Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 12 de febrero de 2015

UNA HISTORIA INCREIBLE

VINICIO GARCIA RELATA LA NOCHE

DE GATOS NEGROS DE BETO AVILA

SEGUNDA Y ULTIMA PARTE


VINICIO GARCIA
Naturalmente en aquel 1954, cuando Vinicio García  tuvo su único chance de estar en las Ligas Mayores, había  solamente ocho equipos por cada liga. Eran 16 escuadrones de la gran carpa contra los 30 que hay en la actualidad. De haber tenido Vinicio sus mejores años en los tiempos actuales es seguro que hubiera  encontrado acomodo en otros tims de la gran carpa.  Por ello tienen tanto mérito los que en aquel tiempo llegaron para quedarse, aunque otros tuvieron muy mala suerte en que no hubiera más  vacantes. Como el caso de  Vinicio García.
-o-
Vinicio García en el mejor beisbol del mundo:
Años, Uno
Juegos, 39
Veces al bat, 62
Carreras, Siete
Hits, Siete


Dobles, Cero
Triples, Dos
Jonrones, Cero
Carreras empujadas, Cinco
Porcentaje, .113
Bases por bolas, Ocho
Ponches, Tres
Robos, Cero
Posición, segunda base

Reporte de Mike Brito
“Un jugador bastante completo. Le faltó velocidad al ser infielder, no corría en las bases como Beto. Le faltó más bateo para mantenerse en el fuerte beisbol de entonces solamente tenía 16 equipos en Ligas Mayores”.





BETO AVILA Y VINICIO GARCIA
Historia inolvidable
Vinicio relata la gran actuación fildeadora que tuvo al final de la campaña 1946-1947 en la Liga Cubana, con la que evitó que su paisano Beto Ávila fuera monarca bateador. Estaba finalizando la temporada 1946-1947 y Beto Ávila, quien había sido campeón bateador en la Liga Mexicana ese verano, estaba por capturar el centro de bateo de la fuerte Liga Cubana. Y decir Liga Cubana del Invierno era decir lo mejor que había en beisbol, después de Ligas Mayores. Formaban el torneo solamente con cuatro equipos y todos armados hasta los dientes con los mejores jugadores disponibles.


Pero para ganar la corona de bateo, Beto Ávila tenía que pasar sobre el americano Lou Klein de los Rojos del Habana, mismo que vimos jugar en la Liga Mexicana con Azules del Veracruz en 1946 y Sultanes de Monterrey en 1947. Ávila jugaba con el Marianao, conocido tanto como Monjes Grises como Tigres, y vino la memorable jornada, ya al final del calendario, contra los Elefantes del Cienfuegos, donde otro chamaco mexicano, Vinicio García, estaba jugando la segunda almohadilla.


VINICIO MANAGER DE JALISCO
Vinicio recordó así aquel día que le costó el centro de bateo a Beto Ávila: “Todos hablan de que con dos atrapadas le quité dos hits. Y para colmo de mala suerte de Beto, las otras dos veces en el partido mis compañeros también le “robaron” imparables. Fue una noche en que Beto Ávila le dio en la nariz a la pelota, pero siempre había alguien para quitarle un hit. La primera vez me puse cerca del hoyo de primera y de segunda.


Por esos días, Beto estaba jalando mucho la pelota y le di todo el lado de arriba de la segunda. El juego ya no era de vida o muerte y claro que me hubiera gustado que Beto ganara el título sobre Klein. Pero en la primera ocasión dio Beto una fuerte línea entre primera y segunda, cerca de donde yo estaba. Me tiré hacia la izquierda y la pelota me dio de aire en la muñeca de la mano del guante y cuando caí al suelo, la pelota quedó en mis pies. La levanté y tiré a primera para hacer el out”.
“En la segunda vez, Beto dio una fuerte línea hacia mi derecha. Me tiré de cabeza y la tomé de aire. Posiblemente fue la mejor atrapada que hice en mi vida y el público me la aplaudió por un buen rato. Cuando uno está jugando, cuando uno es profesional del beisbol, se juega a hacer bien las cosas. Se juega a ganar y Beto siempre lo entendió. Nunca me comentó sobre esas jugadas. Pero allí no acabó todo. En su tercera vez al bat en ese partido, conectó una sólida línea por tercera que también parecía hit, pero nuestro antesalista Conrado Pérez, al que llamaban ´Babalú´, dio un buen brinco y se quedó de aire con la pelota.
“En su cuarta ocasión dio Beto un cañonazo por la barda del jardín izquierdo que parecía jonrón, pero Carlos Paula, que era nuestro jardinero, se pegó a la pared y dio un brinco para quedarse con la pelota. Las cuatro veces le dio Beto en la nariz a la pelota y no le salió el hit”,


BETO AVILA Y WILLIE MAYS EN 1954
Total, que Beto, tras esa noche sin suerte, perdió la corona de bateó ante un Lou Klein, quien más adelante impuso récord de jonrones en una temporada de la misma Liga Cubana con16. El mismo Klein, jugador del Cardenales de San Luis, que Jorge Pasquel contrató para México en 1946.


VINICIO EN 1954
Afortunadamente, esa gran campaña en Cuba le abrió las puertas a Beto Ávila de las Grandes Ligas y lo demás es historia. Ganó los cetros de bateo en la Liga Americana, en la Liga Mexicana y en la Liga Invernal Veracruzana. Solamente le faltó la corona de bateo de la Liga Cubana que se quedó en la manopla de un paisano, Vinicio García. Han pasado 45 años de aquel juego histórico y sigue siendo eso, un partido histórico. Dijo también Vinicio sobre el hit que le dio a Max Lanier, el gran zurdo, cuando estaba a un out de tirar sin hit y sin carrera:
“Le di un fuerte batazo que pasó entre sus piernas, un hit rumbo al jardín central”.
Así que Vinicio García, en la misma campaña, acabó con dos sueños, uno de Beto Ávila y otro de Max Lanier.
-O-
Parece increíble pero así de formidable y sorprendente es nuestro querido juego del Beisbol. Las cuatro veces que Beto Avila bateó en aquella noche llevaban etiqueta de hit pero ninguno de los cuatro tan fuertes batazos logró caer de imparable ya que con un solo que hubiera tenido le habría  ganado el cetro de bateo a Lou Klein y todos en México lo hubiéramos celebrdo. Y en otras ocasiones un bateador le da mal a la pelota y sale con un par de hits debido a que sus batazos cayeron  de texas detrás del cuadro.


VINICIO CASTILLA
Pero el que Vinicio le haya arrebatado el cetro de bateo a su paisano Beto Avila es algo que suena terrible, aunque muy bien explicado por Vinicio. Cuando se juega el Beisbol uno trata de hacer siempre lo mejor que lo pueda hacer. Y en esa ocasión  la gran noche fildeadora de Vinicio le quitó la corona al gran Beto.
Cuando platicamos con Beto Avila muchas veces y se tocó  el punto de ese juego, el gran pelotero dijo que el Beisbol es así  y no quiso entrar en detalles, pero aquella noche en que trajo el santo de espaldas debe haber sido su día más triste en tantísimo juegos que tomó  parte en su formidable carrera.
-o-
Por cierto el papá de Vinicio Castilla le puso ese nombre en honor a Vinicio García para que usted vea lo bueno que también fue Vinicio.
-o-


EL CERRO DE LA SILLA Y EL PARQUE MONTERREY
Tuvo el segunda base veracruzano una vida feliz con su compañera americana, de esos matrimonios de los que hasta que la muerte nos separe. Al jugar con los Sultanes y quedarse en Monterrey se convirtió en un hombre muy famoso en la ciudad regia y sus alrededores, dedicando los últimos años de su vida de trabajo al comentario beisbolero en los juegos que pasaban en la Televisión de Monterrey de las Ligas Mayores. Cada vez que  visitábamos la Sultana del Norte  saludábamos a Vincio y a Felipe  Momtemayor, con los que hice amistad desde los años que fueron estrellas en la pelota mexicana.
LARSEN COMPAÑERO DE VINICIO


Cuando dejó la capital para radicar en Monterrey, dejó muchos amigos en DF. Recuerdo que en una de sus temporadas invernales con el Aztecas fui para entrevistarlo a su casa, un bien puesto apartamento en la Avenida Baja California, cerca del Parque del Seguro Social, con cuadros y trofeos que indicaban parte de su vida exitosa en este gran rey de los deportes.
Ya en los últimos años de su vida tuvo que ser sometido a una complicada operación de la que salió bien hasta que llegó la hora en que el gran Dios  nos indica que todo ha terminado en este mundo que  el Beisbol lo convierte en uno sumamente hermoso.

Falleció el 16 de agosto del 2007 a la edad de 82 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada