Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

sábado, 5 de agosto de 2017

TOMMY AL BAT
DIABLOS SON SUS CAMPEONES

ESTAMOS llegando al final de una temporada fallida con un final como nunca se había  visto en la capital ya que los aficionados están  entregados totalmente al equipo y  han festejado los últimos triunfos contra Toros de Tijuana primero y luego contra Vaqueros de Unión Laguna como si en cada juego ganaran el campeonato, No hay duda que para sus aficionados estos Diablos son los verdaderos campeones de la temporada y la entrega total de la fanaticada es algo que mucho ha motivado al equipo escarlata y a sus jugadores. Cuando el pítcher Nat Santiago logró salvar el partido en la novena entrada el manager Miguel Ojeda lo abrazó con gran entusiasmo para celebrar y ser parte de la locura que había  en el graderío del Parque “Fray Nano”.
UN FINAL FELIZ


Unión Laguna había  tomado ventaja de una carrera en el cierre de la octava entrada cuando el manager Miguel Ojeda llamó de bateador emergente al grandulón Carlos Díaz, un joven de 20 años nativo de Ensenada en donde los Diablos tuvieron su equipo  sucursal campeón y el joven fortachón enloqueció a los aficionados con  un cuadrangular sobre la barda del jardín izquierdo y central para empatar los cartones en forma por demás  dramática. Fue un soberbio garrotazo de gran oportunidad.
Al poco rato en el mismo cierre de la octava, los Diablos lograron la carreras de la ventaja con un oportuno hit de Alex Ortiz que ha regresado enrachado a la acción y está teniendo un gran final como hace un año. Con esa victoria los Diablos le empataron al Laguna el quinto lugar norteño y amparado por Pitágoras y sus números ya que todavía hay oportunidad de poder llegar al juego del comodín. Los Diablos van a terminar la temporada jugando en Monterrey mientras los Rieleros van a recibir en si casa a los Saraperos de Saltillo.
Pero lo más importante es la manera como este equipo tricolor se le ha metido al corazón de sus aficionados  que en cada uno de estos últimos partidos corean cada éxito como si fuera el mismo campeonato. Los aficionados han logrado que estemos viviendo estos juegos finales mágicos en la que debe ser la despedida del agradable Parque “Ftay Nano” ya que Dios mediante, para el año que viene se va a estrenar el nuevo gran estadio de los Diablos. Pero mientras llega ese día  luminoso los Diablos están escribiendo un nuevo capítulo  en la rica historia de un club que nació en 1940. El equipo del 2017 será recordado como el que sus aficionaos nunca abandonaron a pesar de los problemas vividos y para ese público es el Diablos el verdadero campeón de la temporada. No hay duda que es un club que terminó  robándose a sus aficionados que lo llevan en el corazón y en la garganta. Los Diablos están luchando hasta el final ya que su misión está bien definida con el amor que le han brindado sus aficionados. Es algo que hay que vivirlo para darse cuenta que estamos en la vida real. Así de formidable es el aficionado a los Diablos Rojos. Y vaya si esa fanaticada merece el nuevo estadio que van a tener en el 2018. Don Alfredo Harp debe estar orgulloso de su equipo y sobre todo, de sus aficionados.

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario