Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

martes, 3 de febrero de 2015

JOSE PEÑA

EL GRAN PITCHER OCUPA LUGAR
IMPORTANTE EN LA HISTORIA DE
LOS DIABLOS ROJOS DEL MEXICO



Durante la Serie del Caribe de 1993, José Peña, en ese entonces buscador de los Diablos Rojos del México, se sentó en el parque de los Venados en Mazatlán y le tocó de compañero de asiento en un palco el señor Alfredo Harp, quien lo reconoció  y comenzaron una plática muy agradable y muy beisbolera. Después  de algunas entradas le dijo don Alfredo que le gustaría  conocer a Roberto Mansur ya que deseaba tener acciones en su equipo favorito, los Diablos Rojos de la Liga Mexicana.
En unas horas más se conocieron don Alfredo Harp y Roberto Mansur, entablando una larga plática sobre la posibilidad de tener ingerencia en el equipo escarlata. Lo demás es historia.


Don Alfredo Harp fue al poco tiempo el propietario de loz Diablos con Roberto Mansur siendo el jefe deportivo y gracias al nuevo magnate diferente a todos los demás que se han conocido, logró  infinidad de adelanto para los jugadores  y haciendo últimamente que para el 2017 la ciudad de México tendrá un nuevo parque de Beisbol. Y todo comenzó  en un juego de la Serie del Caribe en Mazatlán,  Sinaloa, en una Serie del Caribe.
-o-.
DON ALFREDO Y ROBERTO MANSUR


Alto y fuerte, José Peña, con cabello curioso que le hizo ganar desde temprano el apodo de “Peluche”, llegó a trabajar como fotógrafo en un centro nocturno de su nativa Ciudad Juárez, antes de probar fortuna en el beisbol profesional. Al paso de los años, Peña sería uno de los mejores pitchers mexicanos de su tiempo y ya está en el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano.

JOSE PEÑA

Herón Anota, pitcher en los años cuarenta, recomendó a José Peña con su amigo Manuel Oliveros en la ciudad de México y éste se lo presentó a los Tigres. De inmediato le dieron oportunidad, enviándolo al equipo sucursal. Al cabo de 19 años de Liga Mexicana terminó con un total de 214 victorias, ocupando el cuarto puesto de todos los tiempos entre los de más triunfos obtenidos. Peña estuvo cuatro temporadas en Ligas Mayores, una con los Rojos de Cincinnati y tres con los Dodgers de Los Ángeles.
Tras ganar 55 juegos en sus primeros cinco años con los Tigres de la Liga Mexicana, incluyendo temporadas de 16 y 19 éxitos en 1965 y 1966 para ayudar al tim felino en dos títulos seguidos, Pepe Peña fue obtenido por los Rojos de Cincinnati y después de dos años en Ligas Menores alcanzó las Grandes Ligas en 1969, al ver acción en seis partidos con los Colorados. En 1967 tuvo récord de 4-3 con el Buffalo de la Liga Internacional y en 1968 dio números de 11-14 con el Indianápolis de la Asociación Americana, ambos circuitos de clase triple A.


BRAZO DE HIERRO
En 1970 y 1971 tuvo, con los Dodgers, su mayor trabajo en el gran circo, ya que con Rojos en 1969 solamente apareció en seis partidos y récord de 1-1. En 1970 subió 29 veces a la lomita con los Dodgers que manejaba Walter Alston y ganó cuatro por tres derrotas, mientras en 1971 logró 2-0 en 21 partidos. Siempre fue utilizado como relevista en el mejor beisbol y al final terminó con récord de 7-4 y 4.97.
En 1972 tuvo Peña su última actuación en los Dodgers, club con el que regresó en 1990 como buscador, por recomendación de Mike Brito.

De regreso

José Peña volvió  por vez primera a la Liga Mexicana en 1969, después de ver acción con los Rojos de Cincinnati y ayudó al Broncos de Reynosa a ganar su único campeonato en el circuito en 1969.


EL PELUCHE
Peña estuvo tremendo, con récord de 11-5 y un electrizante 1.35 en carreras limpias. En un partido memorable de 22 entradas en el Parque del Seguro Social, Peña fue el pitcher ganador con relevo en las últimas entradas y conectando el hit que desempató el partido al abrir la entrada 22.
Después de esa gran actuación con los Broncos, Peña fue obtenido por los Dodgers de Los Ángeles y fue hasta 1973 que regresó a la pelota mexicana con los Pericos de Puebla.
CAÑERO EN INVIERNO


Le quedaban todavía muchas campañas y sus mejores en nuestra Liga de Verano; en un lapso de cuatro años con Plataneros de Tabasco y Cafeteros de Córdoba ganó 82 partidos con actuaciones de 21- 12 con Tabasco, a pesar de ser equipo de último lugar en 1975, y de 18-7, 21-10 y 22-9 con los Cafeteros.


ROBERTO MANSUR
“Fue con Chara Mansur que yo gané mis mejores sueldos en el beisbol. El me pagó muy bien”. Dice hoy Peña.
En aquel año de 1975 en que Peña logró 21 triunfos, su club Tabasco solamente ganó 56 partidos, por los que Pepe alcanzó casi la mitad de los éxitos. Una campaña increíble. Para 1979 fue operado del codo y aunque no fue el mismo, llegó a tener temporadas de 12 triunfos en 1981 con Coatzacoalcos y Yucatán, de 10-1 con los Indios de Ciudad Juárez y de 12-8 con Tigres en 1983.
“Después de la operación perdí velocidad y mi recta era el lanzamiento principal que tenía”, recuerda Peña. Su última actuación en la Mexicana fue en 1984.
Los Dodgers de 1971



El equipo Dodgers de Los Ángeles terminó en segundo lugar la temporada de 1971, a solamente un juego del Gigantes de San Francisco que así fue al playoff, para perderlo contra Piratas de Pittsburgh. Esos Dodgers tuvieron estos titulares:
1b          Wes Parker
2b          Jim Lefevbre
3b          Steve Garvey
SS           Maury Wills
LF          Willie Crawford
CF          Willie Davis
RF          Bill Buckner
C            Duke Sims
Pitchers: Don Sutton, Al Downing, Claude Osteen, Bill Singer, Doyle Alexander, Peña, Jim Brewer, Pete Mikelsen. Downing fue el máximo ganador con 20 éxitos y Willie Davis el mejor bat con .309. Richie Allen, utilizado como utility, resultó el mejor jonronero del club angelino con 23.

Un gran récord

Pepe Peña dejó un notable récord en la Liga Mexicana que demuestra su fortaleza y sus deseos de trabajar. Fue de los pitchers que siempre estaba dispuesto a treparse a la lomita para ayudar al club, ya fuera como relevista o de abridor con pocos días de descanso. Recuerdo que durante sus mejores años, el manager cubano Tony Castaño le aconsejó: “Cuida tu brazo porque cuando no puedas sacar outs, nadie te va a ayudar y se van a olvidar de ti”.
TONY CASTAÑO
El gran récord que dejó Peña es el de ganar dos juegos en un día hasta en cuatro ocasiones. Suena increíble, pero así fue: en cuatro veces diferentes ganó los dos juegos de la doble jornada. Logró la hazaña con los Tigres en tres ocasiones, el cinco de agosto de 1963 contra los Broncos de Reynosa y el 19 de abril de 1964 contra los Pericos de Puebla. También con la franela felina lo hizo el primero de agosto de 1966, frente a los Pericos. Y de amarillo, con Plataneros de Tabasco, lo vivió el 17 de mayo de 1975 contra los Charros  de Jalisco. Al estilo de Martín Dihigo y los pitchers de aquel tiempo que se trepaban en cada uno de los dos partidos del día.
Y cuidado con la velocidad de Peña, misma que debe haber llegado a mas de las 90 millas, porque se le podía escapar un lanzamiento. Comparte el récord de más años siendo líder en pelotazos: cuatro. En la lista aparece con Felipe Leal (otro brazo fuerte), Horacio Piña y César Moreno.


José Peña terminó su carrera en Liga Mexicana con 214 victorias y 154 derrotas. Un promedio de 3.09 en carreras limpias, con 19 temporadas, 566 partidos, 35 blanqueadas.
Un total de 2,975 y dos tercios de entradas, con 1,832 ponches y 1,198 bases por bolas.

Récord en Ligas Mayores

Años, Cuatro
Equipos, Rojos (1), Dodgers (3)
Ganados, Siete
Perdidos, Cuatro
Carreras limpias, 4.97
Juegos, 61
Juegos salvados, Cinco
Innings lanzados, 112 un tercio
Hits recibidos, 106
Bases por bolas, 58
Ponches, 82
Bateo, .273 (11-3)

Estrella Invernal



MIKE BRITO
José Peña fue igualmente un gran estrella de la pelota invernal en la Liga Mexicana del Pacífico y aparece en segundo lugar de los máximos ganadores de todos los tiempos con 176 triunfos, siendo solamente superado por Vicente “Huevo” Romo con 182 éxitos. Sin embargo, Peña supera a Romo en el “derby” de blanqueadas en el Pacífico de un total de 40 por 38 de Vicente. Cuatro veces diferentes fue Peña el campeón de ponches en el Pacífico.




En total, en la fuerte pelota de la Mexicana del Pacífico, Peña tuvo un total de 22 temporadas, con 176 triunfos y 116 derrotas. Un brillante 2.52 en carreras limpias (noveno mejor de la historia), con 2,589 entradas, 985 bases por bolas y 1,644 ponches. Solamente Vicente Romo con 24 campañas tiene más que Peña.
Lanzó 12 temporadas seguidas con Cañeros de Los Mochis al comenzar en 1962 sus actuaciones en el Pacífico, teniendo un año de 16 triunfos, tres de 14, dos de 12, uno de 11 y otra de 10. También jugó con Naranjeros de Hermosillo, Venados de Mazatlán, Algodoneros de Guasave, Mayos de Navojoa.
Fue parte del club de Hermosillo que en 1971 participó en la Serie del Caribe como primera ocasión en que un equipo mexicano intervenía en esos clásicos. También estuvo en la serie caribeña de 1979 como refuerzo de los Mayos de Navojoa. Récord de 0-1 en los dos clásicos.
En 1992 fue elegido para el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano.

El reporte de Mike Brito

“Pitcher de muy buena recta, llegando a más de 90 millas, con buen slider y con tenedor que aprendió para llegar a Ligas Mayores. Tiraba strikes, aunque su control no era de esos de perfección. Su recta se le movía y no se tentaba el corazón para pitchear pegado. Una vez le dio un bolazo a Carlos Sandoval de los Diablos Rojos del México y partió el casco en dos. Buen bateador para pitcher. No tenía buena curva”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada