Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 4 de diciembre de 2015

HIGUERA LE GANO A VALENZUELA
EL DUELO DE TITANES FUE EN ANAHEIM

TEODORO HIGUERA
Se había anunciado en Monterrey y antes de comenzar la temporada de 1991 el duelo de pitcheo bautizado como “Duelo de Titanes” en que Fernando Valenzuela lanzando por los Dodgers se iba a enfrentar a Teodoro Higuera de los Cerveceros de Milwaukee en el juego entre los dos pitchers estrellas mexicanos de las Ligas Mayores. Sin embargo el gozo se fue al pozo ya que por esos días se lastimó Higuera y no pudo llevarse a cabo el duelo de titanes anunciado. Incluso antes del juego y por un micrófono en el terreno de juego, Higuera pidió disculpas por no haber podido cumplir con el compromiso pero se estaba recuperando de una operación. El público lo aplaudió fuerte por lo que ya había logrado en el mejor Beisbol del mundo.

Con esos Cerveceros de Milwaukee, por cierto,  estaba el jovencito zurdo Narciso Elvira que había surgido  de la Academia de Pastejé, el draft número uno que fue escogido por los Bravos de León donde estaba al frente el Ingeniero Pedro Medina y lo eligió para su equipo, siendo luego vendido su contrato a los Cerveceros de Milwaukee, aunque no dieron a conocer la cantidad. Roberto Magdaleno estaba al frente de la oficina de los Indios de Ciudad Juárez en donde estaba Higuera cuando pasó a la organización de Milwauke. Y en esa jira Higuera fue el gran amigo de Elvira ya que este no había estado nunca en un equipo de las Mayores.
Elvira estuvo un rato en la gran carpa, luego se compuso de las lesiones y tuvo sus momentos de estrella en la pelota mexicana.
Los meses pasaron y ya Valenzuela había salido del Dodgers porque pensaban que el brazo ya había  sido exprimdo y el que lo exprimió lo fue el manager Tom Lasorda por haberlo dejado lanzar tanos innings. Irónicamente fue Lasorda el que dio la orden de darlo de baja porque ya no tenía  lo necesario de usarlo como abridor. Ya no tenía lo que antes y su famoso tiabuzón ya no funcionaba como lo hizo por tantos años.
-o-

FERNANDO VALENZUELA




Para el 12 de junio de 1991 tocó un partido en Anaheim, California, la casa de Disneylandia, el Duelo de Titanres que no se había podido ver unos meses antes en Monterrey, Valenzuela estaba  tratando de mostrar al mundo de la pelota, sobre todo a los Dodgers, que todavía era un pitcher de Grandes Ligas, aunque había perdido ya un partido por 5-0 ante los Tigres de Detroit.

FERNANDO Y LASORTA

 A lo mejor los Dodgers tuvieron razón en dejarlo fuera, aunque la manera que lo hicieron  no fue la correcta. Incluso le ofrecieron el puesto de instructor de los pitchers pero él estaba convencido que todavía podía seguir lanzando allá arriba. Entre tanto mexicano en Los Angeles y sus alrededores había expectación pon por ver este duelo de titantes, aunque ya en su pimer partido muchos llegaron pensar que no era el mismo de antes.


Esta segunda salida de Valenzuela con los Angelinos fue un completo desastre. Solamente duró una entrada y un  tercio en que le batearon cinco hits en cinco carreras, tres ponches cero bases. O sea que el manager solo lo aguantó hasta la segunda entrada
En el primero aceptó una carrera con hit de  Paul Molitor, toque de sacrificio, wild de Fernando y elevado de sacrificio de Dante Bichette que luego sería compañero de Vinicio Castilla con los Rockies de Colorado.
 -O-


Después que los Dodgers le dieron la baja sorpresivamente a Fernando Valenzuela en 1991 ante el enojo de los afiionados al equipo de Los Angeles, sobre todo los fanáticos mexicanos. Se comparó esa despedida con el que los mismos Dodgers, pero enronces en Brooklyn, dijeron sorpresivamente haber mandado a Jackie Robinson al Gigantes, el eterno rival.



Es indudable que un gerente debe tener ausencia de corazón ya que si el jugador ya no es el mismo de antes hay que cambiarlo. Darlo de baja es menos que  insulto.

FV

Aunque que un año antes había lanzado sin hit ni carrera los 
Dodgers se dieron cuenta que su pitcheo de tirabuzón había bajado mucho en efectividad y le estaban conectando fuerte los bataadores contrarios ya que nunca tuvo una gran veloidad. Sin embargo sus rectas eran de 88 millas standard que no está mal si el lanzador la puede combinar con otro lanzamiento de curva o un buen cambio de velocidad.

Nolan Ryan lanzó tanto tiempo debido a desarrollar un excelente cambio de veloicdad y él no peridió muchas millas en la recta, ya que seguía tirando auténticos balazos.
Pero el alto mando temía que  Fernando ya estaba acabado y los Dodgers decidieron darle la baja. Lo que más se criticó de la gerencia de los Dodgers es que lo botaran a unos días de comenzar la temporada. De haberlo dejado libre antes de eso hubiera tenido mas días para que algunos equipos se interesaran  con él.
Pasando los días los Angeles de California pensaron que podría tener todavía la aracción necesaria para meter mucha gente al parque y posiblemente pudiera lanzar bien otra vez
Los Angeles de California firmaron finalmente a Valenzuela y en sus primeros juegos pareció que ciertamente Fernando ya no estaba listo para seguir siendo el gran pitcher. Sin embargo, al partir del Dodgers, Fernando dijo a la prensa que estaba convencido en poder ganar en las Ligas Mayores. La respuesta sería de si y no, aunque ya no ganar en la forma consistente qu lo hacía.


En su primera salida con los Angelinos fue el pitcher perdedor en Anaheim al caer 5-3 con los Tigres de Detroit, lanzando cinco entradas en cinco hits y cuatro carreras limpias. Ciertamente no fue el Valenzuela de los viejos tiempos y nos quedamos con la impresión que los Dodgers habían  tenido razón pero no corazón. Y los aficionados se volcaron en ls taquillas produciendo entradón con 49,977 aficionados que era record para entonces, con boletos incluso viendo el juego de pie. El retorno de Valenzuela había sido un éxito económico y no deportivo. Eran los últimos destellos de la Fernandomanía.
Eso fue el  siete de junio y para el 12 del mismo mes,  con cuatro días de descanso, vino el “Duelo de  Titanes” al anunciarse el juego entre Valenzuela por Angelinos y Teodoro Higuera por los Cerveceros de Milwaukke anunciándose una entrada de  de 32,515 aficionados en jueves por la tarde en Anaheim. Así que hasta allí, Fernando fue una gran atracción para los aficionados habiendo llevado 84,492 espectadores a las gradas en sus dos juegos con los Angelinos..
-o-
LA ULTIMA CARCAJADA DEL DUELO DE TITANES




El juego del Duelo de Titanes fue el Watarloo para Valenzuela, un desastre, ya que lo ganó Teodoro Higuera y  los Cerveceros por 8-0. Higuera estuvo duro pero aunque venía de una lesión lanzó solamete seis entradas en que solo piso ceros con 10 poches y dos bases por bolas  en esta muy buena salida que para los americanos fue un juego más pero para los fanáticos mexicanos el Duelo de Titanes que no pudo celebrarse en Monterrey ese mismo año.


PAUL MOLITORUUL 
Por su parte Valnezuela lanzó solamenre una entrada y dos tercios en este partido, explotando en la segunda entrada. 
Después de un sencillo y Grag Vaughn tocó de sacrifiicio vino Paul Molitor con un jonrón  por el left-cetro ante la desilusión de los aficionados que había ido hasta el parque de Anaheim para ver a Fernando.

WILLIE RANDOLPH

Todavía hubo hit de Willie Randolph, el mismo qu había sido por tanos años el segunda base estelar de los Yanquis y base por bolas a Vaughn. El ataque cervero conitiuaba y Robin Yount con un doblete que produjo dos carreras más  para una ventaja de 5-0. Fue todo lo que aguantó el manager de los Angeinos, Doug Rader, y trajo a un relevista.
Fue una tristeza velo caer de esta manera a Fernando y gente como Alejo Peralta llegó  a comentar en la televisión  que debería retirarse.
CON CHARROS
-o-
En 1992 Valenzuela no se retiró y después de que no recibió una llamada de Grandes Ligas, lo contrató Arrnando Navarroi para dar una buena temporada en la Liga Mexicana con los Charros de Jalisco, logrando grandes entradas en donde se presentaba. En la capital se llenó el Parque del Seguro y no le fue bien al perder con Tigres y recibir un jonrón de Rafael Castañeda en el primer inning. En la rueda de prensa dijo Fernando que estaba seguro de volve a las Ligas Mayore. Y acertó yu que  para 1993 estaba con los Orioles de Baltimore. En verano y en invierno había estaba trabajando y lanzando la recta cortado que se había convertido en sus lanzamiento principal.


Firmado por Orioles comenzó la temporada a buen nivel, ganando juegos pero al final del año tuvo marca de 8-10 y 4.94. Tuvo varios buenos juegos pero los Orioles lo dejaron libre, entrenando con los Flis de Filadelfia en 1994 donde solo lanzó nueve juegos anes que lo dejaran libre y tuvo marca de 1-2. Nuevamente regresó a la Liga Mexicana con Charros y otra vez ganó juegos y llenó los paques. Y uno de ellos una gran batalla en el Parque del Seguro donde comenzó mal recibiendo un jonrón de Homar Rojas pero se compuso y había empatado el partido, pero ya casi al final del juego  ganó Diablos pero frenando no tvo decisión y si tuvo muchos aplausos en la tarde.





Regresó a Ligas Mayores para dos buenos años con los Padres de San Diego, 9-3 y  13-8 con con 3.82 en efectividad. Un de lss victorias fue contra los Mets de Nueva York en el parque de Monterrey en  un juego que contaba en la temporada
Pero en 1997 vino el final en Ligas Mayores al tener 2-8 con Padres y O-4 con los Cardenales de Sn Luis. Ya nadie se interesó en él en el gran Beisbpl después de eso pero jugó varias temporadas invernales del Pacífico mexicano con diferentes equipos. Parecía que nunca se iba a r del Beisbol activo.

EL FINAL DEL CAMINO
Para muchos duró varios años arrastrando su grandeza beisbolera ya que no era el gran pither de sus mejores tiempos con los  Dodgers. Alargar tanto su carrera posiblemente fue un error pero regresar tantas veces a las Mayores cuano ya parecía liquidado fue un gran mérito, Pero daba tristeza cuand perdía en  una mala salida.  El Valenzuela de la primera etapa no era el mismo en la segunda. Pero él lo quiso así, le gustaba mucho jugar al Beisbol y estaba convencifdo que todavía podía hacer un buen trabajo.
Ya nunca más se enfrentó a Teodoro Higuera y el Duelo de Titanas se dio solamente en Abaheim, una sola vez.
-o-
Así que después que los Ddogers lo sacaron del equipo, jugó con Angelinos, Orioles, Filis, San Diego y Cardenales. El  dueño de los Padres le ofreció una gran despedida en San Diego como se lo dieron los Rockies a Vinicio Castilla pero dijo que no porque pensaba seguir lanzando en las Mayores.
Es algo que no logró ya que 1998 fue el último año en Grandes Ligas con sus últimosd juegos con los Cardenales de San Luis un año antes.. Pero eso si, siguió lanzando varios  inviernos más en la Liga del Pacífico con varios equipos y aunque su nombre era mágico, las victorias no eran tan frecuentes. Finalmente ya no volvió a pitchear y no hubo despedida.


SON SU CATCHER EN EL RADIO
Por varios años estuvo molesto con los Dodgers por lo que le hiCieron pero fiallmente hizo las paces y lo contrataron   para la estación de radio que llevan los juegos del Dodgers en español para que fuera el analista del club, en donde sigue en lsa actualidad. De repente tiene presentaciones en que lo invitan equipos a estar presente antes de un juego para tirar la primera bola., Como en una inauguración lo invitó don Alfedo Harp a tirar la primera bola por Diablos Rojos.. Naturalmente todas esas presentaciones tienenun dinero que se lleva Fernando Valenzuela, el héroe por varios años de los fanáticos mexicanos.
Ninguno lo podemos olvidar ya que nos dio años y años de grandeza y emociones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada