Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

sábado, 7 de marzo de 2015

ELADIO SECADES

EL MEJOR CRONISTA DEPORTIVO
CUBANO DE TODOS LOS TIEMPOS




Principio del formulario
Final del formulario
ESCRITO POR ANDRES PASCUAL
PUBLICADO EN DEPORTES

Al panteón de las verdaderas glorias del diarismo cubano pertenece uno de los mejores cronistas deportivos de la Mayor de las Antillas, que ganara notoriedad internacional y un premio nacional de literatura a mediados de los 40’s, por la publicación de Estampas de la Época, retazos magistrales de la conducta y el modo de pensar del cubano tradicional, descritos a través de la prosa más brillantemente humorista, burlona y costumbrista que profundizara en algo tan simple y complejo a la vez como la personalidad del criollo.


Eladio Secades abandonó Cuba en 1962, porque se sintió traicionado por el castrocomunismo, que se impuso a la fuerza sobre el peligroso proceso revolucionario con el que 
comunismo, con todo su lastre de crimen, represión y esclavismo social se imponía. Por tal motivo, cuando los Orioles de Baltimore, bajo una campaña de apoyo efectuada por el receptor Gus Triandos, que había jugado en Cuba, se negaron a realizar el entrenamiento primaveral de 1960 en La Habana, escribió en su leído editorial deportivo “Tres Verdades”, de Bohemia, un artículo que, poco después, los acontecimientos negaron de arriba abajo: “Campaña de injusto descrédito”; todavía a principios de junio, cuando el Departamento de Estado, por intermedio de su Secretario Cristian Herter, de Frank Schaugnessy, Presidente de la Liga Internacional y de George Trautman, Presidente de los Circuitos Menores del Beisbol Organizado determinaron el traslado de los Cubans hacia Nueva Jersey, el Maestro Secades volvió a la carga por el lado equivocado y escribió, también en “Tres Verdades”, “Un atropello la expulsión de los Cubans”.
simpatizó en 1959 y, todavía en 1960, le otorgaba el beneficio de la duda ante el rumor “de malas lenguas” de que el En septiembre se ordenó que ningún jugador americano reforzara a clubes de la Liga Invernal y, en 1960-61, se jugó solo con criollos un gran campeonato; pero, si algo estaba claro, era que los americanos consideraron el asunto por el lado real: los lazos de amistad se habían roto; la imposición del odio hacia el vecino del Norte cobró matices alarmantes de aceptación por un pueblo al que se le desconocía semejante caudal de bajas pasiones.
Entonces, como hombre inteligente, Secades entendió que, quien estuviera acostumbrado al libre ejercicio del pensamiento, no podía esperar más de aquello y se exilió vía México…

EL FAMOSO PISTON DEL JAI ALAI

Ya había trabajado en el sector periodístico en el país azteca  entre 1929-1934, donde cubrió boxeo, beisbol y su pasión incontrolable, como apostador que también fue, el Jai-Alai, del cual era un fenomenal cronista y al que Fausto LaVilla, otro maestro del diarismo deportivo cubano, bisabuelo del ex jardinero zurdo Luis González, bautizó como “El hombre que endiosó a Pistón”, por las crónicas que le dedicó al extraordinario delantero de la pelota vasca, héroe de las jornadas sabatinas habaneras de ese deporte.
Secades nació en 1908, en 1926 casó con Carmen Torres, ese año debutó en periódicos de la época como reportero.  Fue Horacio Roqueta, uno de los pioneros del diarismo deportivo, el que descubrió el genio tremendísimo del cronista y escritor; quien lo puso en plantillas y al que Eladio se refería como “su Maestro”.


ELADIO SECADES IZQUIERDA Y JORGE PASQUEL
Cuando regresó de México, tras un breve tiempo como redactor, se hizo cargo de la jefatura de las páginas deportivas de Alerta, sería hacia 1937 y, en 1940, comenzó a escribir las Estampas de la Época, insertas en la literatura cubana como joya de valor singular por su agudeza costumbrista.


Banquete para los novicios y especie de droga una vez que alguien lo conocía, confieso que leí todo lo que escribió en Bohemia y muchísimo del Diario de la Marina y que, todavía hoy, busco y leo con avidez de los archivos de Esto, de México, sus crónicas en ese periódico. Soy fanático de Secades como nunca he sido de otro periodista ni de ningún atleta y ni me arrepiento ni me averguenzo.
Con todas las Series del Caribe de la primera etapa a su haber en esencia y presencia; con un caudal envidiable de asistencia a peleas de boxeo, tanto nacionales como internacionales en Cuba, en México o en Estados Unidos; con casi todos los juegos de la Liga Cubana y de la Liga Nacional Amateur por más de 30 años; con gran cantidad de asistencia a juegos de Grandes Ligas y como uno de los delegados de Cuba por la Liga Invernal que asistieron en Miami a la constitución de la Confederación de Países del Beisbol Profesional del Caribe y a la creación de la Serie del Organismo en 1948; sin dudas, fue una de las personalidades más respetadas en el circuito regional procedente de la Isla.



A finales de 1959, ante los rumores de que Bobby Maduro tenía intención de venderle al Cincinnati en 1960 a Leonardo Cárdenas, a Borrego Álvarez y al  Haitiano González, que habían sido baluartes del triunfo del club en la Pequeña Serie Mundial, escribió un ácido material ante el rumor, que era cierto, contra el que ripostó la franquicia de los Azucareros desautorizando al cronista a participar en la reunión de invierno y en cualquier otra de las oficiales durante la próxima temporada, lo que Eladio tomó con filosófica resignación y, en otro artículo, luego de reflejar el incidente, concluyó que, “ si lo que dije se refleja en la administración del equipo en algo positivo, si los Cubans no resultan afectados en el terreno de juego, me dolería mucho no asistir a esas reuniones; ahora, si la novena es lesionada por esos cambios de jugadores, hechos solo para llenar los bolsillos de alguien, entonces bienvenida sea esa prohibición que, a no dudarlo, yo sobraría ahí”



Eladio Secades estuvo 4 años en México en su segunda etapa en ese país; en 1966 se trasladó a Nueva York, donde trabajó en varios medios junto a sus amigos y colegas Pedro Galiana y Fausto Miranda. En 1974 lo agredió el cáncer óseo, que lo colocó en tan precaria y deplorable apariencia que no admitía visitas.
Bajo la administración de poderosos calmantes para aplacar el dolor falleció, en 1976, al lado de Carmen, su compañera inseparable por medio siglo, el más grande cronista deportivo cubano de todos los tiempos; el hombre que describió como nadie la idiosincrasia del pueblo de José Martí: Eladio Secades.


Todavía hay detalles, noticias de mal gusto procedentes de Cuba sobre  Secades: la tiranía, a través del falso rescate de valores importantes que han sido objeto de prohibición, ha publicado una selección de las Estampas y no hay un periodista o estudiante que no haya tenido que escribir algo sobre su grandeza como regulador de un descubrimiento demasiado tardío, que tiene como objetivo único el oportunismo comercial.
Como afrenta a su personalidad, pretenden robarse para comerciarlas no solo su obra como usureros que son, sino su imagen y su trascendencia, que les posibilite mañana acercarlo, de alguna forma, a la repugnante y reaccionaria obra de Fidel y del Che; como son esos elementos ¿Quién lo duda?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada