Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 5 de mayo de 2017

TOMMY AL BAT

UNA OBRA DE ARTE

DESDE hace 77 años que me apasioné por el formidable Beisbol leí a muchos cronistas de antaño que catalogaban  un juego de 1-0  como una obra de arte, el Beisbol, en su máxima expresión. El formidable “Mago” Septién repetía una frase que indica lo que no es un juego de Beisbol: ”Un  juego sin pitcheo es como una mascarada.” Y el jueves en Saltillo se vio un juego de 1-0 que duró hasta 10 entradas y que lo decidió para los Diablos Rojos el gran cañonero Jorge Vázquez con un hit, empujando a Iván Terrazas que había   conectado imparable y avanzó  a la segunda base en un wild.


OCTAVIO ACOSTA

Octavio Acosta, que el pasado sábado dejó a los Toros de Tijuana en cero por las primeras seis entradas, lanzó el jueves aún mejor al despachar siete entradas en solamente ceros,  con cuatro hits aceptados, cinco ponches y tres bases por bolas. Nadie duda ya de que está convertido en un pitcher de altura en la Liga Mexicana y no hay que olvidar que el joven Acosta estuvo con Diablos en la final por la coronación de la Liga Invernal Mexicana ganando un de los juegos a los Pericos de Puebla. Antes estuvo con Charros de Jalisco en la Liga del Pacífico.

IVAN TERRAZAS

Ahora dejó el juego 0-0 por lo que no tuvo decisión pero bajó su promedio en carreras limpias a 2.76 que es el mejor entre los abridores de los Diablos. Por los Saraperos abrió Raúl Carrillo quien aceptó solamente dos hits sin carrera y al final el derrotado lo fue el cerrador Luis de la O. Esta obra de arte en Saltillo fue saboreada ´por más de ocho mil aficionados que hicieron una gran entrada en el Parque Francisco Madero. Octavio Acosta es un joven de 26 años nacido en Guasave, Sinaloa, la tierra de aquel gran cronista Enrique Morales.

RAUL CARRILLO

No hay duda que un juego de 1-0 es un juego clásico, la obra de arte que lo calificaban los cronistas de ayer,  y recuerdo varios juegos de 1-0 como el que vi en el Parque Delta el año de 1947 en que Alijadores de Tampíco con el canadiense Paul Calvert le ganó 1-0 a los Rojos del México y a si estrella Theolic Smith. En un juego que ganaron 1-0 los Diablos Rojos se coronaron campeones en la temporada de 1968 con un equipo exclusivamente armado con peloteros mexicanos y la única carrera del partido la proporcionó Paquín Estrada con un jonrón mientras el gran Ramón Arano se encargó de poner las siete argollas en el primero de un doble juego en el Parque del Seguro Social y con el que terminaba la campaña.
En el juego del jueves en Saltillo el manager Miguel Ojeda utilizó a Tony Córdova y Carlos Vázquez para que pusieran cero en el octavo y para el cierre de la novena llamó a su cerrador Nathanael Santiago que se presentó invencible al ponchar a los tres bateadores, lazando igualmente la décima entrada con otro cero y un ponche más para ser ahora el pitcher ganador del juego que decidió la serie en Saltillo.

Ahora regresan los Diablos al Parque “Fray Nano” para recibir a Rieleros de Aguascalientes en otra muy importante serie. Por ahora los Diablos tienen record de 17-13 y están a solamente un juego del tercer lugar que ocupan los Vaqueros de Unión Laguna. La ocasión la pintan calva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario