Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

martes, 7 de junio de 2016

LOS DIABLOS JONRONEROS DE 1951


EL ADIOS DE ERNESTO CARMONA



ERNESTO CARMONA Y FRAY NANO
SI bien habían carecido de poder en el año anterior, los Diablos Rijos de 1951 fueron muy diferentes ya que terminaron con un gran total de 74 voladas de barda, pero bien dicen que no solo de pan vive el hombre, no solo de jonrones se vive en el Beisbol.
Ernesto Carmona siguió como manager en la que sería  su despedida de los Diablos Rojos y de la Liga Mexicana y antes de la temporada llevaron a cabo un cambio  con Charros de Jalisco que enfureció a los fanáticos colorados: “Tuza” Ramírez fue cambiado a los Charros de Jalisco  por tres jugadores: el jonronero “Moscón” Jiménez, el buen pitcher Vicente “Corazón” Torres y el tercera base “Tejano” Castro que tenía fama de bateador.





SANTOS AMARO
El resto  de los managers lo fueron “Chile” Gómez con los Tuneros de San Luis Potosi, Angel Castro con los Azules del Veracruz, un equipo  que iba a tener su última temporada, “Chico” Hernández con Tecolotes de Nuevo Laredo, Santos Amaro con el Aguila, Memo Garibay  con  Torreón, Lázaro Salazar con Monterrey y el cátcher Quincy Trouppe con Jalisco.
La temporada se inauguró con un lleno de hasta  gente en el terreno y parecía que volvían los viejos buenos tiempos. No hay duda que el aficionado mexicano es un enamorado del rey de los deportes. Joaquín  Capilla, el gran clavadista que había triunfado en las Olimpiadas, fue el invitado de honor  para el primer partido en que los Rojos pusieron el orden al bat con Ricardo  Garza en la segunda base, “Moscón” Jiménez en el central, Marvin Williams en el derecho, Claro Duany en el izquierdo, “Charrascas” Ramírez en primera, Earl Taborn de cátcher, “Tejano” Castro en tercera, Pepe Gutiérrez  en el short y como pitcher al canadiense Jim Pierre Roy. Hubo un jonrón de “Moscón” Jiménez pero los Azules  ganaron el primer juego de la campaña por 11-3.






EARL TABORN
Earl Taborn, con sangre de piel roja, fue una gran novedad y un nuevo ídolo por su agresividad y duró varios años en Liga Mexicana dando jonrones.
El segundo juego de la campaña quedó empatado a tres y  “Moscón” Jiménez dio su segundo jonrón. Este principio que tuvo  “Moscón” Jiménez  fue espectacular y en lo particular me hizo gran fanático de los Diablos. Después  de perder el tercer juego los Diablos lograron el domingo su primera victoria en juego de 11 entradas y con el tercer cuadrangular del “Moscón”, quien estaba justificando que el cambio de “Tuza” Ramírez había sido acertado.
Lo curioso del caso es que “Moscón”  Jiménez siguió dando jonrones y los Diablos seguían  perdiendo. Y llegaron a cinco derrotas seguidas.
Se recuperaron al recibir al Monterrey y ganar dos de tres, el primero 11-8 con cuatro jonrones, dos de Taborn, uno de Marvin Williams  y otro  de Ricardo Garza.  En la segunda victoria vimos el octavo jonrón  del “Moscón”, quien por esos días  dio jonrones panorámicos que se estrellaban contra los altos anuncios  detrás de la barda del jardín izquierdo. En esa serie dieron  ocho jonrones en tres juegos.





El público se entusiasmó con tanto poder y al abrir la serie contra Charros hubo tanta gente en el Delta como en la inauguración, mismos que enloquecieron cuando “Charrascas” Ramírez dio jonrón con la casa llena en el cierre del  noveno  para otro triunfo de última hora. La única  victoria de Jalisco fue 2-1 con pitcheo de “Tuza” Ramírez  que venció a sus queridos  Diablos.
Sin embargo Bill Wright  había  reemplazado a Ernesto Carmona de manager durante la mala racha de principio de campaña y fue muy triste ver partir, para nunca volver, al gran hombre de la  V.
En una serie contra San Luis en el Delta dieron hasta seis jonrones en un juego, tres de ellos en una entada para empatar el record. Se la volaron en ese inning el pitcher James LaMarque, Ricardo Garza y otro del “Moscón”  Jiménez. Ahora los Diablos llevaban 39 jonrones en 30 juegos.
Sin embargo faltaba pitcheo y los Rojos  terminaron la primera mitad en quinto lugar con record de 20-22, a ocho juegos del San Luis que tuvo su mejor temporada en Liga Mexicana, equipo que ese año lo llamaron el de los “niños catedráticos”, pitchers jóvenes como Panchillo Ramírez  y Ramiro Cuevas que estaban destacando mucho.
-o-




BILL WRIGHT
Para la segunda mitad, Bill Wright, que viajó  a Estados Unidos, trajo a dos pitchers, Mat Duncan y Eddie Locke, que no aportaron lo que se esperaba. Locke fue luego estrella de estrellas en Liga Mexicana, pero en su debut rojo estuvo tan mal como lo puede ser un record de 0-5.
Siguieron los jonrones pero continuaron las derrotas y al tener un mal principio en la segunda mitad, Bill Wright fue reemplazado por Marvin Williams y al poco tiempo, el coach “Brujo” Rosell tomó las riendas de los Rojos.
Con Rosell los Diablos se levantaron y en un juego contra Laredo en el Delta enloquecieron  a sus fanáticos al ir perdiendo 7-3 con Nuevo Laredo y anotaron cinco carreras en el noveno dando tres jonrones. Vidal Romero comenzó con hit y Marvin Williams conectó jonrón para acercar 5-7 al México. Un cuadrangular de “Tejano” Castro puso  6-7 a los Rojos. Bill Wright siguió con doble y Earl Taborn se la voló para un final de locura. Parecía que “Brujo” Rosell había  traído la vieja magia de Carmona. En el último de la serie los Diablos ganaron  4-2 con jonrón  del mismo Taborn que fue el número 69 de la campaña para un nuevo record.



BRUJO ROSELL


Pero la reacción se apagó y los Rojos estaban en la batalla por no quedar en el sótano. En la penúltima serie el shortstop Pepe Gutiérrez dio contra Jalisco el jonrón 70 del México, dejando ese record en la campaña de 1950. Ese juego lo perdían  9-0 los Diablos pero lograron empatarlo y ternó la batalla 14-14 en 10 actos por falta de luz.
Un año emocionante con los 70 cuadrangulares  pero solo un record de 17-25 en la segunda mitad para quedar en penúltimo  a 12 juegos del líder Veracruz. Los Azules le ganaron una final llena de incidentes al San Luis Potosí para coronarse en la que sería la despedida de Jorge Pasquel.
-o-“Charrascas” Ramírez fue el mejor bateador diablo al final del año beisbolero con .322 y 16 jonrones, el Martín Dihigo mexicano, por lo que en la segunda mitad tomo la estafeta del “Moscón” para ser el máximo jonronero. Tuvo una carrera tan especial el veracruzano “Charrascas” Ramírez que fue elegido al templo de inmortales. “Moscón”  Jiménez se apagó en la segunda mitad y terminó con 10 cuadrangulares y .287, siendo el zurdo James LaMarque, americano de color, el mejor pitcher con 19 triunfos, mientras “Corazón”  Torres solo ganó 10 juegos. Marvin Williams tuvo .321 y 12 cuadrangulares, con Taborn terminando  en .248 con ocho jonrones en su único año con los Diablos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario