Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 16 de marzo de 2015

INMORTALES DEL BEISOL

ROGERS HORNSBY Y ADOLFO LUQUE

JUGARON EN MEXICO Y SE LUCIERON



ROGERS HORNSBY (DERECHA) CON AZULES DEL VERACRUZ EN 1944. RAMON BRAGAÑA Y CHILE GOMEZ A LA  IZQUIERDA
En 1944, poco antes de iniciar la guerra al   Beisbol Organizado, Jorge Pasquel firmó a Rogers Hornsby para manejara  a los Azules del Veracuz y este movimiento recibió mucha publicidad en el mundo de la pelota, incluyendo Estados Unidos. Ya de retirado de gran jugador que lo vio batear tres veces sobre los .400 de average, único que lo ha hecho en la historia de las Ligas Mayores, Hornsby había sido olvidado por el Beisbol Organizado.
Famoso por ser un empedernido apostador en las carreras de caballos, el Comisionado Juez Landis, no lo quería en Grandes Ligas como manager, aunque llego a tener luego sus oportunidades. Sin embargo Hornsby  no tenía buen caracter y eso lo perjudicaba para que lo contrataran en alguna capacidad.


HORNSBY CARDENALES
Nadie le había hecho  una oferta y era un caso parecido al de Babe Ruth que deseaba manejar en Grandes Ligas y nunca le dieron oportunidad. Pero finalmente Pasquel se enteró que Hornsby andaba buscando trabajo y le ofreció el puesto de manager de sus Azules del Veracruz en 1944. Hornsby aceptó pero solamente cobró un cheque de Pasquel ya que solamente duró un mes al frente del club contando los entrenamientos.
Manejó en nueve juegos, terminando con cinco ganados y tres perdidos así como un empate. Se despidió por la puerta grande ya que un juego contra Pericos de Puebla en el Parque Delta el 31 de marzo, los Azules perdían 14-13 en la novena entrada y llenaron la casa con dos outs.
Pasquel, viendo el juego desde un palco al lado de la caseta de los Azules, le mandó un mensaje para que se pusiera a batear de emergente y motivado por el ego de haber sido el mejor bateador de .400 en Grandes Ligas, pidió tiempo, le dijo al ampáyer que iba a batear de emergente y fue a escoger su bat El caso es que ante el asombro de todos Hornbsy, ya con 48 años, dio un doblete contra la barda y los Azules anotaron las carreras que necesitaban para empatar y ganar.


TRES VECES SOBRE LOS .400
Al regresar  a Estados Unidos le dijo a un reportero que el batazo que dio le lucía como un jonrón con la casa llena, pero la pelota dio de aire contra la barda del centro. Como Pasquel y Hornsby tenían un temperamento de alto voltaje, no duraron juntos mucho tiempo. Hornsby dejó el equipo que eventualmente lo tomó el pitcher Ramón Bragaña ´para llevarlo al campeonato. Fue el año en que el Profesor ganó  30 juegos en un año.
Hornsby pudo haber sido el manager del  equipo campeón de haberse quedado. Al paso  de los años regresó a las Ligas Mayores en 1951 para manejar al Cafés de San Luis pero fue botado y los jugadores le dieron un trofeo al gerente Bill  Veeck por haberlo  cesado. Se despidió manejando al Rojos de Cincinnati en dos temporadas perdedoras en 1952 y 53.
En Ligas Menores como manager ya no volvió a batear así que aquel gran batazo ganador en el Parque Delta fue su despedida como toletero. A los 48 años de edad.
Hornsby bateó  .424 en 1923 con Cardenales, el promedio más alto en una temporada en Grandes Ligas teniendo otros dos años de .403 y .401. Su promedio final fue de .358 con 31 jonrones. Estuvo en dos Series Mundiales, en 1926 con los Cardenales donde también fue el manager y le ganaron a los  Yanquis y en 1929 con Cachorros que perdieron con Atléticos.
En 1937 tuvo sus últimos 56 turnos en las Grandes Ligas con los Cafés de San Luis y bateó .321.
-o-


LUQUE AL CENTRO ARRIBA ABAJO AL CENTRO  BETO AVILA Y HUEVITO ALVAREZ. PERICOS DE PUEBLA 1946 


Adolfo Luque fue igualmente un pitcher importante  por muchos años en Ligas Mayores al tener una formidable curva pero para 1946 dejó al Gigantes de Nueva York donde era coach de pitcheo para venirse a manejar  al Pericos de Puebla en la Liga Mexicana donde Jorge Pasquel le pagó  buen dinero. En esa campaña  de 1946 tuvo un gran equipo pero no pudo ganar y en una ocasión decidió lanzar una entrada con sus  Pericos en que puso un cero recibió un hit  y ponchó a un bateador. Fue el último   cero y el último ponche en su carrera. Más adelante ganó Adolfo Luque dos campeonatos en la Liga Mexicana con Tecolotes  de Nuevo Laredo en 1953 y 54. 

LUQUE CON ALMENDARES

En Cuba fue el manager más famoso al ganar títulos  con Azules del Almendares  y con los Elefantes de Cienfuegos. Por cierto en Puebla se enamoró  de una dama de la ata sociedad y se casó.  Tenía 56 años cuando lanzó esa entrada en Puebla en 1946.
Como pitcher de Grandes Ligas tuvo Luque una carrera de 194 juegos ganados y 179 perdidos, con 3.34 en carreras limpias,  siendo el primer pitcher latinoamericano en ser pitcher abridor en un equipo de Ligas Mayores. Su carrera abarcó ´de 1914 a 1935, siendo su mejor temporada la de 1923 cuando con los Rojos  de Cincinnati tuvo una formidable campaña de 27 ganados por solo ocho derrotas, un promedio fantástico de .771 en ganados y perdidos. Dos veces fue campeón de pitcheo en la Liga Nacional, primer latino en lograrlo, teniendo un  promedio de 1.93 el año que ganó los 27 juegos y luego en 1925 tuvo un promedio de efectividad de 2.63. En la Serie Mundial de 1919 tuvo dos juegos sin decisión, los dos como relevo, en aquella Serie Mundial  que luego fue famosa cuando se descubrió que ocho jugadores de los Medias Blancas de Chicago estaban de acuerdo con los apostadores. En la Serie Mundial de 1933 con los Gigantes de Nueva York ganó un juego sin perder, por lo que también tuvo  un triunfo en una Serie Mundial que es el evento beisbolero más  importante de cada año.


Añadir leyenda
Aunque sus primeros años fueron con los Bravos de Boston, Luque jugó muchas temporadas con los Rojos, estando igualmente con los Dodgers de Brooklyn y con los Gigantes, quedándose  en ese equipo como coach de pitcheo hasta que dio el brinco a la Lga Mexicana.
En la misma Liga Mexicana también fue manager de los Leones de Yucatán en sus últimos años de timonel y llegó  a manejar en la liga de la frontera al equipo de Mexicali, la Liga Sunset. Con el equipo de Mexicali ganó 98 juegos en el primero de dos años que lo manejó y en 1950 y llevó al club al primer lugar al equipo de don Mario Hernández y en la vieja Liga de la Costa del Pacífico a los Medias Azules de Guadalajara. Un verano manejó al Havana-Cubans de la Liga Internacional de la Florida.


LUQUE IZQUIERDA EN LA LIGA MEXICANA DE 1946
En todos los tiempos del Beisbol cubano han sido considerado como los hombres que más  sabían de Beisbol este Adolfo Luque y Miguel Angel González, que fue dueño y manager de los Leones del Habana en la Liga Cubana. Generalmente Luque fue manager del Almendares.
En las visitas de Pasquel a Cuba se hizo un gran amigo de Adolfo Luque, el manager tan famoso en la isla. Lo llamaban “Papá Montero” y el de  “Habana Perfecto”.


1 comentario:

  1. Desconocía esa anécdota de Hornsby, lo que daría por haber presenciado un juego de la época de oro de la Liga Mexicana.

    Saludos.

    ResponderEliminar