Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 6 de marzo de 2015

LO LLAMABAN EL CHAFLAN Y JUGO LIGAS MAYORES

CARLOS LOPEZ TENIA TODO PARA

PODER SER UN JUGADOR ESTRELLA




Carlos López, nacido en el puerto de Mazatlán el 27 de septiembre de 1950 y conocido como “Chaflán”, al igual que aquel actor cómico que salió en varias películas de Jorge Negrete, fue desde el principio en su carrera en el Beisbol, uno de esos jugadores que tienen todas las facultades que pueden existir en el Rey de los Deportes. Carlos era tan alto como sus seis pies de estatura, un cuerpo atlético de casi 200 libras de peso y todo lo podía hacer bien.
Bateaba y lo hacía con poder, corría como una liebre y en la defensa podía ser estrella también. Pocos jugadores mexicanos han tenido tantas facultades y llegó a aparecer con tres equipos diferentes de Ligas Mayores en tres diferentes años, pero al final de ellos solamente mostró un total de 237 partidos con 500 veces al bat.

EL ACTOR CHAFLAN  CARLOS LOPEZ CON JORGE NEGRETE Y GLORIA MARIN EN AY JALISCO NO TE RAJES 
El por qué no se estableció por más años en el mejor beisbol del mundo es un verdadero misterio. Muchos le achacan a que nunca tomó en serio su trabajo, que le dio por divertirse más de la cuenta, mostró poca disciplina y posiblemente se debió a que al tener tantas facultades todo se le hacía fácil.



Firmado por los Tigres de la Liga Mexicana, Carlos López apareció en la pelota profesional en el año de 1969 con el Aguascalientes de la Liga Central en donde bateó .268 en 471 veces. Estuvo en cuatro juegos con los Tigres ese mismo año bateó de 4-1 para entonces ser prestado al Tabasco de la Liga del Sureste en 1970 donde bateó para .284. En 1971 alternó entre Aguascalientes de la Central y Ensenada en la Liga del Norte de México. En 1972 fue prestado a los Pericos de Puebla ya en la Liga Mexicana en donde solo bateó .237. Un año después entre Tigres y Sabinas de la Mexicana bateó .280 y fue cuando lo obtuvo la organización Ángeles de California de la Liga Americana.
Y fue en 1974, jugando en Estados Unidos, donde comenzó a mostrar de verdad sus grandes facultades.
En 1974 y 1975 estuvo con el equipo El Paso de la Liga de Texas, sucursal del ángeles en clase doble A, donde Carlos bateó para .295 y .327, dando 14 y nueve jonrones respectivamente. Comenzaba a hacerlo todo bien.


CARLOS LOPEZ YEN EL BIG LEAGUER CHARITY


En 1975 tuvo 15 juegos en el Salt Lake City, entonces la mejor sucursal del California en la Liga de la Costa . Y en 1976 tuvo con este equipo de la Liga de la Costa del Pacífico, clase triple A, la temporada que le abrió las puertas de Ligas Mayores de par en par. Sus números fueron: bateó para .350 con 19 dobles, 12 triples, nueve jonrones, 88 carreras empujadas y 30 bases robadas. Además un fildeo tremendo en el jardín y con un brazo potente y certero. El cielo era el límite para Carlos López, quien en ese año fue probado en nueve partidos con el California. No dio de hit en 10 veces, pero anotó una carrera y robó dos colchonetas.


KINGDOME DE SEATTLE
Fue suficiente para que el cinco de noviembre de 1976, en el draft de expansión, Carlos López fuera seleccionado por el nuevo equipo Marineros de Seattle. Y e 1977, el primer año de éstos en las Mayores, Carlos tuvo oportunidad en 99 juegos con 297 veces al bat y promedio de .283. Un excelente año que completó con 18 dobles, un triple y ocho jonrones. Estaba en el mejor beisbol del mundo y con 27 años de edad. Sin embargo, su estancia con los Marineros no fue muy larga porque lo cambiaron el siete de diciembre de 1977 a los Orioles de Baltimore por el Pitcher Mike Parrott.


HANK PETERS 
Una gran oportunidad para Carlos porque Orioles era un equipo establecido. En 1978 jugó en 129 partidos para ellos, con 193 veces al bat pero un promedio de sólo .238. Dio cuaytojonrones y se robó sólo cinco bases contra las 16 en 1977 con Marinero. Produjo 20 carreras. Y eso fue todo. Carlos no volvió a aparecer en un juego de Ligas Mayores y lo regresaron a la Liga Mexicana para ver si aquí se enderezaba.
Hank Peters, quien era gerente de los Orioles de Baltimore, me dijo por ese tiempo sobre Carlos: “Tiene todas las facultades del mundo pero parece que no le interesa su carrera. Es un problema. Tiene un “screwball” en la cabeza”.
Carlos acusó al Orioles de cerrarle las puertas y dijo que iba a poner un empeño completo y regresar a Ligas Mayores. Eso no sucedió.

Estadísticas



Estos son los números logrados por Carlos López en Ligas Mayores:
Años, Tres
Juegos, 237
Veces al bat, 500
Hits, 130
Dobles, 24
Triples, Uno
Jonrones, 12
Carreras anotadas, 61
Carreras empujadas, 54
Bases por bolas, 25
Ponches, 98
Bases Robadas, 23
Porcentaje, .260
De emergente, De 19-2
Posiciones, Jardinero y Bateador Designado

Los Marineros





Añadir leyenda
Fue 1977 su mejor año en Grandes Ligas con los Marineros de Seattle y aquel equipo de expansión tuvo estos jugadores:
Manager, Darrell Johnson
1b          Dan Meyer
2b          José Báez
3b          Bill Stein
SS          Craig Reynolds
LF          Steve Braun
CF          Ruppert Jones
RF         Carlos López
Bat Designado, Dave Collins
Otros: Lee Stanton, Juan Ramón Bernhardt, Larry Milbourne, Julio Cruz.
Pitchers: Glenn Abbot, John Montague, Dave Pole, Enrique Romo, Diego Seguí, Mike Kekich, Tom House, Gary Wheelock.
Así que Carlos López fue compañero en ese equipo de Enrique Romo y Diego Seguí. Fue Carlos, por cierto, el mejor bateador de esos Marineros con su promedio de .283 y Ruppert Jones el que más jonrones conectó con 24. Glenn Abbot el de más juegos ganados entre los pitchers con 12. Seattle terminó con récord de 64-98 quedando en penúltimo lugar de la Liga Americana Oeste a 38 juegos del campeón Reales de Kansas City.



MIKE BRITO
Reporte de Mike Brito

“Fue uno de los peloteros completos en el beisbol mexicano, como Miguel Becerril Fernández o Matías Carrillo. Un portento de facultades. Pudo haber sido estelar en las Mayores si hubiera tomado enserio el beisbol. Poco disciplinado al estilo de Germán Jiménez y Rosario Rodríguez”.

El regreso



PULPO REMES
En 1980 estaba de regreso Carlos López en la Liga Mexicana para jugar con los Tigres que originalmente lo habían firmado. Con Fernando “pulpo” Remes de manager, Carlos mostró sus grandes facultades, pero también molestó con su manera de ser a timonel y directivos. Parte de su personalidad en ese año de regreso era su perro Doberman que en el vestidor del equipo felino daba problemas a todos. Bateó para .331 entre Tigres y Broncos de Reynosa el año de la huelga y dio un jonrón histórico que le dio un premio.
Jugó con Tabasco en 1981 y 1982 bateando para .298 y .263. Su carrera iba hacia abajo, hacia el final. En 1983 fue a los Leones de Yucatán para mejorar con .315 y siete jonrones. Y en 1984 estuvo bien como se podía esperar con .325 y 18 jonrones. Pero no lo aguantaron y de regreso con el equipo de Tabasco, dio para .301 en 1985 con seis cuadrangulares. Fue su despedida.
Lo tuvo todo y al final no mostró tanto de acuerdo a sus grandes facultades. Su promedio de por vida en Liga Mexicana fue de .299.

Liga del Pacífico



En la Liga Invernal Mexicana del Pacífico jugó por 15 temporadas con Venados de Mazatlán, Mayos de Navojoa, Guasave, Mexicali. Su promedio global fue de .245 con 42 jonrones. En la campaña de 1973-1974 bateó sobre los .300 (.306) y su cifra más alta de jonrones fue de ocho en 1981-1982 con Águilas de Mexicali. Su mejor número de bases robadas: 25 en 1980-1981.
Carlos Antonio López Morales. El jugador de la grandes facultades.
Años más tarde lo encontramos en una Serie del Caribe como espectador y todo fue amabilidad y sonrisas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario