Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

sábado, 4 de junio de 2016

1961:

 LA VENGANZA DE LA LIGA MEXICANA

MI JUEGO DE ESTRELLAS FAVORITO





PASITSO AL CENTRO CON EMILIO FERRER Y AARON FLORES
Fue 1961 el último año que funcionó la Asociación  Panamericana, una fusión de las Ligas Mexicana y de Texas con partidos interligas, Juegos de Estrellas y serie final, y en esa temporada el circuito mexicano le ganó  los dos Juegos de Estrellas a la Liga de Texas, el primero por 8-3 en un Parque del Seguro Social lleno hasta los topes y con Memo Garibay siendo el manager de la Liga Mexicana, ganando Julio “Jiquí” Moreno y se les ganó a los tejanos a pesar de dos jonrones de un prospecto llamado Joe Pepitone que luego sería famoso en Ligas  Mayores con los Yanquis.





PASITOS IZQUIERD CON NICOLAS GARCIA Y ROBERTO MONTELONGO
El juego se se celebró  en San Antonio, Texas,  en la casa de los Misioneros que era un parque viejo pero muy bien cuidado y con capacidad para 10,000 espectadores. Hubo una buena entrada y ese partido estelar celebrado el 30 de julio de 1961 fue uno de esos para nunca olvidar ya que la Liga Mexicana ganó 12-3 con una gran actuación del primera base José “Pasitos” Echeverría, jugador  del Tigres entonces y quien acabó con el pitcheo tejano al batear un jonrón, dos dobles y un sencillo para empujar cinco de las carreras. Fue naturalmente el jugador Más Valioso en partido  en que el equipo azteca contó con pitcheo de “Jiquí” Moreno otra vez, el ganador Luis Tiant, Silvio Castellanos y Miguel Sotelo. Fue en ese  partido en que finalmente Tiant convenció a un buscador de Ligas Mayores, el cubano “Monchy”  de Arcos, quien trabajaba para los Indios de Cleveland que obtuvieron su contrato en 30,000 dólares. Tiant fue el más brillante de los pitchers esa noche al lanzar tres entradas de ceros, dos hits aceptados y seis ponches sin base por bolas. Este juego fue narrado en radio para México por el “Mago” Septién y Enrique Llanes.


LUIS TIANT



En la cuarta entrada, ganando la Liga de Texas 2-1, la liga Mexicana anotó tres carreras para dar la voltereta. Miguel Fernández abrió con hit y “Camaleón” García recibió pasaporte. “Pasitos” Echeverría comenzó entonces su labor de destrucción al dar doblete que produjo una carrera y sencillo del cubano Asdrúbal Baró  trajo dos más para ventaja mexicana de 4-2. El inning pudo haber sido más productivo pero el jardinero central, Joe Pepirone, hizo la jugada de la noche al quitarle un extra base a Ricardo Garza.



MEMO GARIBAY




En la quinta vuelta la Liga Mexicana aseguró el partido con otro 
ataque de tres carreras. Vinicio  García comenzó con base por bolas y un out más tarde, “Camaleón” García recibió pasaporte. Vino a batear “Pasitos” nuevamente y dio una línea llena de dinamita por la raya izquierda y el ampayer marcó faul, decisión protestada por el manager Memo Garibay. Después de la discusión   volvió el corpulento Echeverría al bat y esta vez se aseguró que no iban a macar faul ya que mandó la pelota detrás de la barda del jardín izquierdo. Jonrón de tres carreras y gran ventaja de 7-2 para la Liga Mexicana. Se estaba robando el show este bateador derecho nativo de Los Mochis, Sinaloa, y todavía  quedaba más  dinamita en su bat. En la sexta entrada otras dos carreras con elevado de sacrificio de Juan Delís  así como dobletes de Moi Camacho  y del mismo “Pasitos” Echeverría.


JOE OEOITONE



En la novena entada las últimas dos carreras para que la paliza se completara en un contundente 12-2 para la Liga Mexicana que dejó fríos como salmón de Alaska a los directivos y jugadores de la Liga de Texas, que después del partido ofrecieron una cena a los participantes, aunque ya los jugadores de nuestra liga se habían  empachado con pollo rostizado a la tejana.
Esas dos victorias fueron una dulce venganza ya que en los dos primeros años de la Panamericana, los equipos tejanos nos ganaron 47 veces más en los partidos interligas y conquistaron las tres series finales Pero en los Juegos de Estrellas, la Liga Mexicana fue la constelación mayor con el bat del “astrónomo” “Pasitos” Echeverría.

En ese último año de la Asociación Panamericana los Misioneros de San Antonio le ganaron la final al campeón Aguila en serie que terminó en Veracruz. Y allí fue el final de una idea que lucía  muy interesante y en la que se había puesto optimismo completo. Pero los viajes fueron muy grandes y las asistencias no tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario