Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 20 de junio de 2016

        1963
MI TERCERA SERIE MUNDIAL

Tercera Parte







MJ¿ICKEY MANTLE Y JIM BOUTON
Para el tercer jugo de la Serie Mundial de 1963 que se iba a celebrar en el nuevo estadio de los Dodgers en Los Angeles los cronistas que hicimos el viaje a Nueva York nos quedamos de ver en uno de los cuartos del hotel Taft donde estaban dos de ellos para ver en televisión el partido. Llevamos algo de la comida que hacen en lo delicatesen llenos de sabrosa  comida en Nueva York y algunas cervezas con refrescos. No recuerdo que nadie de aquel grupo fuera de los llamados bebedores,



BOLETO PARA EL TERCER JUEGO SERIE MUNDIAL 1963




Cambiamos historias sobre los que habíamos  hecho el día  anterior en que no hubo juego y para el tercer partido estaban señalados para lanzar el derecho Jim Bouton por los Yanquis y Don Drysdale por los Dodgers, habiendo esperanzas que este último no lanzara tan bien como Koufax.






A Jim Bouton lo habíamos conocido desde 1961 que jugó con la sucursal del Yanquis en Amarillo, Texas, durante aquella Asociación Panamericana en que estuvieron dos jugadores que pronto llegaron al Yanquis, Bouton y el primera base Joe Pepitone. En aquel 1963 tuvo Bouton una gran temporada de 21 ganados y siete perdidos para dar el salto al estrellato ya que un año antes tuvo marca de 7-7 como novato. Le decían el “bull dog” por su manera de atacar a los bateadores con rapide No tardaba mucho tiempo entre sus lanzamientos. Había tenido 2.53 en carreras limpias. Sin embargo duraría poco como bazo estrella ya que se lastimó, no quedó bien al volver de la operación y ya no tenía la velocidad que lo caracterizaba. Con el tiempo se haría  muy famoso al escribir “Bola Cuatro”, un libro en que revelaba las intimidades de los juadores en los vestidores y cuando  estaban de civiles.




BOUTON Y SU LIBRO BOLA CUATRO
 Del Yanquis relató que muchas de las pelotas firmadas por Mickey Mantle fueron realmente firmadas por el cuidador del vestidor Pete Shehy ya que podía hacer muy buen la firma. Los Yanquis le daban una feria por hacerlo ya que los que le escribían a Manle pidiendo su autógrafo eran tantos que no hubiera podido jugar por cansancio en la mano, Pero reveló otras cosas además que Mantle odiaba firnar autógrafos.  Hablaba sobre la manera que bebía, era indudablemente un adicto al alcohol. No solo reveló  intimidades del Yanquis, sino también del Pilotos de Seattle en el año cuando cuando precisamente escribió el libro.  Incluso llegó a revelar que un jugador de los Pilotos era homosexual  Y hacía  bromas con algunas de las cosas que hacía el coach de pitcheo, Salvatore Maglie.


BOUTON Y YOGI BERRA
Nunca nadie se había  atrevido a contar intimidades y por ello el libro fue un hit y el que fuera atacado furiosamente por cronistas de Beisbol y jugadores lo hicieron más popular Se hicieron varias ediciones y me imagino que Bouton ganó con ese libro más que lo ganó  en el Beisbol. Con los años aprendió a lanzar el ptcheo de nudillos y buscó un retorno a las Mayores pero sus nudilleras no fueron tan buenas. En lo particular estoy seguro que Mario Peláez hubiera podido lanzar como relevista por sus muy buenos lanzamientos de nudillos. Sin embargo hay bastantes abridores en la historia que han sido nudilleros pero pocos relevistas. Hoyt Wilhelm es una excepción. Cuando entra al relevo hay corredores en base y muchos catchers no pueden quedarse con el lanzamiento que va como las mariposas, no conviene  a un equipo.




ALVARO LEBRIJA
Incluso en su intento de regresar a Ligas Mayores con pitcheos nudilleros, Jim Bouton vino a lanzar con los Alacranes de Durango del doctor Alvaro Lebrija en la Liga Mexicana. Dijo que un día iba a hacer un libro sobre sus experiencias en el Beisbol mexicano pero nunca lo escribió.
Pero volvamos a l963, era un pitcher lleno de fibra y de valor. Su costumbre era que al hacer cada lanzamiento se le caía la gorra.
Lo seguro  es que con el libro “Bola Cuatro” cambió el sistema de escribir. Los libros de Beisbol, en los  que estábamos acostumbrados, los jugadores eran como santos ya que solamente hablaban de sus actuaciones en el terreno de juego, Ya después del libro de Bouton los escritores hablaban de las novias de los  jugadores, sus amoríos, sus  cosas que les quitaban la “santidad” de antes.
-o-
Por los Dodgers ya Don Drysdale era un estrella importante. En una ocasión se juntaron Koufax y él  para hacer una huelga conjunta en que los dos pedían  ciertas cantidades de dinero. Entonces los jugadores ganaban miles de dólares, pero no millones de dólares como ahora. Esa huelga fue muy comentada. Los Dodgers tuvieron que aguantarse y pagar lo que le estaban pidiendo ya que eran sus pitchers estelares.




DON DRYSDALE

En 1963 había tenido Don Drsysdale un record de 19-17 después de haber logrado un año antes hasta 25 victorias.  Era un pitcher alto, imponente.
Al terminar su carrera de Beisbol tuvo éxito como narrador y comentarista en radio y TV de los juegos de Beisbol y estaba narrando los juegos del Dodgers en jira cuando en Montreal, Canadá, sufrió un ataque al corazón por el cual perdió la vida.
Ganó solamente 209 juegos en Ligas Mayores y solo tuvo dos años de 20 victorias, pero en 1984 fue elegido al Salón de la Fama el Beisbol. En una ocasión  impuso record de ceros en una marca que mejoró Orel Hershiser. Se me hacen pocas 209 victorias para ser cosiderado al Salón de la Fama pero Koufax ganó menos juegos debido a su problema de lesión que lo retiró del Beisbol. 


VINCE SCULLY FAMOSO NARRADOR EN 1963
Posiblemente por estos tiempos Drysdale no hubiera entrado al templo de inmortales ya que  los que votan se ha vuelto generalmente muy exigentes. Pero la pareja de Koufax y  Drysdale estaba muy unida a los campepnatos de los Dodgers y tenía  ya mucha fama antes de entrar al templo de inmortales. Sin embargo el promedio de efectividad de Drysdale de por vida fue un excelente 2.95.



ESTADIO DEL DODGERS
Ahora iba a buscar en la Serie Mundial de 1963 la tercera victoria seguida de los Dodgers sobre los Yanquis en esta Serie Mundial y cortar la marca de Ralph Houk como manager que llevaba tres campeonatos ganados al hilo y dos Series Mundiales ganadas por lo que iba invicto tras reemplazar al muy famoso manager Casey Stengel que ganó 10 campeonatos con los Yanquis de 1949 a 1960 y que fue cesado tras perder la Serie Mundial con los Piratas de Pittsburgh,

Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada