Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

sábado, 4 de marzo de 2017

TOMMY AL BAT

TEMPORADA DE ORO DOS




BETO AVILA Y WILLIE MAYS SERIE MUNDAL 1954
HACE 70 años vivimos en la LIga Mexicana la campaña que es llamada la Temporada de Oro Dos, cuando todavía regresaron bastantes de los jugadores que Jorge Pasquel le había arrebatado a Ligas Mayores un año antes en la famosa guerra del Beisbol. Fue esa la última “guerra” que habíamos tenido con Estados Unidos antes que el majadero de Trump nos declarara verbalmente la ”guerra” actual. En aquella temporada de 1947 el campeón bateador de la Liga Mexicana lo fue el joven segunda base de los Pericos de Puebla, Beto Avila, con un promedio de .348, mientras que el máximo ganador de juegos lo fue el derecho Salvatore Maglie del mismo equipo  de la Angelópolis con 20 triunfos. A fin de cuentas fue Maglie el mejor jugador de Grandes Ligas que trajo Pasquel en ese grupo ya que en cada una de las dos temporadas que estuvo aquí ganó 20 juegos.


SAL MAGLIE EL BARBERO

Lo curioso es que Sal Maglie era un don nadie cuando vino a lanzar a México ya que con los Gigantes de Nueva York había sido solo un mediocre pitcher de tiempos de guerra. Sin embargo con los Pericos de Puebla de 1946 se encontró con Adolfo Luque de manager y quien fue el que lo convirtió en un gran pitcher al enseñarle a tirar y manejar la curva. Luque fue en sus tiempos un estrella de Ligas Mayores, ganador de 27 juegos en un año con Rojos de Cincinnati, y quien en su tiempo lo consideraron tener la mejor curva que había en Ligas Mayores.
Con todo y las proezas de Beto Avila y Salvatore Maglie, Pericos no pudo ganar el campeonato ya que el genial mánager Lázaro Salazar, que este año se cumplen 60 años de su fallecimiento, le ganó con sus Sultanes de Monterrey una trepidante serie clave en Puebla en que derrotó en forma consecutiva a pitchers tan notables como a Maglie en juego de entradas extras, a Adrián Zabala, a Agapito Mayor y a Sandalio Consuegra.  Esa es una de las grandes hazañas en la historia de Liga Mexicana y donde Salazar se apuntaló como un manager fuera de serie que con el tiempo haría  campeón a los Diablos Rojos del México por primera vez en 1956.


LAZARO SALAZAR

Siete años después de ese 1947, en 1954, quién iba a decirlo, Beto Avila y Salvatore Maglie se enfrentaron como enemigos en la Serie Mundial de aquel año y cuando nuestro gran pelotero veracruzano se había  convertido en el primer latinoamericano en ganar una corona de bateo con .341. En el primer juego de aquella Serie Mundial celebrado en el Polo Grounds  de Nueva York, Sal Maglie fue el pitcher abridor por los Gigantes ya que con la gran curva se convirtió en gran estrella de Ligas Mayores para tener Series Mundiales con Gigantes y Dodgers. Y en la primera entrada de aquel primer juego del clásico de 1954 nuestro Beto Avila le conectó a Maglie el primer hit de aquella serie, una línea candente al jardín derecho. Fue el momento más luminoso que vivimos los aficionados mexicanos en una Serie Mundial para que en 1981 tuviéramos otro momento inolvidable en esos encuentros al lanzar Fernando Valenzuela por los Dodgers.




En aquel 1947 los Diablos Rojos terminaron en segundo lugar a seis juegos del campeón Monterrey. Todo por aquella serie inolvidable ganada por Sultanes en Puebla.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario