situación ya que en esa época todavía  se podían ocultar muchas cosas y no había la difusión de ahora en las redes electrónicas. Pero después de hablar con los jugadores, decidieron dar dos conferencias de prensa con cada uno por separado para decir la verdad ya que no hay nada como la verdad.
No sería la primera ocasión que un esposo se enamorara de la esposa de otro compañero pero en lugar de seguirse engañando uno al otro decidieron dar el paso a lo inevitable y se mostraron los cuatro muy civilizados en anunciar que iban a cambiar de esposas y de hijos. El principal problema estaba en los hijos.



El jefe de relaciones públicas, Bob  Fishel, nunca había  tenido un asunto tan espinoso como este en toda su carrera con los Yanquis que ya no habían  ganado un campeonato desde 1964 y habían  pasado la época más mala de sus tiempos modernos cuando la cadena CBS fue la dueña del equipo. De repente las sucursales dejaron de producir los buenos jugadores que llegaban antes y entraron en una época de oscuridad tan negra que la gente en Nueva York hablaba más de los Mets que de los Yanquis.
La noticia del cambio de esposas hizo que los tabloides sensacionalistas de Nueva York le dedicaran mucho espacio al asunto y la contraportada. Ese cambio de esposas fue más importante que el cambio de jugadores que habían hecho en el receso y Celerino Sánchez fue testigo de ese pasaje inusitado.
Fritz Peterson fue un buen pitcher del Yanquis, estrella por un rato, mientras Mike Kekich no pudo establecerse nunca como un buen lanzador de las Ligas Mayores.

Peterson apuntaba a ser el nuevo Whitey Ford de los Yanquis al ganar 20 juegos en la temporada de 1970 con record de 20-11 y 2.90. Recuerdo que en ese año antes de iniciar la campaña, me invitó Gonzalo Camarillo, compañero en el periódico que estábamos, La Afición, a hacer una apuesta. El es fanático del Mets y me dijo que me apostaba a que Tom Seaver de ese equipo ganaría más juegos que cualquier pitcher del Yanquis y como solo apostamos una Coca Cola, le dijo que si. Yo apostaba a Peterson y Gonzalo a Seaver. El caso es que sorprendentemente, Peterson ganó 20 juegos y Seaver 18.
En 1971 Peterson ganó 15 contra 13 derrotas y tuvo 3.05 y en 1972 tuvo 17-15 y 3.25. Ya en 1973, viviendo con la que había la esposa de su compañero Kekich, dio un bajonazo a 8-15 y luego  a 9-14 en 1974, siendo  cambado al Indios de Cleveland donde tuvo una reacción  en 1975 con 14-8, pero estaba al final de una carrera de 133-131 con 3.30 en 11 años en Ligas Mayores.


PETERSON Y FAMILIA A LA IZQUIERDA KEKICH A LA DERECHA ANTES DEL CAMBIO DE ESPOSAS
Sin embargo al marcharse del Yanquis, Peterson dejó la  mejor marca de la historia en el Yanqui Stadium en efectividad  con 2.52. Fue mucho mejor en el estadio del Bronx que en los otros parques.
-o-

PETERSON EN LA ACTUALIDAD

Mike Kekich había comenzado su carrera de Ligas Mayores con Dodgers y después de una desastrosa campaña de 2-10 en 1968 fue cambiado a los Yanquis en donde nunca fue un pitcher ganador especial. Su mejor campaña fue de 10-9 en 1971 pero con 4.07 en carreras limpias, bajando a 10-13 en 1972. En 1963, el año del cambio de esposas, Kekich comenzó con los Yanquis y al poco tiempo fue cambiado a los Indios de Cleveland por el bien del lanzador y del equipo. Se retiró con un record de 39-51 y 4.59 en su paso por las Ligas Mayores.
Al poco tiempo lo vimos  lanzando con los Tecolotes de Nuevo Laredo y los Indios de Ciudad Juárez de la Liga Mexicana pero como a él no le fue bien en el cambio de las esposas, no me atreví a preguntarle sobre ese episodio.

KEKICH CON DODGERS
En 1976 con Tecolotes tuvo marca de 3-2 y 2.00 en 10 juegos y en 1980, el año de la huelga de peloteros, y en 1981, jugó con los Indios de Ciudad Juárez Tuvo   5-4 con 2.22 en 1980 y 7-11 con 4.54 en 1981. Kekich llegó a lanzar también en la Liga del Japón.
 -o-
Después del cambio de mujeres las cosas le fueron muy bien a Fritz Peterson sentimentalmente hablando que se casó con la esposa de Mike Kekich y actualmente siguen viviendo juntos  y muy felices, según dijo el ex pitcher al visitar el campo de entrenamiento de los Yanquis hace un par de años. Llegó a comentar que todavía  están  viviendo la luna de miel ya que continúa yendo con su “nueva” esposa a diferentes lugares de diversión como restaurantes, fiestas y eventos.
SIn embargo a Mike Kekich y la que fuera esposa de Peterson, no les fue muy bien. Aunque vivieron juntos en 1973 no se casaron y luego se separaron para no volverse a ver. No fue bueno para ellos.
Por un tiempo hubo la idea de hacer una película   sobre este episodio que se iba a llamar “El Cambio” y la ex esposa de Peterson y Kekich no quieren que la hagan. En  realidad nadie del Beisbol ha visto a Kekich por mucho tiempo pero los dos andan por los setenta años y algo más.



CELERINO SANCHEZ
A Peterson, que le fue muy bien en el cambio, dice que todo comenzó en el verano de 1972 cuando fueron a una fiesta. Al salir del evento los dos pitchers decidieron encontrarse después en la casa de Peterson, pero Fritz se llevó a la esposa de Kekich en su carro y viceversa. El caso es que en el camino las nuevas parejas la pasaron muy bien y se enamoraron de la otra, pero siguieron viviendo cada quien con su respectiva esposa.
Fue en los entrenamientos de 1973 cuando decidieron separarse y llegaron al acuerdo que la mamá de los niños se los llevaba. O sea que Peterson se llevó a los chamacos de Kekich y este  los de Peterson. Comentaron, me imagino de broma,  que hasta el perro que tenían lo cambiaron.
Ya de viejo, Peterson dijo que fue una felicidad el cambio y que lo volvería  a hacer aunque siente tristeza que las relaciones entre Kekich y su ex esposa no hayan funcionado.  
Peterson se casó con Susan que asi se llama  la que fue esposa de Kekich y este se casó  con Marikyn.
-o


KEKICH Y PETERSON
Curiosamente ese 1973 los Yanquis cumplieron los 50 años de haberse inaugurado el Yanqui Stadium original, la casa que Babe Ruth construyó. El día  de la inauguración Bob Shawkey, que lanzó el primer juego en el Yanqui Stadium en 1923, fue invitado a lanzar la primera bola y estuvo presente la viuda de Babe Ruth, Claire.


YANQUI STADIUM ORIGINAL
Los Yanquis de 1973, con Celerino en la banca y Gregg Nettles jugando la tercera base, estuvieron en primer lugar del 20 junio al dos de agosto y para la segunda mitad obtuvieron al veloz pitcher zurdo Sam McDowell y al derecho Pat Dobson, pero ninguno lanzó como se esperaba. McDowell era el pitcher que más duro tiraba en las Ligas Mayores, pero lo estaba consumiendo el alcohol que tomaba. Los Yanquis ganaron solo 20 de los últimos 52 juegos y terminaron en cuarto lugar, con el manager Ralph Houk escuchando insultos de los aficionados. Para hacer las coas peores los Mets ganaron su grupo, derrotaron al Rojos en el play off y fueron a la Serie Mundial para perderla en siete juegos con los Atléticos de Oakland.


DIMAGGIO CON LAS FOCAS DE SAN FRANCISCO 
El tiempo había terminado para el manager Houk, mientras que Michael Burke, presidente del club varios años, renunció comenzando la temporada cansado de los reclamos de Steinbrenner.
Fue también en ese 1973 que Bobby Murcer, quien  se pensaba iba a ser el nuevo super estrella del club, firmó un contrato de 100,000 dólares, igualando en el dinero a Joe DiMaggio  y Mickey Mantle.
Pero la noticia principal de los Yanquis en 1973 fue cuando Fritz Peterson y Mike Kekich decidieron cambiar de esposas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada