Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

sábado, 28 de marzo de 2015

STEINBRENNER Y BILLY MARTIN

5 LLEGADAS Y 5 SALIDAS

LA TERCERA LLEGADA


Quinta Parte



MARTIN EN UNO DE SUS PLEITOS
La tercera llegada de Billy Martin como manager del Yanquis  comenzó con una conferencia  de prensa el 11 de enero  de 1983 en que dijo: “No hay duda que Gegre (Steinbrenner) y yo nos entendemos mejor que en los otros años.”
Los Yanquis trajeron a los agentes libes Don Baylor, Steve Kemp y el pitcher Bob Shirley como agentes libres para la temporada de 1983, también  al jardinero panameño Omar Moreno para reemplazar a Jerry Mumphrey en el jardín  central. Baylor sería el mejor de todos dando jonrones y empujando carreras.
La campaña del 83 tuvo el mejor momento para los Yanquis el cuatro de julio, el día del cumpleaños de Steinbrenner, cuando en el Yanqui Stadium el pitcher zurdo Dave Righetti lanzó  un juego sin hit ni carrera contra los Medias Rjas de Boston, siendo el primer juego sin hit para Nueva York desde el perfecto  de Don Larsen en la Serie Mundial de 1956 y en la temporada normal los dos juegos sin hit ni carrera de Allie Reynolds en 1951. El último out del juego fue por ponche a Wade Boggs, entonces un bateador de altos averages con el Boston.


JUAN VENE
Recuerdo que para cuando iba a terminar el juego lo estaba escuchando en mi coche a través de una estación en que con Juan Vené de cronista transmitía todos los juegos del Yanquis y del Mets,  los juegos en Nueva York, y también los juegos del Dodgers con Jaime Jarrín al micrófono. Tanto Juan Vené y Jarrín muy buenos narradores, aunque Vené mucho más informativo. Dentro de la narración del juego te daba infinidad de noticias en un tiempo cuando todavía no había internet.

JAIME JARRIN 
Un señor llamado Gilberto Blendl, de los llamados brookers del radio, compraba los tiempos a las estaciones para poner los partidos de Ligas Mayores y también de Liga Mexicana. Eran otros tiempos y en la actualidad no se podría hacer lo mismo por lo mucho que duran los juegos y porque los medios informativos le tienen entregada el alma  al diablo futbolero. En lo particular recuerdo haber escrito infinidad de veces en el periódico y en la revista, hablando maravillas de lo que había aportado Gilberto Blendl a la difusión  del Beisbol. Parecía una empresa sólida e incluso compró la franquicia de los Broncos de Reynosa  después de la huelga, pero con el tiempo la empresa se fue abajo. 


DAVE RIGHETTI  JUEGO SIN HIT
Tardaban mucho en pagar y don Gilberto se volvió muy duro con los que trabajábamos con él. Pero por un buen tiempo  fuímos muy buenos amigos y una vez me dio la oportunidad, durante la huelga de la Liga Mexicana, de ir a Nueva York para alternar con Juan Vené en las transmisiones desde el Yanqui Stadium. Narrar un juego en el Yanqui Stadium fue uno de los sueños que pude convertir en realidad y estuve casi un mes en la gran manzana gracias a la huelga de jugadores en México. 


AURELIO RODRIGUEZ
Por esos días los Yanquis contrataron a Aurelio Rodríguez y tuve muchas pláticas con él antes y después de los juegos. También estaba Luis Tiant con los Yanquis así que fue un mes inolvidable. Más adelante Oscar el “Rápido” Esquivel y Jorge Blanco de Mérida también tuvieron esa misma oportunidad.
-o-



RIGHETTI Y WYNEGAR

Faltaban un par de minutos para comenzar un programa de radio que tenía con mi gran amigo Demetrio Hernández en Radio ABC que quedaba cerca de la Avenida Universidad. Pero el ponche a Boggs llegó a tiempo para que saliera de mi coche, ya estacionado,  y me metiera a la cabina donde ese día  entrevistamos al formidable Diablo Montoya. Un día feliz que nunca olvidaré.
Como en ese 1983 ya no había movimiento en la empresa de Blendl debido a que Diablos y Tigres les devolvieron las transmisiones  del Parque del Seguro a Televisa, muchos nos quedamos sin trabajo y recuerdo que le propuse a don Gilberto un programa de radio a la hora de la comida de media hora pero dijo que no tenía presupuesto. Cuando los buenos  amigos Raúl Orvañanos y Carlos Albert me ofrecieron participar en un programa de media hora en radio hablando de Beisbol, lo acepté. Eso molestó  mucho a Blendl ya que se había bapia peleado con Orvañanos y Albert que se separararon de la empresa para trabajar por su cuenta. El caso es que desde ese momento me puso en su lista negra y aunque lo saludaba en las Series Mundiales, nunca me quitó de esa lista.



ANGEL FERNANDEZ Y PELE
Posiblemente es el peor defecto que tenemos en nuestro México, las listas negras en todas partes. Televisa es implacable  con los que los dejan y lo que le hicieron  a Angel Fernández, a pesar de ser el número uno en Futbol, no tiene nombre.  En Estados Unidos habría habido un buen número de cadenas de TV para contratar a Angel que era el mejor narrador. O en la actualidad el caso de Carmen Arestegui, pero en México hay mucho rencor, muchas listas negras.
En lo particular entré para siempre en la lista negra de don Gilberto Blendl a pesar de que era el cronista que más publicidad le había hecho a él y a su empresa por la difusión que le dio al Beisbol.
Cuando Raúl Orvañanos y Carlos Albert dejaron de patrocinar nuestro programa de radio, conseguí  que a través de José Luis Gutiérrez, los Tigres nos patrocinaran esa media hora todos los días. Le tuve mucho cariño a ese programa de radio ya que duramos 333 días sin parar, de lunes a viernes, y para ser diferente a los demás programas que había, en cada uno de ellos entrevisté a una persona diferente del Beisbol, jugadores, directivos, managers, cronitas. 



Y por medio del teléfono manejado por el encargado de la transmisión, los aficionados  le hacían preguntas al entrevistado. Incluso regalamos pelotas autografiadas por Fernando Valenzuela que me traía el buscador famoso Mike Brito que entonces viajaba muy seguido a México. Estar en radio es my demandante, quita mucho tieo y con el tráfico infernal que hay desde hace mucho en la ciudad de México, ya me imagino el sufrimiento para los que trabajan en radio
-o-
El 20 de junio de 1983 los Yanquis dieron  de baja a Bobby Murcer al que pusieron en la cabina de narradores y comentaristas, para llamar de Ligas Menores a Don Mattingly  que sería el próximo  gran estrella del equipo.



LA BRONCA DE GEORGE BRETT
Fue 1983 el famoso episodio del jonrón de George Brett anulado por exceso de “pine tar” en su bat. Un domingo le dio un jonrón  a Rich Gossage y de esa manera los Reales tomaron ventaja de 5-4 sobre los Yanquis, pero el tercera base Nettles se dio cuenta que el bat de Brett estaba excedido en el “pine tar” y se lo dijo a Billy Martin, quie propestó. El amayer McClelland, después de medir el bat en el pentágono, lo declaró out y el juego terminó con los Yanquis ganando 4-3. Brett se enojó tanto que estuvo a punto de pegarle al ampáyer.



LEE
Los Reales protestaron y el presidente de la Liga Americana, Lee McPhail, que había sido cesado de los Yanquis por Steinbenner, cambió la decisión del ampayer y dio por bueno el jonrón. Fue una gran equivocación de MacPhail ya que las reglas amparaban la decisión del ampayer. La explicación de MacPhail fue ridícula: “La decisión del ampáyer fue de acuerdo a lo que dicen las reglas pero no del “espíritu de las reglas”. Todo el mundo se dio cuenta que MacPhail había actuado de mala fe contra Yanquis y Steinbrener protestó tan fuerte verbalmente a través de la prensa que el Comisionado Bowue Kuhn lo multó en 300,000 dólares. Al año siguiente cambiarían las  reglas pero no hay duda que MacPhail se brincó lo que decía la reglamentación para perjudicar al Yanquis, El juego se terminó ganando  Reales. Es única vez que he visto que invoquen “el espíritu” de las reglas.



DAVE WINFIELD
En el mes de agosto  el jardinero Dave Winfield fue arrestado en Toronto por haber matado a una gaviota al tirar una pelota durante los entrenamientos antes de una entrada, aunque los cargos fueron retirados. Muchos creen que Winfield lo hizo a propósito.
El mismo día del incidente del “pine tar” el shortstop Andre Robrertson, que estaba jugado bien, tuvo un accidente en su carro en que falleció  su acompañante, una mujer. Eso acabó con la carrera de Robertson en el Beisbol Los Yanquis no habían  encontrado un shortstop desde los tiempos de Bucky Dent, aunque el mejor de su historia hasta entonces, Phil Rizzuto, continuaba como un destacado narrador y comentarista en la televisión de Nueva York.
Los Yanquis de 1983 estuvieron en la pelea hasta el último mes, ya que en septiembre los Orioles de Baltimore se separaron del grupo y terminaron en el primer puesto de la división, con los Yanquis a siete juegos y hubo una asistencia de 2.3 millones de aficionados.
-o-



BILLY ECHANDO TIERRA AL AMPAYER
Esta vez Bily Martin no le pegó  a nadie para un escándalo de ese tipo, aunque tuvo un altercado con una cronista femenina y seguía  protestando fuerte a los ampayers, pateando el suelo para  echarles tierra cuando lo botaban del partido. Eso molestaba a Steinbrenner porque estaba seguro que los ampayers iban a dar las decisiones cerrasen encontra de sus Yanquis.  


El caso es que para el 16 de diciembre de 1983, Steinbrenner decidió quitar a Billy Martin de manager y poner a Yogi Berra que había manejado al equipo y ganado el título allá por 1984. Yogi llevaba años de estar como coach del equipo y sabia en el mundo que se iba a meter con un jefe como Steinbrenner. Fue durante 1984 cuando Mattingly se convirtió en gran estrella del Beisbol pero esa temporada los Tigres de Detroit tomaron  gran ventaja desde el principio de la campaña para ganar fácilmente y entonces no había  equipo comodín.
Ni Billy Martin ni los fanáticos del Yanquis se explicaron el por qué lo habían quitado de manager pero llegó a tres llegadas y tres salidas como timnel del club de Steinbrenner.

Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario