Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 24 de junio de 2016

1963

MI TERCERA SERIE MUNDIAL

Cuarta Parte






El tercer juego de la Serie Mundial de 1963 fue un duelazo de 1-0 en que Don Drysdale y los Dodgers ganaron 1-0 al Yanquis para tomar una gran ventaja de tres juegos a cero. Todavía en al actualidad no existe en la historia de los clásicos de octubre el equipo que haya remontado un déficit de tres a cero para ganar, algo que en Liga Mexicana solamente hemos visto en una final, la de 1961, cuando Charros de Jalisco con Cananea Reyes de manager lo hizo. Fue allí donde el gran Cananea comenzó a ser llamado el mágico, el pelón mágico, y el Super Manager.



EL BATAZO DE PEPITONE QUE PARECIA JONRON
Ese juego lo vi acompañado de los cronistas mexicanos que habíamos ido al clásico para ver solamente los juegos en Nueva York, sin hacer el viaje a Los Angeles. Todos queríamos que ganaran los Yanquis para que la serie regresara a la gran manzana para  los juegos seis y siete, pero con el resultado del triunfo del Dodgers 1-0 se evaporaban las esperanzas que eso sucediera. 


BOLETO DEL CUARTO JUEGO
El pitcheo del Dodgers había sido demasiado para los Yanquis en 1963 y llevaban victorias el zurdo Sandy Koufax, Johnny Podres, también zurdo, y ahora el derecho Drysdale. Y Koufax estaba anunciado para el cuarto juego por lo que el equipo angelino tenía la gran oportunidad de ganar la serie por barrida en solo cuatro juegos. Vimos el encuentro en el cuarto de Luis Parra y Arturo Carretero en el Hotel Taft y en la televisión que todavía no era a colores.


KOUFAX AL GANAR EL CUARTO JUEGO


Drysdale le gano el gran duelo de 1-0 a Jim Bouton y la única carrera se dio en la misma primera entrada. Maury Wills fue out en toque pero Junior Gilliam recibió base y avanzó a segunda en una wild de Bouton. Entonces Tommy Davuis conectó un batazo que después de dar en la placa de pitcheo se desvió  hacia la segunda base pero Bobby Richardson no tuvo los reflejos para quedarse con la pelota que le pegó en una pierna. En ese hit anoto Gilliam la única carrera del partido.
Drysdale aceptó solo tres hits por cuatro  que le dieron a Bouton. El shortstop Tony Kubek dio dos de los imparables del Yanquis con Mickey Mantle el otro. Roger Maris ya había quedado fuera de la Serie Mundial por la lesión en el segundo juego. En la novena entrada hubo un momento que parecía bueno para Yanquis cuando con dos outs, a uno de perder, Joe Pepitone dio un largo elevado por el jardín derecho que lucía jonrón pero el jardinero Ron Fairley atrapó cerca de la reja donde comenzaba el bull pen. Nos pusimos de pie pero el gozo al pozo ya que fue el final del partido. Hubiera sido cuadrangular en el Yanqui Stadium.



MICKEY MANTLE
Es el mismo Pepitone que vimos en el Juego de Estrellas de 1961 en el Parque del Seguro Social dando dos jonrones para la Liga de Texas que fue derrotada por Liga Mexicana. En poco tiempo llegó a Ligas Mayores con los Yanquis.
En aquel 1961 jugaba con Jim Bouton en el equipo llamado Medias Doradas de Amarillo, Texas. Cuando en 1961 llegué a Amarillo, acompañando al Tigres capitalino en su jira por las plazas tejanas, el manager Sheriff Robinson con el que platiqué me dijo que ese mismo día los Yanquis le habían dado órdenes de ponerlo a jugar la primera base ya que originalmente era jardinero central. Y Pepitone iba a reemplazar a Bill Skowron que aparentemente estaba al final de su carrera. La ventaja de Pepitone es que bateaba a la zurda y el Yanqui Stadium original fue hecho para Babe Ruth, la casa que construyó el bambino que era zurdo para batear. Lo curioso del caso es que muchos de los jonrones de Bill Skowron, que bateaba a la derecha, fueron por el jardín derecho en el Yanqui Stadium. Naturalmente en aquellos años la pelota no era tan viva como la en la actualidad.
-o-



Recuerdo que en ese viaje a Nueva York en 1963 tuve la oportunidad de ver y escuchar a la banda de música que tenía el negrito Lopnel Hampton, quien había  llegado a estar en la banda del famoso clarinetista Benny Goodman. En 1961 vi a la orquesta de Gene Krupa, mi baterista favorito, el que “hacía hablar a los tambores”, y ahora a Leonel Hampton. ¿Quién me iba  decir que la era de las grandes bandas estaba llegando a su final para dar paso a la música estridente de los melenudos tocando su guitarra eléctrica?. Era el final de una era.
-o-


PRIMER LANZAMIENTO KOUFAX A TONY KUBEK
El cuarto juego también lo vimos por televisión  con Sandy Koufax venciendo  Whitey Ford en otro duelo de 2-1 para que de esa manera los Dodgers se llevaran el clásico en cuatro juegos seguidos. Ford lanzó  un juego de solo dos hits pero esta vez sus compañeros no lo ayudaron con el bat y no pudo tener su victoria 11 en Series Mundiales. Su record de 10 triunfos sigue intacto .


FRANK HOWARD


El juego iba empatado a cero carreras hasta que en la quinta entrada el gigante Frank Howard conectó un largo jonrón de 420 pies por el jardín izquierdo para poner al Dodgers al frente.
Hubo un rayo de esperanza en la parte alta de la séptima cuando el famoso Mickey Mantle igualmente se voló la barda bateando de derecho contra el zurdo Sandy Koufax.
Sin embargo en el cierre de la misma séptima entrada los Dodgers anotaron la carrera que sería de la victoria de la manera más increíble. Junior Gilliam dio un machucón fácil a tercera pero el primera base Pepitone no vio el tiro de Clete Boyer. Luego explicó  que perdió de vista a la pelota por  tanta camisa blanca en las gradas.
Fue un error monumental de Pepitone, que sin embargo no ha sido magnificado  como en los casos del pasbol de Mickey Owen del Dodgers de Brooklyn en 1941 y del primera base Bill Buckner de Medias Rojas en el clásico de 1986.




KOUFAX Y SU CATCHER ROSEBORO
En ese error de Pepitone, Gilliam llegó hasta tercera y luego anoto en elevado de sacrificio de Wilie Davis la que sería carrera del triunfo.



PORTADA DEL DAILY NEWS DE NY
Los Yanquis amenazaron en el noveno inning cuando Bobby Richardson abrió con sencillo pero Tom Tresh y Mantle fueron ponchados por Koufax que en este partido recetó ocho más. Elston  Howard dio rola al short pero el segunda base Dick Tracewski soltó el tiro para que quedaran hombres en segunda y primera. Le tocó batear al panameño Héctor López que dio rola al short  y allí acabó el partido.
Los Dodgers habían barrido en cuatro juegos seguidos a los Yanquis.
-o-



LOS DODGERS DE 1963
Después de este juego recuerdo que nos quedamos un par de días más en Nueva York para recorrer la gran ciudad y regresamos a la ciudad de México muy diferente a lo contentos que íbamos el comenzar el viaje. Es lógico que los viajes sean muy alegres al comenzar y ya no tanto al regresar.
Fue en 1976 cuando los Yanquis volvieron a la Serie Mundial después de en muchos años de ausencia  que los Rojos de Cincinnati, la gran Máquina Roja, los barrió  en cuatro juegos.

FIN DE LA SERIE

1 comentario:

  1. Sr. Morales, felicidades por su página. No tiene idea cómo se disfrutan sus relatos históricos. Tengo únicamente tres comentarios:
    1. Probablemente ha de haber sido error de dedo, el mencionar que la serie final Charros - Saltillo, fue en 1961, año en el que no habían series finales y esos dos equipos no existían en la LM.
    2. Joe Pepitone, luego de venir jugando en 1961 para los Senadores de Austin, de la liga de Texas, volvió a México en 1968, en ocasión de la Visita de los Yanquis a México, en pretemporada; y
    3. Los Yanquis volvieron a la Serie Mundial al año siguiente, en 1964, enfrentándose a los Cardenales de San Luis, quienes se llevaron el Clásico de Otoño 4 juegos a 3. Muy emocionante, por cierto.

    Saludos atentos,

    José Manuel Cano

    ResponderEliminar