Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 11 de septiembre de 2015

DE LA EPOCA MODERNA

RECORDANDO LA PRIMERA SERIE FINAL

AGUILA CONTRA  LOS DIABLOS ROJOS



DON PABLO MACHADO 
Fue en 1970 cuando tuvimos la primera serie final  de la época moderna con los ganadores de cada zona enfrentándose en un compromiso al que ganara cuatro  juegos. Diablos Rojos con Zacatillo Guerrero debutando como manager de los Diablos Rojos había ganado la zona norte y el Aguila de Veracruz, con el cather cubano Enrique Izquiedo de manager, fuero  los mejores de la zona sur. La serie comenzó en Veracruz y antes de abordar el autobús el gerente Arnulfo  Rodríguez tuvo que sofocar algo asó como una rebelión porque varios de los jugadores del Diablos estaban pidiendo un dinero extra por jugar el play off Finalmente se arregló el problema y como siempre, los Dablos eran los favoritos para conquistar la corona. El último campeonato del Aguila lo habían logrado en 1952 con Santos “Kanguro” Amaro de manager y los Diablos habían ganado dos años antes en 1968, con un equipo exclusivamente integrado por jugadores mexicanos y manejado por Tomás Herrera.


LOS QUERIDOS FERROCARRILES

En aquel entonces tenía un gran amigo llamado lamado Teodoro Chabat con el que hicimos planes para viajar en tren al puerto de Veracruz. En lo particular siempre me han fascinado los viajes en tren y logr hacer varios de esos brincos de la capital a Guadalajara cuando había play offs allí, o a Monterrey o Saltillo.


ALFREDO ORTIZ
Partiendo el tren desde la estación de Buenavista mi amigo Teodoro y yo fuímos al salón restaurante y fue muy agradable encontrarnos con el pitcher Felipe Leal, que había decidido ir en tren acompañado del lanzador zurdo boricua Ramón Hernández. Fue el año en que Alfredo Ortiz estuvo muchas semanas sin jugar al no arreglarse en su contrato con la directiva, El llamado zurdo de oro había ganado 23 juegos en 1969 y quería un gran aumento y como no llegaron a un acuerdo, no se reporto y al poco rato se supo estuvo upo que estaba lanzando con los Piratas de Sabinas de don David Yutani en una de las ligas independientes a las que la Liga Mexicana se refería como “piratas” ya que varias veces se llevaron jugadores que pertenecian al circuíto de  verano.
Para tratar de suplirlo hablaron con sus amigos, los Piratas de Pittsburgh, que le mandaron opcionado a un buen pitcher zurdo llamado Ramón Hernández, igual que el “Abulón” que era shortstop del club.
 -o-



Y para esta serie final Alfredo Ortiz estaba con los Diablos tras su prolongada huelga y en el vagón comedor-bar, nos juntamos en la misma mesa Teodoro, Felipe Leal, Ramón  Hernández  y fue muy agradable ya que Teodoro era muy platicador y se hizo muy amigo por cierto de Leal, sobre todo cuando los dos trabajaron en Saltillo años más tarde.
Ramón Hernández nos ilustró en su plática  sobre las Ligas Mayores donde ya había estado. Calificó  a Hank Aaron, que por ese 1970 estaba rompiendo el record sagrado de Babe Ruth y sus 714 jonrones, diciendo que era muy buen bateador pero mal fildeador en el outfield.
HOTEL EMPORIO VERACRUZ
Nos pasamos horas platicando de pelota antes que todos fuéramos a dormir. Posiblemente el viaje de la capital a Veracruz no era el mejor de los servicios de Ferrocarriles Nacionales. No había gabinetes para los pasajeros y se tenía que dormir en las literas que se armaban en los vagones.

ROLANDO CAMARERO


Ya al llegar a Veracruz nos encontramos con un calor sofocante y nos hospedamos  en e Hotel Emporio, entonces muy famoso en el puerto, pero que aunque usted no lo crea no cnntaba con aire acondicionado para enfrentarse a tanto calor, solamente los ventiladores de abanico que se colocaban en el techo.



Llegamos en la mañana del primer juego y el partido se iba a celebrar en el Parque Deportivo Veracuzano de gratos recuerdos. A mi amigo Teodoro le gustaba la apuesta y subió a las gradas para cazar una  a favor de los Diablos naturalmente mientras yo vi cada uno de los juegos en la caseta del club México que por cierto comunicaba con el vestidor de los ampayers y era fácil esconderse de la mirada de los ampayers que no permiten a civiles en una caseta. No era que no quisiera estar en el palco de prensa sino que había tanto cronista para la final que no había espacio suficiente para acomodar a todos los que habíamos  ido.


EL CENTRO DE VERACRUZ Y EL PARQUE DEPORTIVO VERACRUZANO

Entonces Pablo Machado era el dueño del Aguila, el pintoresco magnate cubano siempre con un habano en la mano o en la boca.Y el gerente del Aguila lo era Pasto Torres que con en al paso del tiempo y ya viviendo en la capital, nos hicimos de una gran amistad.
Con los Diablos seguían como jefes Manuel Marrón, Víctor Rivero Azcárraga y Jaime de Haro, con Arnulfo Rodríguez de gerente. Iban a estar con el equipo hasta terminar la temporada de 1971, cuando Angel Vázquez, famoso como hombre de Beisbol, compraría la franquicia, Así que la sociedad de don Manuel Marrón y los demás desde 1960 a 1971. De repente las cosas cambian y decidieron vender la franquicia- El final de un ciclo.
-o-

ARNULFO RODRIGUEZ







Mal le fue a los Diablos en Veracruz ya que perdieron dos juegos en el puerto. Rolando Camarero lo decidió con un jonrón sobre la barda del left-centro cuando el relevista Ramón Hernández, nuestro compañero en el tren, lo quiso sorprender con un cambio de velocidad y el hombre de hierro lo puso sopbre la barda.
La noche después del primer partido mi amigo Teodoro y yo nos fuimos a un centro nocturno que nos recomendaron, lleno de muchachas guapas y alegres, y con música para bailar. De repente comencé a escuchar que el conjunto tropical que tocaba me dedicaba varias de las canciones hasta que supe que era el hermano del Abulón  Hernández, que éramos buenos amigos, el que se las mandaba a pedir a la orquesta. Y cuando me acerqué al que dirigía el conjunto para pedirle que ya no me nombrara, me dijo que era pariente de Mario “Toche” Pelaéz. Fue una gran noche fuera del diamante y recuerdo que cuando mi amigo y yo regesamos al Hotel Emporio ya había amanecido. Con tanto calor y la noche sin usarla para lo que es, para dormir, parecía que estábamos en el mismo infierno, Para el segundo juego mi amigo volvió a apostar al Diablos y volvió a perder.
Nos regresamos en un autobús de la entonces muy famosa compañía ADO, y el Aguila ganó  el primero de los juegos en el Parque del Seguro Social para tomar gran ventaja de tres juegos a cero. Pero el público  llenó el estadio para el cuarto juego que Diablos ganó con un ataque ya a final en que el Abulón Hernández dio doble con casa llena Y el quinto hubo otro lleno y otra victoria de Diablos para acercarse tres juegos a dos solo que ahora había  que regresar a Veracruz para el sexto. Recuerde que estamos  en 1970 y todavía ningún equipo había  ganado una serie después de haber estado perdiendo por tres juegos a cero. Un año después lo lograría  Charros de Jalisco en el entonces joven manager Cananea Reyes que fue llamado el mágico desde entonces, luego el Super Manager.
ZACATILLO GUERRERO



El quinto juego se ganó  también gracias a un batazo del Abulón  Hernández y regresamos a Veracruz. Esta vez ya  no me acompañó mi amigo Teodoro, ya no hubo viaje en tren y me fui en el autobús de los Diablos Rojos.
-o-
Para el sexto juego  Zacatillo Guerreo abrió  con Ramón Arano, quien  había sido pitcher estrella del Aguila antes que el Ingeniero  Carlos Rubio, propietario de ese equipo por varios años, lo vendiera a los Diablos Rijos en 10,000 dólares, Y Arano tuvo una gran carrera con los capitalinos, aunque la noche del sexto juego no fue una buena para  él. Duró solamente un tercio de entrada y es que el Aguila anotó dos carreras en la primera entrada y cuatro en la segunda para tomar una gran ventaja de 6-0.




FRANCISCO CHICO RODRIGUEZ
Las dos carreras en la primera entrada fueron por sencillos de Wilfredo Arano y Chico Rodríguez, elevado productor de Emilio Sosa y doblete del “Borrego” Alvarez para otra.
En la segunda entrada cuatro carreras más  con base a  Enrique Izquierdo, otro hit de Arano, doble de Francisco “Chico” Rodríguez que produjo una y otro elevado de sacrificio de Emilio Sosa. Y un tremendo jonrón del cubano “Borrego” Alvarez por todo el jardín central.


ROBERTO ORTIZ EL INGENIERO



Me llegó a comentar Pastor Torres que la adquisición ese año de Emilio Sosa fue decisiva para llegar al campeonato.
Arano explotó en la misma primera entrada y también le dieron  a los relevistas Rubén Soqui. Pajarito Velázquez y Aurelio López. Finalmente Ignacio Fajardo y Héctor Valenzuela comenzaron a poner ceros.
El venezolano Héctor Brito comenzó lanzando por el Aguila y en la sexta aceptó las dos primeras carreras con sencillo empujador del emergente Alfredo Ortiz. Aguila hizo una en la séptima baja pero entonces los Diablos pusieron un rally gran de cuatro carreras que los acercó  7-6 y renacieron las esperanzas capitalinas. Relevó  Ramiro Nuño y la primera carrera llegó con error del primera base Borrego Alvarez y hits de Ernesto Espinosa y Alfredo Ortiz que se quedó  en el juego como jardinero derecho. Un hit de Abulón Hernández trajo la segunda carrera del inning y en wild del relevista René Chávez vino la tercera. Diablo Montoya produjo la cuarta del inning y estaba en segunda base  la posible carrera del empate cuando Bobby Treviño, que tuvo una mala serie, fue el tercer out en elevado al jardín derecho.


ENRIQUE IZQUIERDO A LA DERECHA ARAMANDO RODRIGUEZ A LA IZQUIERDA
ABULON HERNANDEZ
Había preocupación en las filas del Aguila cuando vino el cierre de la octava entrada y Felipe Leal entró a relevar por los Diablos. Borrego Alvarez se embasó con pasaporte  pero cayeron dos outs antes que la casa se llenara con hit del veracruzano Roberto Ortiz y base intencional a Francisco Chávez,  quien por cierto fue el campeón bateador de la serie final. Con la casa llena vino a batear Enrique Izquierdo, un gran catcher defensivo pero con problemas ofensivos, y el manager enloqueció a la multitud con un triple por la banda izquierda que empujó tres carreras en el batazo que representaba el campeonato.




René Chávez sacó los tres últimos outs y el Aguila comenzó la celebración del campeonato. En el vestidor el baño de sidra con Pablo Machado y Pastor Torres abrazados al manager Enrique  Izquierdo.

Pasarían muchos años, 42,  antes que el Aguila volviera  ser campeón y fue hasta el 2012 cuando le ganaron la final al Rieleros de Aguascalientes para ser campeones otra vez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada