Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 3 de junio de 2016

1946

LA TEMPORADA DE ORO

PARA LOS DIABLOS ROJOS






ROBERTO ORTIZ
AUNQUE la guerra beisbolera entre las Ligas Mayores y Jorge Pasquel llegó a su momento más alto en 1946 ya un año antes había  comenzado en realidad cuando varios jugadores latinos dejaron el Beisbol Organizado para venir a jugar en la Liga Mexicana donde ofrecían mejores sueldos y tal fue el caso de dos estrellas de la pelota cubana que vinieron a reforzar al Diablos Rojos, el gran jonronero Robert Ortiz y el pitcher derecho Tomás de la Cruz.
Pero en 1946 la guerra del magnate veracruzano Paquel fue total  y ofreciendo mejores sueldos le quitó a Grandes Ligas peloteros importantes como el gran pitcher zurdo Max Lanier que con los Cardenales de San Lus de ese año llevaba record de 6-0, mientras al Dodgers le quitó al jardinero boricua Luis Olmo y al famoso cátcher Mickey Owen. Los Cardenales y los Dodgers fueron los más afectaos y fue entonces que el Comisionado “Happy” Chandler impuso una suspensión de cinco años para todo jugador que hubiera dejado las Grandes Ligas para irse a la Liga Mexicana.
Pasquel pareció anotarse un gran éxito al contratar a Vernon Stephens, entonces considerado el mejor shortstop de la Liga Americana y con un bat potente, pero después  de solo dos juegos con los Azules del Veracruz  se regresó a Estados Unidos para no ser castigado al ser convencido por su papá.




Para los aficionados mexicanos de aquel entonces la de 1946 sería llamada la “Temporada de Oro” ya que se juntaron en los ocho equipos los mejores jugadores de color que todavía no llegaban a Grandes Ligas, a varios estrellas de la gran carpa y a estrellas mexicanos que tenían carreras de Salón de la Fama. Vimos un Beisbol de gran calidad, no de mucha organización, pero en el diamante tuvimos a verdaderos estrellas, grandes jugadores. Se puede decir que tanto en 1946 como en 47 tuvimos pelota de Ligas Mayores en nuestra Liga Mexicana pero posiblemente en aquel entonces ninguno lo pensó. Lo seguro es que Pasquel y su guerra a Grandes Ligas nos dio una gran calidad al Beisbol que tuvo una gran publicidad en los medios de información. Los raids de Pasquel sobre los equipos mayoritarios hizo que en una ocasión  nos visitara Sam Breadon, el dueño del Cardenales, y al que Pasquel le había quitado varios buenos jugadores.

JORGE PASQUEL





Tuvo pláticas con don Jorge para saber cuál era su intención final  pero cuenta la historia que al ver los parques que había en nuestro circuito se dio cuenta que en realidad, la Liga Mexicana no era un peligro para las Mayores, aunque gracias a esta guerra de Pasquel los jugadores del mejor Beisbol del mundo comenzaron a ser mejor pagados. Respecto a la temporda de 1946 se puede decir que en el Beisbol de verano fue primera vez que jugaron en un mismo circuito peloteros blancos con los negros, aunque en las ligas de invierno  ya se habían  dado esos casos.
Para esta temporada de 1946 el Parque Delta de la ciudad de 





CARMONA DERECHA  Y BRAGAÑA

México fue agrandado a la máxima capacidad que tuvo, posiblemente cerca de los 20,000 espectadores aunque nunca se dio el aforo del lugar. Las gradas de sol, altas, llegaban  desde un poco atrás de la primera base y daba la vuelta al fondo para quedar al terminar la línea de faul del jardín derecho. Entonces comenzaban las gradas de los “bleachers” que ocupan todo el lugar de la barda del jardín derecho al central. Al lado izquierdo de las gradas principales, los mejores lugares, pusieron una sección llamada Sombra General que tenía techo y aunque el graderío no era tan alto como la sección de sol, llegaba hasta desde atrás de la tercera base hasta el fondo del parque. Detrás de la barda pequeña del jardín izquierdo estaban los hoy llamados espetaculares, una cantidad grande de anuncios que tenían bastante altura y muchos de los jonrones pegaban de aire y sonoramente conta las láminas de los anuncios. Algunos batazos monumentales pasaron arriba de los anuncios con destino a la calle en donde entonces estaba el apestoso río de la Piedad, con muy poca agua y mucha suciedad y después comenzaba la barda del Panteón Francés que todavía existe en nuestros días. El riachuelo de la Piedad fue entubado y reemplazado por el Viaducto Miguel Alemán que fue el primer períférico en la capital.








El escenario se había agrandado para la gran temporada de oro que nos esperaba y en donde casi cada día, los Pasquel nos anunciaban una nueva gran contratación de un pelotero del norte.
Se aumentaron los equipos a ocho y los Diablos tuvieron nuevamente a Ernesto Carmona de manager, con el pitcher Ramón Bragaña al frente de los Azules del Veracruz, el cubano Armando Marsans con Alijadores de Tampico que había sido el campeón um año antes, Tuneros de San Luis con el cubano Félix Arguelles, Monterrey con Lázaro Salazar, Torreón que regresaba con Martín Dihigo, Puebla con el famoso Adolfo Luque que había sido coach en Ligas Mayores tras una gran carrera como pitcher en que ganó 27 juegos en un año con los Rojos de Cincinnati. El shortstop Kelo Cruz  comenzó manejando al Tecolotes.
-o-



MANUEL AVILA CAMACHO
La inauguracipon no pudo ser más  espectacular con el el Parque Delta lleno hasta le último asiento y con muchos miles quedándose fuera. La Liga Mexicana estaba llegando a su momento mas  alto en popularidad y como invitado de honor el presidente de la República, Manuel Avila  Camacho, aceptó a ir para lanzar la primera bola, recibiéndolo en forma entusiasta los aficionados en los graderíos. Era primera vez que un presidente de México estaba en un parque capitalino. La pelota que le autografió el General Manuel Avila Camacho a Jorge Pasqeel la conservó en la gaveta de su escitorio y su hermano Bernardo la mantuvo en el mismo lugar después de la muerte trágica de don Jorge en 1955.
-o-
Diablos en su juego inaugural tuvo a Manuel Arroyo en tercera, el cubano Carlos Colás de catcher, Luis Olmo en el jardín central, Bill Wright en el izquierdo y el jonronero cubano Roberto Ortiz en el derecho,  Ray Dandridge en segunda, “Chorejas” Bravo en primera base, “Rata” Vargas en el short y Alfonso “Tuza” Ramírez de pitcher.





PASQUEL CON GARDELLA IZQUIERDA Y LIOS OLMO
Azules comenzó con Tony Castaño, “Chile” Gómez, Burbuja Vázquez, Danny Gardella, el cubano Salvador “Chico” Hernández, Frank Rizzuti, José Luis Colás, Fidel Reséndiz y Ramón Bragaña.
Azules ganó 12-5 el juego inaugural pero los Rojos, para seguir la costmbre, se llevaron los otros dos  juegos de la serie,.
Luego ganaron  dos de tres en Puebla y en un juego el gran Roberto Ortiiz dio dos jonrones, un triple y produjo siete carreras.
Curiosamente ese año de la temporada de oro los Azules del Veracruz, con todo y que Pasquel se llevaba a los mejores jugadores que contrataba de Ligas Mayores, quedó en penúltimo, mientras los Diablos Rojos estuvieron  a punto de ganar el primer campeonato de su historia.

PASQUEL CON VERNON STEPHENS Y JAMES STEINER





Por esos primeros días Pasquel anunció la contratación espectacular del shortstop Vernon Stephens y del cátcher Mickey Owen del Dodgers. El primero de mayo de 1946 fue también único en la historia del Parque Delta ya que los aficionados que no habían podido entrar ya que el lleno era total para un juego de Alijadores y Rojos, tiraron una puerta de entrada y muchos entraron al terreno de juego. Parecía  imposble jugar ese partido pero decidieron para que no hubiera una protesta grande y peligrosa que los fanáticos en el terreno de juego se sentaran sobre el pasto debajo de los palcos principales y de las demás gradas. Nunca hubo tanta gente en el Delta, muy por arriba del aforo de 20,000. Y resultó un partidazo con la pizarra cambiando de dueño a cara rato con emocionantes jonrones.  Cuando el catcher rojo Carlos Colás, se voló la barda con casa llena en la octava entrada los aficionados que estaban sentaditos en el terreno de faul fueron a recibirlo al home y lo pasearon en  hombros aunque el juego todavía  no terminaba. Los Rojos ganaron  otro juego diferente a los demás.



Añadir leyenda

Theolic Smith llegó a cuatro victorias sin perder y en un juego contra Monterrey en que Tomás  de la Cruz superó a “Natilla” Jiménez, los dos cubanos, Ortiz dio jonrón y Dandridge inició un triple pay, el primero en la historia del club rojo.
Posiblemente el mejor día de Jorge Paquel en su paso por el Beisbol fue aquel 16 de mayo de 1946 cuando el formidable jonronero Babe Ruth aceptó una invitación del magnate y estuvo en la ciudad de Méxco varios días. En su presentación  de un juego de Azules contra Tampico se llenó  el Parque Delta y Ruth, en el terreno de juego acompañado por Pasquel, recibió una de las grandes ovaciones que se escucharon en la historia de los dos parques que estuvieron  situados allí. Hubo hasta lágrimas de algunos espectadores al ver de cerca al más formidable y famoso jornronero de la historia que se había retirado de jugador en 1935 y por los últimos años las Ligas Mayores se habían olvidado de él. Este viaje le alegró el via crucis que comenzaba a vivir al saberse que tenía  cáncer en la garganta.
Ruth aceptó dar una semana después una exhibición de bateo antes del primer juego entre Azules y Rojos.




BRUJO ROSELL


Fue por esos días que Pasque le quitó al Cardenales al gran pitcher zurdo Max Lanier, al pitcher derecho Ferd Martin y al infielder Lou Klein. Lanier y Klein fueron al Veracruz y Martin al Diablos, siendo un gran pitcher con el equipo de Carmona con 12 ganados y 2.71 en efectividad.
Fue el 30 de mayo de 1946 cuando el Delta se llenó para ver la exhibición de bateo de Ruth, pero las cosas comenzaron mal ya que Ramón  Bragaña, que fue elegido para “pasarle” la bola, le tiró muy rápidos los primeros pitcheos, y Ruth estaba abanicando. El Babe ya tenía  51 años, un hombre cansado, fuera de forma física y enfermo. Ernesto Carmona, gran admirador de Ruth y que lo había visto jugar en Series Mundiales, se molestó tanto que le dijo a su coach Romo Chávez que lo iba a poner a lanzar  y que le tirara despacio. Llegó al montículo con Romo a su lado y le dijo a Bragaña que se retirara.
Ya sobre los lanzamientos más lentos de Romo, Ruth logró volarse la barda ante el entusiasmo de los fanáticos que para eso habían ido, no para ver a Bragaña ponchado a la leyenda beisbolera ya con bastantes años. Ruth complació  al público y todos quedaron contentos y se dijo que después de terminada la exhbición Carmona y Bragaña se trenzaron a golpes en el pequeño vestidor del Parque Delta.
Por esa acción, Pasquel quitó de manager a Bragaña y puso en su lugar a Mickey Owen, el famoso cátcher del Dodgers Ya en el juego los Rojos apaleaton 15-6 a los Azules ante el enojo de Pasquel.




MAX LANIER
El tercer juego de esa serie, un domingo,  fue para la historia. Azules ganaba 4-3 en la novena pero  los Rojos pusieron el empate en tercera con Bill Wright y Carlos Colás de bateador. Carmona ordenó el toque de “squeeze” pero Colás no pudo hacerlo y atraparon a Bill Wright para hacerlo out. Sin embargo el famoso ampáyer Amado Maestri indicó que la pelota había  rozado el bat de Colás, que fue faul y Wright regresó a tercera.
El catcher Mickey Owen se molestó tanto  que le dio varios pechazos a Maestri y fue expulsado. Mucha parte del público comenzó a tirar cojines al terreno de juego ya que en la parte principal del Delta había muchos fanáticos de los Azules.
Seguía el juego parado cuando Jorge Pasquel entró al terreno de juego para hablar con el ampáyer Maestri, pero al verlo, le indicó que él no podía estar en el terreno de juego y lo expulsó. Don Bernardo Pasquel me dijo un día que Jorge entró  al terreno de juego porque temía que los aficionados pudieran hasta destruir parte del parque.
En esos momentos vino fuerte la lluvia y el juego se suspendió por un rato y entonces no había  cuarto para los ampayers, quien esperaron debajo de las gradas hasta que  parara la lluvia. Para entonces Jorge Pasquel estaba tan molesto que dio orden de traer a lanzar al gran zurdo Max Lanier en lo que sería su debut mexicano, aunque el pitcher del Cardenales le había dicho que todavía necesitaba unos días más para ponerse en forma.
Al renaudarse el juego Lanier estaba en la lomita del Delta haciendo su presentación y ya empatados el juego siguió  hasta la entrada 12 en que los Azules terminaron ganando 11-9. Vaya día y que gran exhibición  de Max Lanier ponchando a casi todos.
Al día siguiente los ampayers cubanos Amado Maestri y Chino Atán abandonaron la Liga Mexicana y el país, de regreso a Cuba, con esa acción ganándole la inmortalidad al formidable Maestri  que luego volvería a la Liga Mexicana ya en los tiempos del Beisbol Organizado.
-o-






En Tampico los Diablos ganaron dos de tres, con el debut de Fred Martin que triunfó 2-1. Este Martin fue un gran éxito en los dos años en la pelota mexicana, también en la cubana, igual  Max Lanier, y ya como coach se le atribuye a Fred Martin el haber inventado el lanzamiento del “Split”.
En el Delta los Diablos frenaron a Sal Maglie que llevaba cinco triunfos al hilo, pitcher del Gigantes al que le enseñó  Adolfo Luque con en Puebla la curva que tiraba en sus tiempos de gran pitcher y para cuado regresó a Ligas Mayores fue un estrella con Gigantes y Dodgers.
La siguiente serie contra Azules fue igualmente trepidante. Azules ganó 1-0 con Harry Feldman del Gigantes, superando a Tomás de la Cruz. El segundo fue uno de los grandes juegos de la historia. El manager Mickey Owen llamó a Max Lanier para relevar en la novena y mantener la ventaja de una carrera.
El manager Carmona tuvo entonces una de sus genialidades más notables al llamar de emergente a su coach, Basilio “Brujo”  Rosell. Rosell ya se había retirado de pelotero en que fue un notable pitcher y buen bateador.
Ya tenía  42 años en este 1946 y se sorprendió  cuando Carmona lo llamó de emergente contra el “monstruo” Lanier. La historia fue de ver y no creer. El caso es que “Brujo” Rosell dio un doblete histórico que empató el partido. ¡La locura en el Delta!. Ya en el inning 12 bateó un triple Roberto Ortiz para la primera derrota de Max Lanier en el año.








PERICOS DE PUEBLA 1946
El doblete del “Brujo” lo regresó a la fama y fue presentado en programas de radio, le dieron trofeos y apareció  en entrevistas de los periódicos. Fue gran héroe del equipo Agrario en los campeonatos de 1935 y 1936, volviendo al pedestal con ese batazo inolvidable. Y allí no paró ya que también como emergente ese año le dio hits a los estelares Daniel Ríos y “Cochihuila” Valenzuela igualmente. Por mucho tiempo  Rosell fue recordado por ese batazo que vio otra generación, aunque el paso de los años acaba hasta con las grandes hazañas que se van al olvido.






ROBERTO ORTIZ EN UN TRI´LE EN EL DELTA
Los Diablos cerraron el calendario con fuerza y para el final estaban muy cerca del líder Alijadores cuando viajaron para una serie en Tampico. Diablos ganó el primero 2-1 con Carmona utilizando cuatro pitchers para vencer a los jaibos. Un jonrón de Roberto Ortiz en la novena entrada empató el juego y un hit del emergente “Brujo” Rosell lo ganó en el mismo inning, Se colocaron a juego y medio del primer puesto.
El segundo fue también para los Rojos 3-1 con pitcheo de Fred Martin y un hit de Bill Wright con casa llena para quedar a medio juego. Pero en los dos siguientes se les fue el campeonato a los Rojos.


COCAINA GARCIA






El tercero lo ganó Alijadores 7-2 con pitcheo del zurdo cubano “Cocaína” García y el cuarto juego quedó empatado cero a cero siendo suspendido por falta de luz. El México salió de Tampico a juego y medio del liderato pero el tiempo se estaba acabando,
Terminó la “temporada de oro” con Alijadores de Tampico ganando su segundo campeonato seguido y con ventaja de un solo juego sobre los Rojos. ¡Tan cerca y tan lejos!  
Roberto Ortiz fue por segundo año seguido el campeón de jonrones con 25 y produjo 108 carreras. Además fue el mejor bateador rojo con .332, siguiendo Ray Dandridge con .323 y Bill Wright en .301. Fred Martin con 12 fue el máximo ganador del equipo con  Theolic bajando a 11 triunfos. Los Azules de Pasquel, con todo y sus ligamayoristas,  terminaron en penúltimo lugar a 15 juegos y medio. Los Rojos  tuvieron marca de 55-42.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada