Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 5 de abril de 2017

Recuerdos del Beisbol Mexicano

EL JONRON INOLVIDABLE DE ANGEL CASTRO

El 29 De septiembre de 1945 era sábado y en el puerto de Tampico los Alijadores, luchando por el primero de sus dos campeonatos seguidos, se enfrentaron a un Pericos de Puebla que tenía  en su orden al bat a jugadores tan importantes como Beto Avila, ya un joven estrella, el veloz cubano Pedro “Gamo” Pagés, el boricua Francisco Coimbre que fue el mejor bateador de Puerto Rico en su tiempo, el cubano Conrado “Babalú” Pérez y Bernardo López como catcher del pitcher boricua Tomás Quiñones que todos lo conocían como “Planchardón”.
Alijadores tenía a Angel Castro en primera base, Grillo Serrell en segunda, Polín  en el short y el cubano Héctor Rodríguez en tercera. Santos Amaro era el jardinero derecho, el pitcher Cocaína García que era muy buen bateador, en el jardín central y el mexicano Narciso Thompson en el izquierdo con el cubano Gilberto Valdivia de cátcher y “Cochihuila” Valenzuela, casi invencible tirando en Tampico, en la lomita.

ANGEL CASTRO DERECHA CON LA MALA TORRES Y TOMAS ARROYO




Se entabló un gran duelo de pitcheo en el parque Alijadores que tenía la curiosidad de tener unas vías atravesando el terreno para que de repente se tuviera que suspender el partido mientras pasaba la locomotora y los vagones.
Aunque tenía su fama cuando llegó, “Planchardón” Quiñones no había tenido una buena temporada en su debut de la Liga Mexicana pero ese sábado iba a lanzar su mejor partido y cuando terminaron las nueve entradas el juego estaba empatado a cero y el lanzador puertorriqueño llevaba un juego sin hit ni carrera.


ANGEL CASTRO DERECHA CON HECTOR ESPINO Y RONNIE CAMACHO

En esas nueve entradas los aficionados pudieron ver muchas grandes atrapadas, de uno y de otro lado. Por ejemplo el jardinero central “Gamo” Pagés salvó dos veces a “Planchardón” al robarle extra bases a los jaibos. Pagés hizo 11 outs en ese memorable partido. Angel Castro realizó  una maravillosa atrapada tirándose de cabeza por una dura rola pegada a la raya y luego tirándose sobre la primera base para el out. El tercera base jaibo, Héctor Rodríguez, también hizo otra jugada muy aplaudida. En otra ocasión Pagés  dio un largo elevado por el jardín derecho que buscaba la barda pero Santos “Canguro” Amaro hizo otra formidable jugada. No había  carrera en el juego pero si  un sinfín de grandes lances.

ANGEL CASTRO

Para el cierre de la décima, “Planchardón”  dominó a Santos Amaro para llegar a nueve entradas y un tercio sin aceptar hit ni carrera. Vino entonces a batear Angel Castro, con su parsimonia y elegancia que siempre empleaba. “Planchardón” le pasó una recta dura y Angel Castro hizo su swing majestuoso, la sincronización perfecta, y al terminar de chocar la bola y al final de su swing la pelota llevaba altura y profundidad, resultando el jonrón que decidió el partido tan diferente a los demás. Aceptando su primer hit y su primera carrera hasta el cierre del décimo inning, “Planchardón” Quiñones perdía el mejor juego de su vida. Los relatos de ese juego dicen que se vio al inconsolable Quiñones llorando en la caseta, mientras Castro era recibido en el home por todos sus compañeros y ante el gran entusiasmo del público. “Cochihuila” fue el pitcher ganador con blanqueada de tres hits pero esa tarde fue para recordar para siempre entre los aficionados de aquel tiempo, a “Planchardón” Quiñones y de Angel Castro, quien dio 230 jonrones en su paso por la Liga Mexicana, pero ninguno como este.


No hay comentarios:

Publicar un comentario