Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 25 de marzo de 2015

STEINBRENNER Y BILLY MARTIN


CINCO LLEGADAS Y CINCO

DESPÉDIDAS CON YANQUIS



TERCERA PARTE





EL JONRON DEL CAMPEONATO 1976 POR CHRISS CHAMBLISS
En cuestión de campeonatos ganados es indudable que los años de 1976 y 1977 fueron  los más  grandes en la historia de Billy  Martin como manager ya que aunque tuvo grandes trabajos en otros equipos no pudo llegar a la Serie Mundiala excepción de los años citados. El de 1976 fue muy especial ya que los Yanquis llevaban una sequía total sin título desde 1964, cuando se acabó la gran máquina que había  ganado tantos campeonatos en las décadas  de los treinta cuarenta, cincuenta y el principio de los sesenta.
Los Yanquis ganaron su título divisional de 1976 con ventaja de 10 juegos sobre los Orioles de Baltimore por lo que Billy Martini los llevó a una trepidante serie final contra los Reales de Kansas City por el campeonato de la Liga Americana.


CHAMBLISS BRINCA DE GUSTO CON THURMAN MUNSON A LA IZQUIERDA
Era una serie, al igual que ahora, al que ganara tres de cinco juegos, y la batalla llegó  al quinto  y decisivo que se jugó en el nuevo Yanqui Stadium. Los Yanquis ganaban 5-2, pero en la octava entrada George Brett, que siempre le bateó muy bien al Yanquis,  le dio un jonrón de tres carreras al relevista zurdo Grant Jackson y de esa manera el juego se empató a cinco.


CHAMBLISS DA VUELTA A LAS BASES ELUDIENDO A LOS JUBILOSOS FANATICOS
La batalla llegó al cierre de la novena entrada en que Mark Littelll recibió un jonrón del primera base, Chris Chambliss, que decidió la batalla ante la locura de los 55,00 espectadores. Miles de aficionados se tiraron al terreno llenos de júbilo y Chambliss tuvo muchos problemas para evadir al público ya en el terreno para dar la vuelta  a las bases, teniendo  que empujar a muchos espectadores para finalmente pisar el plato. A los pocos años la policía impidió que los aficionados se tiraran al terreno de juego.


EL BATAZO DEL TITULO
Los Yanquis festejaron en el vestidor el primer campeonato de la Liga Americana desde 1964, el primero para George Steinbrenner en su cuarto año con el equipo. Billy Martin tuvo su momento de gran felicidad compatiendo el baño de champagne con su jefe George.
Sin embargo el delirio yanqui duró poco ya que viajaron a Cincinnati para comenzar la Serie Mundial 1976 contra la gran Máquina Roja  y los Rojos ganaron el compromiso en cuatro juegos. En cada uno de los juegos iba a la conferencia de prensa al terminar los partidos y vi como el sumamente enojado Billy Martin llegó a pelearse verbalmente con algunos cronistas que le hacían  preguntas, en ocasiones, que no le gustaban al manager.
En lo particular le quiero decir que durante ese tiempo siempre deseaba que Billy Martin fuera el manager del Yanquis, simplemente lo estimaba mucho. Y sufrí con él cada una de las veces que lo botaron.



REGGIE JACKSON TRES JONRONES EN UN JUEGO
En 1977 fue el gran éxito de Billy como manager ya que no solo ganó el campeonato de la Liga Americana otra vez venciendo al Reales en los play offs y con un final eléctrico de novena entrada en el juego decisivo. Esta vez, en 1977, los Yanquis le ganaron la Serie Mundial a los Dodgers de Los Angeles en sus juegos y ese fue el gran triunfo en la gran carrera de Martin, quien no volvería a ganar ni estar en otra Serie Mundial.
El sexto y último juego se celebró en el Yanqui Stadium y fue el partido en que Reggie Jackson se convirtió  en Mr. Octubre al conectar hasta tres jonrones para empatar el record de Babe Ruth, tres cuadrangulares en un juego  del clásico de otoño, aunque Ruth lo hizo en dos ocasiones.


MARTIN CONTRA REGGIE
En esa Serie Mundial fui  acompañado de mi señora y en un par de juegos en el Yanqui Stadium conseguí  dos boletos para estar con ella en las gradas, dándole mi pase de prensa a otro de los excursionistas en la caravana de Pepe Rodríguez. Me di cuenta entonces lo que los cronistas nos hemos perdido al tener un palco y atenciones especiales para cada uno de esos partidos. La diversión en las gradas del Yanqui Stadium siempre ha sido formidable y aunque los privilegios son muy bien recibidos por cualquier ser humano y los gozamos. ¿A quién no le gusta los apapachos?. Pero después de muchas Series Mundiales y visitas a los palcos de prensa en Ligas Mayores, le digo que uno goza más del juego en las gradas. Ya en los últimos años prefería estar entre la gente que gozar de los privilegios de la prensa.



GEORGE STEINBRENNER
Y en el juego en que Reggie Jackson dio los tres jonrones estaba sentado un poco más arriba de donde cayeron los dos primeros de los tres cuadrangulares, en el primer piso de las gradas derechas detrás de la barda. En los últimos años es todavía más  agradable ver el juego en las gradas porque las Ligas Mayores tienen muchos elementos de seguridad y al primero que comience a gritar malas palabras o haga cosas indebidas, le dicen que se porte bien o si no lo van a sacar del parque. Así  se ha convertido en el Beisbol en un gran deporte familiar, todo lo contrario a los muchos salvajes aficionados que van al Fut Mexicano y que ponen en peligro a familias que van con sus hijos pequeños. Aquí han creado porras de salvajes en su afán de convertir  al Futbol en el único deporte en México.
-o-



BILLY Y REGGIE EN UNO DE SUS DIAS FELICES
Después de ganar esa Serie Mundial de 1977, Billy Martin estuvo en la cima en su carrera de manager, aunque hubo temporadas con otros equipos en que hizo trabajos tan meritorios o más que ese, pero en el deporte al final del día lo único que cuenta es el equipo campeón.


EL GRAN BILLY
Ya en esa temporada de 1977 tuvo un altercado fuerte Billy Martin con su nuevo jugador estrella Reggie Jackson cuando en un sábado en la tarde en juego televisado a toda la nación por una cadena de TV, sacó del juego al jardinero derecho acusándolo de jugar sin ganas en una acción por su terreno. Reggie y Martin se enfrentaron  verbalmente en la caseta y estuvieron a punto de cambiar golpes que se evitaron  por la intervención oportuna de los coaches Elston Howard y Yogi Berra.
Además en 1977 acertó Steinbrenner como estratega beisbolero al convencer a Billy Martin que pusiera a Reggie Jackson como cuarto en el orden al bat, mejorado mucho el equipo con ese line up y ya me imagino lo orgulloso que se sintió el gran jefe al acertar con ese movimiento.
EL GANSO GOSSAGE
-o-


Sin embargo en 1978 el antagonismo entre Billy Martin y Reggie Jackson llegó al máximo y explotó durante una noche en el Yanqui Stadium.   En invierno de 1977 los Yanquis contrataron como agente libre al impresionante relevista Rich Gossage en un contrato de 2.8 millones de dólares  por seis años, una de las mejores negociaciones hechas por cualquier equipo.



BOB LEMON Y DICK HOWSER
Pero para julio 19 los Yanquis habían caído  al cuarto lugar a 14 juegos del lider Medias Rojas de Boston que lucía  se iba a llevar fácil el título  divisional.  El 17 de julio en el Yanqui Stadium, Martin le ordenó el toque de sacrificio a Billy Martin, algo que Reggie no había hecho en seis años. Después de una pitcheada, Martin cambió la seña a bateo libre, pero Reggie intentó el toque que salió  de faul. El coach de tercera, Dick Howser, fue a ver a Jackson  para decirle que habían  cambiado la seña a bateo libre. Pero sobre el siguiente pitcheo, Reggie volvió a tocar y fue out en elevadito. Al terminar el juego, Martin dijo que Reggie estaba suspendido indefinidamente y sin  sueldo. Steinbrenner apoyó a Martin.



REGGIE DESOBEDECIO SEÑAL
Los Yanquis ganaron cinco juegos seguidos sin Reggie pero para el 23 de julio, Stenbrenner le levantó el castigo. Fue  entonces que Martin metió la pata en un bar del aeropuerto de Chicago en que le dijo a dos reporteros de Nueva York que no necesitaban a Jackson para ganar. Y que Reggie  y Steinbrenner se merecían uno al otro ya que Reggie era un mentiroso de nacimiento y Steinbrenner un ex convicto. El jefe había  sido suspendido tiempo atrás por un año de sus labores con Yanquis al ser acusado por el gobierno americano de apoyar económicamente a la campaña presidencial de Nixon, algo que estaba prohibido en las leyes, y le pusieron  una multa.
Los cronistas publicaron lo dicho por Martin y era obvio que en unas horas, Billy iba a ser despedido. Los Yanquis viajaron a Kansas City a donde fue el gerente Al Rosen para decirle a Billy que estaba fuera del club, a lo cual se adelantó el manager al decirle que había  renunciado.
Los Yanquis contrataron de manager a Bob Lemon que había sido despedido del Medias Blancas pero unos  días después, en el juego de veteranos, se anunció  por el sonido local que para 1980 Martin volvería  como manager del Yanquis y Lemon sería  puesto en la oficina. El anuncio ordenado por Steinbrenner  cayó  como una bomba en Bob Lemon, que de todas maneras ese año ganó el campeonato de la Liga Americana y la Serie  Mundial sobre los mismos Dodgers de Los Angeles. Esta fue la primera despedida de las cinco que tuvo Martin como manager del Yanquis.
Continuará.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada