Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 26 de marzo de 2015

STEINBRENNER Y BILLY MARTIN

5 LLEGADAS AL YANQUIS Y 5 SALIDAS

1979 FUE UN AÑO TRAGICO DE YANQUIS

Cuarta parte





LJUIS TIANT
Con tres campeonatos seguidos y dos Series Mundiales ganadas en forma consecutiva sobre los Dodgers, el año de 1979 lucía otro brillante para Yanquis al obtener a los pitchers Tommy John que venía de una operación en el codo y Luis Tiant que dejó a Boston donde era el gran ídolo por un contrato de dos años con el equpo de Nueva York por casi 300,000 dólares. Tiant ganó 13 juegos y su momento más recordado fue en 1980 cuando el entonces manager Dick Howser lo quitó muy pronto del juego y sumamente enojado cuando se acercaba a la caseta, tiró  su manopla al público. Fue mejor su campaña del 79 que la del 80.
Sin embargo 1979 fue un año de tragedias para el equipo y todo lo malo comenzó a solo 10 días  despué de haber ganado la Serie Mundial de 1978, el manager Bob Lemon sufrió la pérdida de su hijo más pequeño, Jerry, quien murió en un accidente de coches. Y del gran júbilo al ganar el clásico vino pronto la tristeza y la desesperación por haber perdido un hijo.
Bob Lemon nunca pudo recuperarse de esa tragedia, no en 1979, y los jugadores se daban cuenta la tristeza que estaba cargando, también los directivos lo observaron. Es cuando pasa una de esas tragedias, la pérdida de un ser muy querido, que uno se da cuenta que el Beisbol ni ninguna otra cosa es tan importante en la vida como uno cree.



BOB LEMON
El golpe fue tremendo para Lemon y para el 18 de junio con el equipo teniendo record de 34-31, Steinbrenner decidió quitarlo del puesto de timonel pero quedó  en la nómina de los Yanquis por el resto de sus días en alguna capacidad. Fue en ese día  donde Billy Martin regresó a los Yanquis por segunda vez como manager del club.
Por esos días los Yanquis recuperaron a Bobby Murcer que lo habían cambiado por Bobby Bonds unos años antes y los aficionados estaban contentos. Sin embargo la tragedia acechaba al Yanquis otra vez. El cátcher Thurman Munson, que había dado señales de 10 años como gran catcher y bateador, comenzó a jugar la primera base y el jardín porque las rodillas las tenía muy maltratadas.


THURMAN MUNSON
Había tenido conversaciones con Steinbrenner de que deseaba ir a jugar con los Indios para estar en Cleveland, cerca de su casa en Canton, Ohio, pero el jefe no estaba dispuesto a que se fuera Munson y, en el fondo, se pensó que tampoco Thurman quería dejar al Yanquis.
Ya Munson llevaba un tiempo aprendiendo a volar, le gustaba tanto que pronto ya manejaba  su avión y compró uno para irse en un día de asueto a su casa en Canton, Ohio. Estaba todavía practicando ya que acababa de comprar un “Cessna Citation Jet” y ya lo estaba dominado.  En su anterior avión había  llevado a compañeros del equipo como Piniella,  Murcer y Reggie Jackson,  pero la mayoría no querían ir en ese pequeño avión. Ahora tenía uno nuevo y jet, por lo que de una serie en Chicago se fue a su casa en Canton, Ohio, para estar un día  allá ya que no tenían juego programado al día siguiente.



Después de una ceremonia en que una calle fue nombrada en su honor, fue con dos amigos, uno de ellos instructor de pilotos, para probar su nuevo gran juguete, el avión ejecutivo jet que había comprado. Tuvieron tres arrancadas y tres aterrizadas  perfectas por lo que Munson estaba muy contento al ir piloteando su nuevo avión, pero en la cuarta aterrizada todos se dieron  cuenta que iba muy rápido y muy bajito al estar ya cerca del suelo. Tuvo que aterrizar de emergencia  en un campo adyacente a la pista y pareció que todos se habían salvado de estrellarse.


Añadir leyenda

El avión ya estaba casi parado cuando en el último momento el ala del avión le pegó a un árbol que cayó exactamente sobre la parte del avión en donde iba sentado Munson. Le fracturó el cuello y Munson falleció instantáneamente, quedando prensado por el árbol y los fierros, mientras el avión comenzó a incendiarse. Sus dos compañeros no pudieron hacer nada por Munson y salieron  corriendo antes que la nave explotara.
De repente había  fallecido el capitán y todavía  muy buen bateador del Yanquis. Cuando la noticia llegó  a la oficina del Yanquis, Steinbrenner llamó a sus principales ayudantes para comunicarles la terrible noticia. Decidió de inmediato que todo el equipo iría al funeral antes de jugar por la noche en el Yanqui Stadium contra Orioles.


STEINBRENNER Y MUNSON
Todos sus compañeros asistieron al sepelio con Piniella y Murcer diciendo las palabras de despedida al capitán. Los Yanquis apenas regresaron a tiempo para el juego y cuando arrancó todos salieron al terreno menos el cátcher y sin haber nadie como receptor, se pidió el minuto de silencio para Munson, con muchas lágrimas entre los aficionados y entre sus compañeros. En ese minuto la televisión del estadio puso varias imágenes de Munson y el público comenzó a aplaudir.


MURCER AL GANAR EL JUEGO DEDICADO A MUNSON
El juego de esa noche fue un tributo a  Munson. Orioles ganaba 4-0 pero con dos en base un jonrón  de Bobby Murcer, su primero desde que fue recuperado por Yanquis, acercó 3-4 al Yanquis. Y en la novena entrada había corredores en tercera y segunda con el zurdo Tippy Martínez lanzando, pero Martin dejó batear a Murcer, el gran amigo de Munson, que también era zurdo. Y Murcer respondió con una línea de hit por la raya izquierda que empujó las carreras del empate y gane ante el entusiasmo de todos. Es única ocasión que los aficionados salieron  llorando después de una victoria,


Los Yanquis estaban en cuarto lugar a 14 juegos del primer lugar cuando Munson falleció  y a pesar de que tuvieron un buen final de 55-40 y ganaron sus últimos ocho juegos con Martin de manager, se quedaron en el cuarto puesto. Al final de esa campaña hubo una despedida para Catfish Hunter quien luego volvería unos años después como instructor de pitcheo en los entrenamientos pero al final contrajo la misma enfermedad que Lou Gehrig y falleció cuando tenía 53 años.


BILLY REVIVIO AL ATLETICOS
Al acabar la temporada el primero en salir lo fue Billy Martin. El 23 de octubre estaba tomando una copa en un bar de Bloomington, Minnesota, cuando se metió en un pleito con un vendedor de una fábrica de malvaviscos. Martin se defendió diciendo que esa persona se había pasado un buen rato hablando mal de Nueva York y de los Yanquis, pero George Steinbrenner dijo que ya estaba enfadado con tantas peleas de Martin y lo dejó fuera del equipo. Llevaba  entonces dos llegadas como manager y dos salidas.
Por cierto que Martin fue entonces contratado por los Atléticos de Oakland y revivió al equipo  de Charles Finley que había perdido sus grandes estrellas  como agentes libres y su Beisbol fue llamado “Billyball”, llevando a los Atléticos   a los play offs en 1981 en que fue eliminado  por unos Yanquis manejados por Bob Lemon que había vuelto al timón después de Dick Howser en 1980.
Howser hzo muy buen trabajo en la campaña del 80 y llevó a los Yanquis al play off, pero esta vez finalmente los Reales de Kansas City le ganaron la final al Yanquis, otra vez con George Brett dando jonrones, y Steinbrenner se molestó tanto que decidió despedir al  manager.


CON ATLETICOS
Al ser cesado, Dick Howser se fue como manager de los Reales de Kansas City donde hizo un gran trabajo y le ganó la Serie Mundial a los Cardenales de San Luis en 1985. Desgraciadamente en poco tiempo enfermó y falleció de un tumor en el cerebro.
Mientras tanto los Yanquis tuvieron en 1981 a Bob Lemon como manager pero perdiendo la Serie Mundial ante Dodgers. Y como comenzaron muy mal en 1982, tuvieron un desfile de timoneles en una temporada perdida.
Bob Lemon tomó su despedida con tranquilidad y le dijo a los cronistas: “George (Steinbrenner) es como Shakespeare, él escribe la obra y él la actúa también.”
Continuará.


No hay comentarios:

Publicar un comentario