Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 26 de octubre de 2015

1961 YANQUIS Y ROJOS

MI PRIMERA SERIE MUNDIAL



ANGEL FERNANDEZ Y PELE 
DESDE que conocí el Beisbol en 1940, cuando tenía ocho años de edad, solía  pensar cada vez que llegaba el mes de octubre lo hermoso que sería viajar a una Serie Mundial. Me había convertido desde ese primer año en gran aficionado al Yanquis de Nueva York y por ese tiempo se pensaba que siempre estarían jugando en un clásico de octubre contra el campeón de la Liga Nacional
 Los años pasaron con gran velocidad como es normal y cuando se retiró mi gran ídolo Joe DiMaggio, quien se despidió bateando un doble y ganando la Serie Mundial de 1951, ya tenía 19 años de edad y cada octubre escuchaba los juegos de la Serie Mundial en la voz de Buck Canel y Felo Ramírez.

JOE DIMAGGIO


Un año después de la retirada de DiMaggio tuve la suerte que Angel Fernández me diera la oportunidad de trabajar con él en la confección del programa de radio, El Juego de Hoy, en que reconstruía en horas de la noche, a las siete exactamente, un juego que se había celebrado ese día.

EL GENIAL FRAY NANO

Para 1954 ya estaba trabajando en la Revista Hit que Angel dirigía y en 1956 entré a trabajar en el diario La Afición
de Fray Nano como cablista. En 1959 me dio la oportunidad de ser el editor de la página de Beisbol y finalmente para 1961 tuve la oportunidad que el famoso Fay Nano me diera la oportunidad de asistir a mi primera Serie Mundial, los Yanquis de Nueva York contra los Rojos de Cincinnati. Fue un gran año ya que Roger Maris dio 61 jonrones y Mickey
 Mantle 54, aunque la pelea por el campeonato contra los Tigres de Detroit fue fuerte.



YANQUI STADIUM ORIGINAL
Finalmente Fray Nano me dijo que iba  a ir a la Serie Mundial de ese año y ya se imagina la alegría, la emoción y los nervios por ir a mi primera aventura de octubre. La Serie Mundial iba a comenzar en Nueva York, en el Yanqui Stadium original, y ya para entonces había viajado en avión un par de veces con mis queridos padres y mi formidable hermano que siempre ha sido fanático de los Cardenales de San Luis.

OTRA VISTA DEL ESTADIO ORIGINAL

Antes de partir, el mismo Fray Nano me dio varios consejos para que me alcanzara el tiempo y el dinero que me habían asignado así como para conocer lugares muy especiales de la inigualable de Nueva York. Me dijo que no dejara de ir al Museo de Arte y esas cosas, pero mi cabeza solamente tenía lugar para conocer el Yanqui Stadium y los Yanquis, para estar en un clásico de octubre. Entonces no había play offs y al final de la temporada llegaban a enfrentarse los campeones de la Liga Nacional y los Yanquis, que para 1961 habían ganado cinco campeonatos y Series Mundiales seguidas de 1949 a 1951, conquistando cada una de las Series Mundiales, tres contra Dodgers, una frente a Gigantes y otra frente al sorpredente Filis.

CASEY STENGEL Y CHUCK DRESSEN

No creo que nadie vaya a romper ese record y el que más se ha acercado llegó a tres Series Mundiales ganadas.
Me recomendó mucho Fray Nano que no tomara el tren especial para la prensa ya que era muy caro y mejor me trasladara en autobús a la ciudad de Cincinnati y de regreso.
Ya en 1960 los Yanquis habían vuelto al clásico pero lo perdieron con aquel jonrón legendario de Bill Mazeroski. Muchos años después cuando el Beisbol recuperó por completo ese séptimo y decisivo partido, me di cuenta al verlo varias veces como el ampáyer de home fue el culpable para que perdieran los Yanquis con una mala decisión, pero esa es otra historia


DIMAGGIO EN SU VESPA CUANDO VISITO ITALIA
En 1961 los Yanquis iban a tratar de ganar otra Serie Mundial, habiendo ganado las de 1956 y 1958, pero perdiendo con Dodgers en 1955 y con Bravos, entonces de Milwaukee, en 1957. Ya sin DiMaggio los Yanquis no eran tan invencibles en los clásicos de octubre ya que en 13 años que jugó ganaron nueve Series Mundiales por una derrota.
-o-


ROGER MARIS 61 JONRONES

Unos días antes que llegara a Nueva York había logrfado Roger Maris su jonrón 61, uno más que los 60 de Babe Ruth en 1927, pero el Comisionado Ford Frick había dicho que ese era record para 162 juegos y se mantenía la marca de Ruth de 60 en 154 partidos ya que ese año hubo expansión por primera vez en tanto tiempo y la campaña tenía ocho juegos más. Contra lo que dice Billy Crystal en su película 1961, los aficionados también estaban a favor de Maris, sobre todo una vez que Mantle quedó fuera de acción los últimos días de la campaña con un fuerte ataque gripal. De cualquier manera los fanáticos del Yanquis festejamos que Maris lograra el jonrón 61 ya que tanto Mantle como Maris eran jugadores de nuestro equipo favorito.

Cuando viajé a Nueva York había dudas que Mantle pudiera jugar en la Serie Mudial ya que no se recuperaba de la enfermedad que le quisieron curar con una inyección especial que le produjo un boquete en uno de los glúteos.
-o-
Tomé el avión para York dos noches antes de comenzar la Serie Mundial de 1961. Ya estaba con cinco años de casado y tres ni{os pequeños. La verdad es que no sabía lo que podía esperar en el viaje en el avión, entonces de hélices y en mi primera real visita a la urbe de hierro.

Ya había estado en Nueva York pero unas solas horas cuando mandaron a mi papá en su trabajo diplomático de Francia a Nueva York en el formidable barco Normandie, francés, y que solamente hizo cuatro días de Europa a la gran manzana.

EL FABULOSO BARCO NORMANDIE




Otro barcos ue habíamos tomado habían hecho la travesía en 17 días, pero el Normandie peleaba con los trasatlánticos ingleses Queen Mary y Queen Elizabeth por ser el mejor del mundo. Desgraciadamente durante la segunda guerra mundial el Normandie fue saboteado estando en el muelle de Nueva York ya que había sido utilizado para llevar tropas de los aliados a Inglaterra y por una tremenda explosión, el precioso barco  Normandie de gratos recuerdos se fue a pique para siempre.



EL NORMANDIE Y SU CAPITAN






Recuerdo muy cien que cuando el Normandie llegó a la ciudad de Nueva York todos los marineros y oficiales se pusieron en cubierta en formación y saludaron con la mano derecha cerca dela frente al pasar por la estatua de la libertad, un regalo que hizo Francia a los Estados Unidos.
De allí nos dirigimos a la estación de tren para seguir el viaje hasta la ciudad de México. Y luego tuvimos el primer viaje en avión desde La Habana, donde vivimos cinco años, a Guatemala a donde habían asignado a mi papá para estar en la Embajada de México en esa ciudad.
En ese primer viaje en avión tenía 13 años y solo recuerdo que cerca dellegar a Guatemala agarró varias bolsas de aire y el avión se movió tanto que le dejé el lugar dela ventanilla a mi hermano. Eso fue en 1944.
-o-


ALEJO PERALTA ANTONIO MURRIETA Y GERARDO GUTIERREZ

Tuve la suerte de que en el mismo avión que iba lleno a Nueva York y que partió ya tarde en la noche iban dos conocidos míos, Plutarco Elías Calles Hijo y el muy conocido softbolista Varona. Plutarco había sido el gerente en el primer Tigres allá por 1955 y luego regresó al Beisbol en 1959 para hacerse cargo por el resto de la temporada de los Diablos Rojos. Ese equipo había quedado sin dueño por los problemas que atrevasaba por esos días don Héctor Peralta por la entrada de Fidel Castro ya que había invertido bastante en constricciones en lo que era la hermosa La Habana de antes y mientras don Alejo Peralta dijo que se iba a hacer cargo del tim para venderlo al año siguiente y una gente de su confianza lo era Plutarco Elías Calles, el hijo del una vez presidente del México que debe haber sido ateo ya que comenzó la guerra contra los cristeros que costó tantas vidas..




Ese Diablos de 1959 ganó el play off de la Liga Mexicana y jugó la serie final que perdió contra Senadores de Austin de la Liga de Texas. Ellos viajaban a Nueva York también para los dos primeros juegos de la Serie Mundial y tuve suerte ya que me ayudarían bastante en este mi primer viaje al clásico de octubre.
Apenas saliendo de la capital el avión se cimbró muy feo, quien sabe lo que haya sucedido pero todos nos asustamos. Lo demás fue para dormir en un viaje que debe haber sido de ocho horas.


NUEVA YORK  WOW

Cuando llegamos a Nueva York, al aeropuerto Kennedy,  ya había amanecido y me dio gusto saludar en donde se recogen las maletas,  a la familia de Antonio Ramírez Muro que también habían viajado a Nueva York. Fueron el papá, su mamá y su hermano Ponchín, un buen pitcher en los amateurs, para ver también la Serie Mundial. Ramírez Muro fue gerente del Tigres y después presidente de la Liga Mexicana por unos 20 años.
Plutarco Elías Calles y Varona tenían reservado un cuarto en el Hotel Roosevelt en Manhattan y donde se iban a hospedar los Rojos de Cincinnati. Tomamos el mismo carro y cuando pagó unos 10 centavos que tiró a una charola  para pasar uno de los puentes le preguntamos al taxista que quién era el dueño de ese negocio y nos contestó disgustado que un “ratero” era el dueño. Desde el puente vi nuevamente Nueva York, tan majestuosa como siempre. Ni más ni menos la casa de mis queridos Yanquis.

Continuará.                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada