Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 12 de marzo de 2015

FERNANDO “PULPO” REMES ERA TODO UN
LIDER Y DEBIO ESTAR COMO EL  TIMONEL

PERALTA ECHO A PERDER UNA
GRAN CARRERA DE MANAGER



PERALTA Y REMES

Fernando “Pulpo” Remes mostró desde sus tiempos de amateur una gran facilidad fildeadora pero con serios problemas para batear. Jugó primero para el equipo de su papá, también de nombre Fernando Remes, que patrocinaba en una liga amateur de la capital. Luego conocimos a Remes como shortstop en la Liga Metropolitana con el equipo de Miguel Oropeza y siempre apoyado por su padre que adoraba al Beisbol.




REMES CON NIÑO BEISBOLERO
Un día se anunció que había firmado junto  a Bernardo Talayero, un buen jugador amateur para los Diablos Rojos de León en la Liga Central. Los dos jugaron un rato con el equipo sucursal de los Diablos  pero la vida dura de los jugadores que comienzan en los profesionales no fueron del agrado de estos dos jóvenes cuyos padres les habían dado las ventajas de ser de la clase media alta y vivir bien al ser de esa parte de la población.
Los dos se regresaron y manifestaron  que mejor no se iban a dedicar al profesionalismo. Talayero trató de volver a los amateurs pero no lo dejaron al haber tomado parte en los profesionales.



EL PULPO COMO JUGADOR
En el caso de Fernando Remes seguía su deseo de ser profesional y ayudado por su padre que lo entrenaba, lo colocó en la Escuela que tenían los Tigres en el Parque del Seguro Social en el invierno de 1960-61. Se hicieron  tan buenos amigos Garibay y Fernando  Remes Senior que este último terminó  cono coach del Tigres.
El caso es que Remes junior fue un triunfador a fin de cuentas en la pelota profesional y tuvo sus años de fama con los Tigres al ser  parte de aquel infield del millón de pesos integrado por Armando Murillo en tercera, Remes en las paracas cortas, Kiko Castro en segunda y Rubén Esquivias en primera.
Con ese infield los Tigres fueron campeones de la Liga Mexican en 1965 y al terminar su carrera, don Alejo lo puso al frente de un rancho que tenía  cerca de Poza Rica. Durante sus años de jugador fue uno de los mejores shortstops defensivos de la Liga Mexicana y peleaba el primer puesto con Jorge Fitch. Por eso le pusieron al apodo del “Pulpo”.



COMO MANAGER
Pero para para 1980 los Tigres estaban muy mal y el Ingeniero Peralta decidió colocar a Remes como manager del Tigres, equipo que estaba en primer lugar cuando la huelga de jugadores interrumpió la temprada. Remes demostró desde un principio que al ser un buen lider como jugador lo era igualmente de manager.
Fue hasta 1982 cuando regresaron a Remes de manager y lo llevó a la serie final por el  campeonato, venciendo en los dos primeros play offs al Truchas de Toluca con Mako Oliveras de manager y luego al Azules de Coatzacoalcos con  Cananea Reyes al timón. En la final contra  los Indios de Ciudad Juárez  la tribu de Zacatillo Guerrero terminó ganando el compromiso rápidamente. Después de eso estuvo Remes un rato como manager en 1983 y 84 en que calificó para los play offs. Pero eso fue todo.
Recordamos que un día estábamos hablando con el Ingeniero Peralta en una banca que había a un lado de la entrada al vestidor del Tigres en el Parque del Seguro Social cuando se le acercó Fernando Remes que entusiasmado le dijo:
“Me gustaría mucho Ingeniero que me mandara a un entrenamiento primaveral con un equipo de Ligas Mayores para aprender  lo que hay que aprender para ser un mejor manager.”


REMES EN EL SIGLO XXI

Pero Peralta, que era el jefe y no era muy amigo de las complacencias le contestó duramente: “Lo que tienes  que aprender  es cómo cuidar las vacas,  el ganado y otras cosas de campo porque te voy a mandar al rancho otra  vez para que estés al frente de él.”
Y donde manda capitán, no gobierna marinero por lo que Remes regresó a trabajar por varios años en el rancho hasta que a se independizó, puso su propio rancho en un terreno que tiene por Cazones, Veracruz. Luego se decidió entrar al mundo de los transportistas, de los que tienen una flotilla de trailers. Allía le ha ido bien a Remes desde entonces,
Sigue al Beisbol a través de las transmisiones de TV,  tanto de la Liga Mexicana como el de las Ligas Mayores donde es un gran aficionado al Yanquis. Ha ido varias veces durante la temporada a ver jugar a los Yanquis en Nueva York.
-o-


ALEJO Y SU HIJO ERNESTO
Al paso del tiempo murió  su padre que se nos fue muy pronto por un problema cardiaco así como su madre, siempre muy atenta, que le vivió muchos años. Sus padres tuvieron un taller mecánico en la Avenida Cuahtemoc que funcionó por mucho tiempo. Antes don Fernando padre vivió en Monterrey donde fue chofer y coach de los Sultanes de Monterrey de Lázaro Salazar. Fernando Remes Junior nació en Montemorelos, Nuevo León, pero desde pequeño estuvo viviendo en la ciudad de México hasta que se fue a los ranchos tan cerca de Poza Rica. Ya una vez fue secuestrado pero todo terminó bien, afortunadamente
-o
Fernando nos dice que en aquellos días como manager del Tigres le interesaba mucho hacer una carrera de timonel, ya que, después de todo, llevaba sangre beisbolera en sus venas, pero que al analizar su vida le convino más económicamente tener  los trabajos que tuvo y ahora ser el dueño de una empresa.
“Ya sabes cómo es la vida de los managers, los ponen, los quitan, se quedan sin trabajo, luego llega otro chance. No es un trabajo seguro y en ello el Ingeniero Alejo Peralta tuvo razón  al mandarme a su rancho. Me estimaba mucho don Alejo, yo también, pero los ciclos se acaban con los años”
-o-


EL INFIELD DEL MILLON MURILLO REMES KIKO Y ESQUIVIAS
En sus temporadas de manager ganó 199 juegos por 182 perdidos. Se hizo muy amigo de Cananea Reyes, llegaron a ser íntimos amigos a pesar de que eran adversarios. Una amistad que llegó hasta e final.




EL INFIELD DE ORO
Recuerdo que una vez se abrió un restaurante bar a un lado del Parque del Seguro, por la avenida Obrero Mundial y donde actualmente el Banco  Santander.
Después de un juego sabatino estaba tomando unos tragos con unos amigos  y hablando de pelota cuando tuve que ir al baño, cerca del final del restaurante, donde había dos personas en una mesa, obviamente fanáticos del Tigres que desde la primera vez que pasé se burlaron de mi por llamar a Cananea Reyes el Super Manager, hablando mal de Benjamín. Así fue también la  segunda vez que fui al baño. En eso veo entrar al restaurante a Fenando Remes y Cananea juntos que iban a tomar un trago. Los llamé  desde el fondo del restaurante y le dije a los dos  parroquianos que se habían pasado el rato hablando mal de Cananea y de mi: “Aquí tienen a Cananea Reyes para que le digan lo que me dijeron a mi”.
Cananea estaba tranquilo y Remes apaciguó a los fanáticos de sus Tigres que ya que ya no dijeron nada al respecto cuando me tocó pasar otra vez cerca de ellos.
No hay duda que Cananea Reyes y Fernando formaron una pareja de amigos inolvidables. Uno representaba a los Diablos Rojos y el otro al Tigres, los grandes equipos rivales entonces los dos en la capital.



KIKO CASTRO
Hace algunos años me dijo Fernando que deseaba que un día presentaran en el campo a los integrantes del infield del millón como un reconocimiento, pero no pudo cristalizar la idea. Los Tigres, que de por si nunca han sido agradecidos con sus héroes del pasado,  se fueron a Puebla y luego a Cancún. Y desgraciadamente ya falleció el segunda base Arnoldo”Kiko” Castro.

En el 2005 hubo un muy buen juego de veteranos entre los ex Tigres contra los ex Pericos pero Kiko Castro no pudo hacer el viaje.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada